La capital de Tailandia, en calma tras el golpe el golpe de Estado

En las calles de la capital tailandesa solo se nota la presencia del Ejército en los edificios gubernamentales clave
tailandia
tailandia protestas  tailandia
Paula Hancocks y Simon Harrison
Autor: Paula Hancocks y Simon Harrison | Otra fuente: 1
NULL -

Nota del editor: Las transmisiones de CNN TV fueron suspendidas en Tailandia. El pueblo tailandés merece saber qué está ocurriendo en su propio país y CNN está comprometido con contárselo. Sigue nuestras actualizaciones en Facebook y Twitter y comparte tus actualizaciones desde Tailandia a través de iReport de CNN.

BANGKOK (CNN)— A la mañana siguiente de que el Ejército tailandés confesara que su operativo para restaurar el orden era en realidad un golpe de Estado, la capital lucía normal, las tiendas estaban abiertas y los transeúntes se dirigían a su trabajo… aunque las escuelas estaban cerradas.

Sorprendió que no hubiera gran presencia militar en las calles salvo por las tropas fuertemente armadas que se situaron afuera de los edificios clave en la ciudad, entre ellos el Ministerio de Defensa y el Club del Ejército.

Vimos solo a cuatro soldados vestidos con uniforme de campaña en nuestro viaje alrededor de Bangkok, aunque sin duda desplegaron a la mayoría durante la noche tras la imposición del toque de queda entre las 22 y las 5 horas.

De vez en cuando llegan vehículos con vidrios polarizados al Club del Ejército, en donde se declaró el golpe, para dejar a la gente a la que convocó la administración militar. Cualquiera que rechazara esta invitación se enfrentaba a una orden de arresto.

Los oficiales militares no han dado grandes explicaciones sobre la razón de estas convocatorias y solo dicen que son necesarias "para garantizar la operación sin contratiempos de la restauración de la paz y el orden".

Se rumoraba que las televisoras regresaban al aire poco a poco luego de que las fuerzas armadas suspendieran sus transmisiones, aunque las televisoras extranjeras como CNN y la BBC siguen sin transmitir.

Mientras tanto, los sitios de protesta pertenecientes tanto a los camisas rojas del primer ministro derrocado en 2006, Thaksin Shinawatra, como de los camisas amarillas relacionados con la élite y la clase media urbanas quedaron vacíos… todo lo que queda son los restos de su larga lucha.

Estas ciudades dentro de una ciudad habían estado en pie durante meses. El antiguo campamento de los camisas amarillas, en el monumento a la Democracia, es ahora una montaña de basura y tiendas abandonadas que esperan a que un ejército de empleados municipales las retiren con sus camiones y grúas.

Muchos de los trabajadores del servicio de limpia parecían estar animados cuando empezaron el enorme operativo de limpieza y al parecer ignoraban la conmoción política que ocurre a su alrededor.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ciertamente no parece un golpe como podrían imaginárselo.

Sin embargo, tras meses de protestas —y de estallidos periódicos de violencia— muchos tailandeses comunes parecen estar conformes con que esto ocurra por ahora y muchos opinan que cualquier cosa que evite más caos y pueda ayudar a resolver el conflicto político es bueno.

Ahora ve
Varias personas son apuñaladas en Turku, Finlandia
No te pierdas
×