La Primera Guerra Mundial, el conflicto que cambió los mapas de Europa

El conflicto armado propició que cuatro líderes dejaran sus imperios y propició el posicionamiento de EU como una potencia internacional
Europa, mapa  Europa
| Otra fuente: CNNMéxico

Cuando el mundo despertó de la Primera Guerra Mundial, los cartógrafos tuvieron que cambiar los mapas de Europa: cuatro emperadores dejaron sus tronos, nuevos países habían nacido e inició la emancipación de la mujer.

Hace 100 años, el 28 de julio de 1914, el imperio Austrohúngaro declaró la guerra a Serbia, un mes después del asesinato del heredero al trono austrohúngaro Francisco Fernando. Europa era entonces un territorio dominado por los imperios austrohúngaro, alemán, otomano y ruso, con monarquías hereditarias.

Pero el orden de las cosas cambió a partir de que el serbio Gavrilo Princip mató al archiduque e inició una guerra que enfrentó a dos bandos, las potencias de la Entente formadas por Reino Unido, Francia y Rusia, a las que también se unieron Serbia, Italia, Bélgica, Grecia, Portugal, Rumania y Estados Unidos.

Contra las potencias centrales formadas por los imperios alemán y austrohúngaro, al que después se unió el imperio otomano –que ocupaba lo que ahora es Turquía y parte de África- y Bulgaria. 

En noviembre de 1918 acabó la guerra y con ella tres dinastías europeas, las de los Hohenzollern, los Habsbugo y los Romanov, y el derrocamiento del sultán otomano Mehmet V.

El primer imperio cayó a comienzos de 1917 cuando Rusia tuvo que salir de la guerra por un levantamiento armado en el país que sacó del poder al zar Nicolás II, de la dinastía de los Romanov.

El movimiento inspirado por las ideas de Karl Marx y Friedrich Engels, y catalizado por las diferencias económicas en el país, puso en el poder a un gobierno provisional encabezado por Alexander Kerensky, miembro del partido Socialista Revolucionario. Posteriormente las fuerzas bolcheviques, a cargo de Vladimir Lenin, tomaron el control.

En 1922, Rusia y 14 repúblicas formarían la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS), bajo un nuevo sistema político, el comunismo.

La incorporación de Estados Unidos a la guerra en 1917, país que no era considerado una potencia pero puso tropas frescas en una desgastante guerra, puso la balanza a favor de la Entente y las potencias centrales comenzaron a rendirse.

LEE: 10 películas a 100 años de la Primera Guerra Mundial

Bulgaria y el imperio otomano salieron de la guerra en septiembre y octubre de 1917, respectivamente. A mediados de 1918, Alemania inició las conversaciones de paz, para entonces su emperador Guillermo II, de la dinastía de los Hohenzollern, ya no era querido por el Ejército y la opinión pública. El 9 de noviembre de 1918 abdicó al trono, tras ser abandonado por los comandantes militares.

El delegado del Partido Socialdemócrata de Alemania, Philipp Scheidemann, creó la República de Alemania, que un año después fue conocida como la República de Weimar.

Pero rendirse significó perder más que la guerra para las potencias centrales. El 7 de mayo de 1919, los países aliados y Alemania firmaron el tratado de Versalles que forzó a Alemania a reducir su territorio, su Ejército y hacer enormes pagos en compensación, así como devolver Alsacia y Lorena a Francia, tierras que pertenecían al reino alemán desde 1871.

Una era de nuevos países

El imperio austrohúngaro en manos de los Habsburgo, a quien México recuerda por Maximiliano de Habsburgo y Carlota, también dejó de existir. El Tratado de Saint-Germain-en-Laye del 10 de septiembre de 1919 estableció la República de Austria, de cuyas tierras se formaron Checoslovaquia, Hungría, Polonia y Yugoslavia, que adquirieron territorio del reino de Alemania.

El imperio otomano, gobernado por Mehmet V, también cayó, debilitado después de que Estambul fue bombardeada en 1918, su gobierno firmó el Tratado de Sèvres el 10 de agosto de 1920, lo que puso fin a las hostilidades con las potencias; de su territorio y tras una guerra interna surgió la República de Turquía.

Pero no solo el territorio europeo cambió, también el papel de los hombres y las mujeres en el mundo. Millones de mujeres llenaron los vacíos que quedaron en la sociedad cuando los hombres fueron a la guerra, sirvieron en el campo de batalla como enfermeras, conductoras y cocineras, y asumieron el trabajo de los hombres en el campo y en las empresas.

Para los nuevos gobernantes se volvió determinante contar con su apoyo para sortear la situación de la posguerra, especialmente en toda Europa. Las mujeres obtuvieron el derecho al voto durante la guerra o poco después en Estados Unidos, Canadá y Gran Bretaña; en la República Alemana y en las nuevas repúblicas Soviéticas; así como en los nuevos estados de Austria, Hungría y Checoslovaquia.

La Primera Guerra Mundial también provocó el agotamiento político y militar de Gran Bretaña y Francia. Europa estaba destruida mientras América, y su principal centro financiero en Nueva York, prosperaban, así en el panorama mundial Estados Unidos se convirtió en la potencia líder, poder que pelearía más adelante con la URSS.

Al término del conflicto armado también se formó la Sociedad de las Naciones, la antecesora de la Organización de las Naciones Unidas, que tenía originalmente 42 países miembros, 26 de ellos no europeos y buscaba que no hubiera otro conflicto armado similar.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La cooperación de los países con la naciente organización no fue duradera, Estados Unidos nunca se asoció, Alemania fue miembro solo durante siete años y la URSS solo por cinco. Japón e Italia se retiraron en los años 30.

Un par de décadas después el fascismo, los movimientos paramilitares y el resentimiento de las potencias centrales, particularmente Alemania, provocó que en 1939 estallara la Segunda Guerra Mundial.

Ahora ve
La NASA subasta la primera imagen de la Tierra desde el espacio y otras fotos
No te pierdas
×