La alianza China-Rusia, ¿debe preocupar a EU y al resto de Occidente?

Ambos países establecieron un acuerdo energético que puede extenderse para hacer frente a EU, consideraron analistas
La UE sanciona a 15 personas por crisis en Ucrania
| Otra fuente: CNNMéxico

China y Rusia construyen una alianza coyuntural y con fines pragmáticos ante la que Occidente debe al menos tomar "precauciones", indicaron analistas consultados con CNNMéxico.

Aunque ambas naciones asiáticas han tenido divergencias económicas e ideológicas a lo largo de su historia, circunstancias como la inestabilidad en Ucrania y la molestia ante la labor de vigilancia de Estados Unidos han acercado sus intereses.

"Lo que están haciendo desde una perspectiva pragmática, tanto Rusia como China, es tratar de generar una nueva alianza, desde una perspectiva de balance de poder en Asia… el mensaje es que hay una alianza tácita, sin estar tan declarada", dijo el doctor Adolfo Laborde, director de Programa de la Licenciatura en Relaciones Internacionales en el Tecnológico de Monterrey.

El analista se refirió a un acuerdo histórico con el que la empresa rusa rusa Gazprom suministrará a China 38,000 millones de metros cúbicos de gas anuales durante 30 años a partir de 2019.

El anuncio, hecho el 21 de mayo pasado, provocó cierto recelo en Europa, de acuerdo con la agencia. Aunque el presidente ruso Vladimir Putin mencionó que Gazprom tiene capacidad para aumentar su producción de gas y abastecer a los consumidores que la requieran.

"La decisión que se tomó es 80% coyuntural y 20% trabajada. En efecto este acuerdo ya venía trabajándose al menos hace un lustro, cinco o siete años atrás, y por la dificultad de establecer el precio no se había consolidado esta alianza energética”, mencionó el internacionalista Fausto Pretelin.  

"Sin embargo, la cuestión en Crimea, y posteriormente cierto debilitamiento del presidente Obama en su política exterior, han dado como resultado esto, que no es casualidad, una alianza que puede crecer en otros temas”, agregó el especialista.

Desde la perspectiva de Pretelin, la alianza busca hacer frente a Estados Unidos, mientras el mandatario Barack Obama "ha estado muy debilitado" en la agenda internacional, al concentrarse en problemas locales.

"Para Estados Unidos sí tiene que ser preocupante la alianza, más allá del tema energético, quizá vendrán después otro tipo de alianzas”, consideró.

El conflicto protagonizado por el movimiento prorruso en Crimea, Ucrania, motivó sanciones europeas y estadounidenses en contra de Rusia.

Estados Unidos también ha visto con preocupación un conflicto entre China y Vietnam. Los chinos iniciaron exploraciones petrolíferas en aguas cercanas a las islas Paracel, cuya propiedad defiende Beijing pero que también reclama Hanoi.

Tanto Rusia como China coincidieron en una declaración del 20 de mayo pasado en la que criticaron el uso de la tecnología "para objetivos que van en contra de mantener la estabilidad y la seguridad internacional”.

China criticó antes la "hipocresía" de Estados Unidos por culpar al Ejército de la potencia asiática de actividades de espionaje industrial, cuando, según Beijing, es el país norteamericano el que ha llevado a cabo "actividades a larga escala de robo de datos cibernéticos y vigilancia".

Antes de viajar a China y de que se concretara el acuerdo sobre el gas, el jefe del Kremlin dijo que la cooperación entre chinos y rusos estaba "en el mejor momento de la historia”.

El 22 de mayo pasado ambos países se unieron para vetar en el Consejo de Seguridad de la ONU un proyecto de resolución que proponía remitir el conflicto de Siria a la Corte Penal Internacional (CPI).

"Es un ejemplo de lo que puede seguir ocurriendo, si tanto China como Rusia van de la mano", comentó Pretelin.

"Si se complementan militarmente, y ya han hecho ejercicios militares comunes en Asia, sí sería necesario tomar sus precauciones”, opinó el doctor Laborde.

En cambio la doctora Marta Ochman, investigadora del Tecnológico de Monterrey, Campus Estado de México, resaltó que la alianza entre China y Rusia enfrenta el problema de su competencia y sus diferencias históricas.

"China y Rusia son potencias que históricamente han estado en conflicto, y yo creo que existe un temor por parte de Rusia, porque China actualmente es un actor mucho más fuerte, con más dinero para ofrecerle a los países de Asia central, y jalarlas dentro de su zona de influencia”, comentó.

Ambos países, dijo la especialista, cooperan y hacen ahora algunas maniobras conjuntas a nivel militar porque en la coyuntura coinciden en el interés de mostrar a Estados Unidos y al resto de Occidente un "nuevo orden mundial", en el que China y Rusia quieren consolidar un papel dominante en la zona asiática, frente a la influencia estadounidense.

"En Asia los intereses de Estados Unidos, o sus preocupaciones —en el tema de la seguridad—, están centrados en lo que es el potencial de Corea del Norte”, comentó Ochman.

Sin embargo, dijo, los acuerdos entre China y Rusia tratan de dar el mensaje de que Estados Unidos "ya es una potencia del pasado" o en "declive", que ya no dicta las reglas.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Es una señal más de que Estados Unidos y la Unión Europea tienen que repensar su propia posición en el mundo, su propia dirección de la política internacional", concluyó.

Con información de EFE

Ahora ve
La obesidad infantil se multiplicó por 10 en los últimos 40 años
No te pierdas
×