11 países africanos trazan un plan para frenar la epidemia de ébola

La OMS coordinará las acciones desde un centro de control en Guinea y se hizo un llamado a vigilar y reportar mejor los casos
Médicos-Guinea-ébola  Médicos-Guinea-ébola
Laura Smith-Spark
Autor: Laura Smith-Spark
(Reuters) -

En vista de que sus países se enfrentan a una epidemia de ébola de proporciones sin precedentes, los ministros de salud de 11 países africanos trazaron una estrategia conjunta para tratar de impedir su letal avance.

Como parte del plan, la Organización Mundial de la Salud establecerá un "centro de control subregional" en Guinea —uno de los tres países africanos en los que se originó el brote— con el fin de coordinar las acciones.

La estrategia se anunció el jueves por la noche, al finalizar la cumbre de dos días en Ghana en la que se reunieron los ministros de República Democrática del Congo, Gambia, Ghana, Guinea, Guinea-Bissau, Costa de Marfil, Liberia, Mali, Senegal, Sierra Leona y Uganda con expertos en salud, sobrevivientes de la enfermedad y representantes de la OMS.

También se hizo un llamado a vigilar y reportar mejor los casos, a movilizar a la comunidad y a los líderes políticos para que se cree consciencia y se difunda información y a que haya una mejor comunicación entre los países.

La OMS advirtió que es necesario emprender "acciones drásticas" para detener la propagación del virus que puede matar al 90% de las personas infectadas.

En el discurso de clausura de la sesión, Luis Gomes Sambo, director regional de la OMS en África, recibió con agrado la maniobra.

"Es hora de tomar medidas concretas para poner fin al sufrimiento y las muertes que causa la enfermedad del virus del ébola y evitar que se propague más", dijo.

La OMS reporta que hasta el 30 de junio había 759 casos y 467 muertos en Guinea, Sierra Leona y Liberia.

Un impacto 'enorme'

El impacto del brote, que empezó en marzo, "ha sido enorme en términos de pérdidas de vidas humanas y efectos socioeconómicos negativos", señaló Sambo.

La propagación de la enfermedad "se relaciona en gran medida con ciertas prácticas culturales y tradiciones" que se contraponen a las medidas preventivas de salud, dijo.

Según un comunicado de la OMS, esas prácticas tradicionales promueven "la desconfianza, la aprensión y la resistencia" de la población local ante los esfuerzos de los trabajadores de salud.

Entre las prácticas se incluye el ocultar y tratar en casa a las víctimas del ébola y la celebración de funerales en los que los dolientes tocan el cuerpo del difunto. "Estas son prácticas de muy alto riesgo que provocan exposiciones extendidas al virus del ébola en la comunidad", señala el comunicado.

Sambo agregó que "el movimiento a gran escala de gente dentro de los países y a través de las fronteras ha facilitado la propagación rápida de la infección dentro y fuera de los tres países".

También rindió homenaje a quienes se encuentran en el frente de la batalla contra la letal enfermedad y señaló que los trabajadores de salud se han visto "afectados desproporcionadamente", ya que se presentaron más de 60 casos y 32 decesos entre sus integrantes.

Hemorragias internas y externas

El ébola es un asesino violento. Al principio, los síntomas son parecidos a los de la gripe: dolor de cabeza, fiebre y fatiga. Lo que ocurre después parece salido de una película de horror: diarrea y vómito abundante, además de que el virus anula la capacidad de coagulación de la sangre. En consecuencia, los pacientes padecen a menudo hemorragias internas y externas. Muchos mueren en un lapso de 10 días en promedio.

La gente viaja sin darse cuenta de que portan el virus letal. Una persona puede tardar entre dos y 21 días para sentirse enfermo luego de haber quedado expuesto.

La buena noticia es que el ébola no se propaga tan fácilmente como podría pensarse. Un paciente no es contagioso —lo que significa que no pueden esparcir la enfermedad a otras personas— hasta que ya muestran síntomas.

La enfermedad se transmite por contacto directo con la sangre y los fluidos corporales de los animales o personas infectadas, según la OMS.

Peter Piot, científico que descubrió el virus del ébola en la década de 1970, dijo a Christiane Amanpour, de CNN, que la situación "no tiene precedentes".

"En primer lugar, (esta es) la primera vez que tenemos un brote como este en el occidente de África", dijo. "En segundo lugar, es la primera vez en la que están involucrados tres países. En tercer lugar, es la primera vez que tenemos brotes en las capitales, en las ciudades capitales".

Las autoridades creen que la extensa huella de este brote se debe en parte a la proximidad de la jungla en la que se identificó el virus por primera vez con las ciudades como Conakry. La capital de Guinea tiene dos millones de habitantes y un aeropuerto internacional.

Para complicar las cosas, los países en los que la epidemia es más grave tienen importantes problemas de infraestructura médica.

El ébola no tiene cura, pero en teoría debería ser fácil combatir la enfermedad ya que es necesario entrar en contacto muy cercano para contagiarse, dijo Piot a CNN.

Tomar simples medidas higiénicas, como lavarte con jabón y agua, no reutilizar las jeringas y evitar el contacto con cadáveres infectados, es suficiente para evitar que la enfermedad se propague, señaló Piot.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Esta es una epidemia de sistemas de salud disfuncionales", agregó. "El temor al virus, la falta de confianza en el gobierno y en el sistema de salud son tan malos como el virus mismo".

Con información de Mick Krever, Danielle Dellorto, Miriam Falco y Jen Christensen.

Ahora ve
Robert Mugabe presenta su dimisión como presidente de Zimbabwe
No te pierdas
×