Una mujer embarazada muere tras ser apedreada por su familia en Pakistán

Farzana Parveen, de 25 años, fue atacada por su padre, sus hermanos y un primo porque pretendía casarse con un hombre no elegido para ella
Familia de Pakistán mata a pedradas a una joven
Autor: Sophia Saifi y Jethro Mullen
(Reuters) -

Parientes de una mujer embarazada la golpearon con ladrillos hasta que murió, cerca del edificio de una corte en el este de Pakistán, tras casarse con un hombre en contra de la voluntad de su familia, informaron las autoridades.

Farzana Parveen, de 25 años, fue atacada este martes cerca de la alta corte en Lahore por unas 20 personas, incluidos sus hermanos, su padre y un primo, informó la policía.

Un miembro de la familia hizo un nudo de tela alrededor de su cuello mientras sus hermanos golpeaban con ladrillos su cráneo, dijo Mushtaq Ahmed, un oficial de policía que citó el reporte preliminar del asesinato. Parveen tenía tres meses de embarazada.

¿Qué hizo Parveen, proveniente de un pueblo de Punjab, para provocar este ataque?

Los policías dicen que ella se negó a casarse con un primo elegido por su familia para ella y en lugar de eso eligió a un viudo llamado Mohammad Iqbal.

El primo con quien su familia quería casarla estaba entre los atacantes, indicó la policía.

Un ataque bárbaro

La familia desafió el matrimonio de Parveen con Iqbal ante la corte, acusándolo a él de secuestro. El ataque ocurrió cuando ella iba de la oficina de su abogado a la corte, donde declararía que se había casado con Iqbal por voluntad propia.

Los llamados crímenes de honor a menudo surgen de las tradiciones tribales en Pakistán, pero no son parte del islam. Son comunes en áreas rurales, pero el ataque de este martes en un área pública de una gran ciudad es inusual.

The Nation, uno de los principales diarios de Pakistán, expresó enojo por la muerte de Parveen.

"La marca familiar de la ‘justicia’ bárbara triunfa otra vez sobre las leyes escritas de la tierra”, indicó el periódico en una editorial este miércoles. “Otro caso concluye afuera de las cortes. Otra mujer, en busca de justicia, asesinada con piedras, en nombre del honor”.

La gente observa

De acuerdo con un reporte publicado en abril por la Comisión de Derechos Humanos de Pakistán, 869 mujeres han sido víctimas de asesinatos de honor en el último año.

Pero Farzana Bari, una activista de derechos humanos de Islamabad, dice que el número real puede ser mucho mayor porque muchas familias no reportan los crímenes.

En muchos casos, agrega Bari, la gente que no pertenece a la familia no se mete a proteger a la víctima.

"He visto en el pasado cómo la gente se para alrededor y observa, y no interviene porque es un asunto privado", dijo la activista a CNN este miércoles.

Leer: El padre de Malala, una esperanza para las pakistaníes

La impunidad da valor a los asesinos

Y los asesinos evitan la ley.

De acuerdo con un elemento islámico de la ley pakistaní, conocido como la ley de Diyat, la familia de una víctima puede perdonar al perpetrador, según un reporte de la Comisión.

"Usualmente la familia de la víctima tiene vínculos con el perpetrador, y convenientemente perdona a su pariente, lo absuelve del asesinato", señala el reporte.

La policía informó que arrestó al padre de Parveen, identificado solo como Azeem, quien supuestamente admitió el asesinato sin expresar arrepentimiento.

Las autoridades emitieron órdenes de búsqueda de los otros hombres acusados del ataque.

Sophia Saifi, Jethro Mullen y Aliza Kassim contribuyeron con este reporte

Ahora ve
Este zoológico logra criar tigres de una especie en extinción
No te pierdas
×