Sierra Leona en estado de emergencia por el ébola; EU alerta a viajeros

El país africano activó el estado de emergencia mientras EU pidió a sus ciudadanos evitar los viajes a los países afectados por el virus
EU pide evitar los viajes a países con ébola
/
(Reuters) -

Sierra Leona se encuentra en estado de emergencia por el brote del virus del Ébola que afecta a África occidental, mientras Estados Unidos ha pedido a sus ciudadanos evitar viajar a los países afectados por la enfermedad.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) emitieron una alerta este jueves pidiendo a los ciudadanos de ese país retrasar los viajes no esenciales a los países donde se ha presentado el virus, que hasta el momento ha provocado la muerte de más de 700 personas.

El director de los CDC, el doctor Thomas Frieden, aseguró este jueves que en el mejor escenario podría tomar de tres a seis meses detener la epidemia en el oeste de África.

El virus del Ébola ha matado al menos a 729 personas en Guinea, Liberia, Sierra Leona y Nigeria, señalan cifras actualizadas hasta el 27 de julio, dadas a conocer este jueves por la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Hay cientos de muertos y muchas personas infectadas. El miedo y la negación cunden y desafían a las autoridades del oeste de África que tratan de evaluar y abordar la crisis.

Se tiene la tasa de mortalidad más elevada que la Organización Mundial de la Salud haya registrado en un brote de ébola. Y está empeorando.

Las cifras crecientes provocaron que los jefes de Estado cancelaran el jueves 31 de julio sus planes para concentrar toda su atención en la lucha contra el brote del virus que ha paralizado a partes de Liberia, Sierra Leona y Guinea y que ha despertado inquietudes respecto a su propagación en la región y en el mundo.

Ellen Johnson Sirleaf, presidenta de Liberia, y Ernest Koroma, mandatario de Sierra Leona, cancelaron sus viajes a Estados Unidos; Koroma declaró estado de emergencia.

Koroma anunció un plan de acción con el que se eliminarán algunos de los obstáculos a los que se enfrentan los trabajadores médicos internacionales en su lucha contra la enfermedad.

Algunos de los habitantes de las aldeas afectadas los acusaron de traer la enfermedad consigo y levantaron barricadas alrededor de sus pueblos o bloquearon de otra forma el acceso de las víctimas de la fiebre del Ébola.

Monia Sayah, enfermera que trabaja con Médicos Sin Fronteras, dijo a CNN que el aspecto "más desafiante" de tratar de ayudar a la gente es que "entramos en comunidades en las que no somos necesariamente bienvenidos" porque la gente no quiere creer que ellos o sus seres queridos tienen ébola, en parte debido a que "ahora entienden que la tasa de supervivencia no es muy alta".

Koroma dijo que desplegaría a la policía y a las fuerzas armadas para que acompañen a los trabajadores humanitarios.

Registrarán casa por casa para encontrar enfermos e implementar las órdenes diseñadas para detener la propagación del virus.

Un grupo humanitario se retira

"El asunto llegó a un punto crítico", dijo Lewis Brown, ministro de Información de Liberia, a Richard Quest, de CNN. "…el pronóstico ominoso es que empeorará antes de que mejore".

Los peligros son tan reales que algunas organizaciones humanitarias se retirarán para proteger a su personal.

Samaritan's Purse (una agencia humanitaria cristiana evangélica internacional) y el grupo misionero Serving in Mission retiraron de Liberia a todo su personal no esencial.

El Cuerpo de Paz de Estados Unidos anunció el miércoles 30 de julio que haría lo mismo: que retirará a sus 340 voluntarios de ese país y de Sierra Leona y Guinea.

Aunque no hay casos confirmados, una vocera de la agencia señaló que dos voluntarios entraron en contacto con alguien que murió a causa del virus.

Esos estadounidenses no han mostrado síntomas del ébola, pero están aislados por las dudas; la portavoz explicó que no pueden regresar a casa hasta que tengan autorización médica para hacerlo.

Murió un estadounidense

Patrick Sawyer, un estadounidense de 40 años, murió en un hospital de Nigeria a principios de este mes. Había llegado de Liberia, en donde era alto funcionario del Ministerio de Finanzas. Murió antes de que pudiera regresar a su hogar en Minnesota para celebrar el cumpleaños de sus hijas.

Sin embargo, la gran mayoría de los afectados son africanos. Provienen de ciudades grandes y aldeas pequeñas; algunos enferman sin saber realmente qué les ocurrió.

"Esta epidemia no tiene precedentes", dijo Bart Janssens, director de operaciones de Médicos Sin Fronteras. "Definitivamente no está bajo control y la situación sigue empeorando".

Hasta ahora, el brote ha estado confinado en el oeste de África. Sin embargo es cada vez más preocupante que se propague, especialmente porque una persona puede ignorar que tiene ébola o presentar síntomas entre dos y 21 días después de haberse contagiado.

Sawyer colapsó al desembarcar de un avión en Lagos, Nigeria. Bien podría haber salido de la región, tal vez hacia Estados Unidos, antes de presentar síntomas del ébola. Es en ese momento cuando el virus se propaga.

Para complicar más las cosas, entre los síntomas del ébola están la fiebre, dolores de cabeza, debilidad y vómitos, síntomas que también se presentan en otras enfermedades como la malaria o la gripe y que, como Brown señala, surgen a menudo "en esta época del año".

Por estas y otras razones, dice Janssens, "si la situación no mejora rápido, hay un riesgo real de que haya otros países afectados".

Dos estadounidenses se contagiaron

El ébola se propaga por medio de los fluidos corporales. Las personas que están en mayor riesgo son los seres queridos de las personas infectadas y los trabajadores de la salud que atienden a los enfermos.

Se cree que la hermana enferma de Sawyer lo contagió: pasó tiempo con ella en Liberia, aunque no es probable que supieran que ella tenía ébola, de acuerdo con Brown.

También están personas como Sheik Humarr Khan, médico que enfermó la semana pasada mientras supervisaba el tratamiento para el ébola en un hospital en Sierra Leona y murió pocos días después.

Dos estadounidenses afiliados a Samaritan's Purse que también se contagiaron "presentaron una ligera mejoría en las últimas 24 horas" aunque ambos están en estado grave, según la agencia humanitaria cristiana.

Uno de ellos es Kent Brantly, médicos de 33 años que vivía en Fort Worth, Texas. Ha sido director médico del Centro de Manejo de Casos Consolidados de Ébola en Monrovia, Liberia, en donde atendía a los pacientes de la enfermedad desde octubre. Luego de que le detectaran el virus, Brantly recibió tratamiento en el hospital de la asociación ELWA (Eternal Love Winning Africa).

La otra es Nancy Writebol, residente de Carolina del Norte y miembro del grupo Serving in Mission que colabora con Samaritan's Purse para combatir el brote de ébola.

Se cree que uno de los trabajadores locales estaba infectado y fue a trabajar el 21 y 22 de julio, de acuerdo con Ken Isaacs, vicepresidente de Samaritan's Purse. El empleado murió.

"Pensamos que la enfermedad se transmitió a Nancy y a Kent en la zona de lavado quirúrgico", dijo.

Brown, ministro de Información de Liberia, puso de relieve la lucha de Brantly y Whitebol en su entrevista con CNN, así como la necesidad de trabajadores de la salud como ellos en Liberia.

"Nos unimos en oración con las familias para que puedan superar esto y volverse claro ejemplo de que, si se tiene cuidado, uno puede salir de esto".

Presidenta de Liberia: 'El ébola mata'

A causa del brote, los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades de Estados Unidos (CDC) emitieron una alerta el lunes 28 de julio: se indica a los viajeros que eviten los hospitales en los que haya enfermos de ébola, así como los funerales de esos pacientes en Liberia, Sierra Leona y Guinea.

Estados Unidos está evaluando elevar la alerta para disuadir los viajes "no esenciales" a esos tres países, explicó un portavoz.

Ellen Johnson Sirleaf, presidenta de Liberia pidió al Ministerio de Salud que considerara implementar cuarentenas en algunas zonas e incinerar los cuerpos para intentar evitar mayores contagios, de acuerdo con Brown.

La presidenta también urgió a los habitantes a que eviten asistir a zonas públicas de esparcimiento y determinó que el viernes se dedicara "a la desinfección y cloración de todas las instalaciones públicas".

"Mis compatriotas liberianos, el ébola es real. El ébola es contagioso. El ébola mata", dijo Sirleaf. "Todos debamos tomar las medidas adicionales que anunció el Ministerio de Salud para mantenernos a salvo".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"El gobierno hará su parte, pero ustedes deben hacer la suya".

Con información de Jonathan Helman, Elise Labott, Pamela Brown y Nana Karikari-apau.

Ahora ve
Terrorismo en Barcelona une en condolencias al mundo deportivo
No te pierdas
×