Intensa batalla entre kurdos e ISIS para recuperar una presa en Iraq

Aviones de combate estadounidenses se unieron al esfuerzo en medio de la creciente preocupación de que la instalación se pudiera romper
Combatientes kurdos se dirigente hacia Mosul, en el río Tigr  Combatientes kurdos se dirigente hacia Mosul, en el río Tigris, en la lucha por recuperar una presa en Iraq este domingo
Anna Coren, Jomana Karadsheh y Faith Karimi
Autor: Anna Coren, Jomana Karadsheh y Faith Karimi
Mosul, Iraq (Reuters) -

La batalla para recuperar la presa de Mosul, Iraq, sin dañarla comenzó temprano en la mañana de este domingo entre kurdos y militantes de ISIS.

Las fuerzas kurdas usaron morteros y explosivos en el norte de Iraq.

El humo se elevaba desde el horizonte procedente de edificios en llamas y el sonido de las explosiones invadió el aire cerca de la presa de Mosul. El desafío era de enormes proporciones: la lucha contra una feroz ofensiva para retomar la presa sin dañarla.

Para la tarde del domingo, las fuerzas kurdas, conocidas como Peshmerga, habían tomado el lado este de la presa; mientras los combates continuaban en el lado oeste, dijo a CNN Halgord Hikmat, un vocero kurdo.

Aviones de combate estadounidenses se unieron al esfuerzo en medio de la creciente preocupación de que la instalación se pudiera romper, según dijo un funcionario estadounidense a CNN.

El presidente de Estados Unidos Barack Obama justificó los ataques aéreos en una carta dirigida al Congreso este domingo.

“Estas operaciones militares serán limitadas en cuanto a su objetivo y duración, cuanto sea necesario apoyar las fuerzas iraquíes en sus esfuerzos para retomar y establecer el control de la crítica infraestructura”, destacó en la carta.

“El fracaso de la presa de Mosul pudiera poner en peligro las vidas de un gran número de civiles, así como edificios y personal estadounidense, incluyendo la embajada en Bagdad, e impediría que el gobierno de Iraq otorgue varios servicios básicos a la población”, destacó Obama en su carta.

Los estudios de ingeniería muestran que un fallo de la presa sería catastrófico, dando lugar a la inundación de todo el camino a Bagdad, dijo el funcionario bajo condición de anonimato.

La presa hidroeléctrica más grande de Iraq, ubicada en el río Tigris a unos 50 kilómetros al norte de la ciudad de Mosul, es una fuente clave de energía eléctrica, riego y protección contra las inundaciones.

Los combatientes de ISIS la tomaron este mes, y estaban cavando en domingo para mantener su posición –utilizando francotiradores, minas terrestres y otros explosivos en sus esfuerzos para defenderse de las fuerzas que avanzaban.

Los Estados Unidos estima que puede haber hasta 400 combatientes de ISIS alrededor del complejo de la presa, dijo el funcionario.

Y los miembros de la fuerza militar kurda, conocida como la Peshmerga, se mostraron preocupados porque los militantes podrían tratar de sabotear la presa.

Un coronel Peshmerga dijo a CNN que la operación comenzó el sábado con las fuerzas kurdas que avanzaban hacia la presa, mientras los Estados Unidos atacaron "posiciones de ISIS".

El Ejército estadounidense confirmó que aviones de combate y aviones no tripulados realizaron nueve ataques aéreos cerca de Mosul y la capital de la región kurda de Arbil. Los ataques se dirigieron contra vehículos blindados utilizados por los combatientes de ISIS, dijo.

El Comando Central de Estados Unidos se negó a dar más detalles, argumentando que busca proteger la seguridad de su personal.

La presa de Mosul está bajo control de ISIS, pero sigue siendo en funcionamiento, dijo el coronel. Los ingenieros y los empleados permanecen en el trabajo.

Las agencias de inteligencia de Estados Unidos, de acuerdo con el funcionario estadounidense, también están pendientes de la presa de Haditha en el río Éufrates, en la provincia occidental iraquí de Anbar, donde las tropas iraquíes han tratado durante semanas de resistir un asalto de ISIS. La presa es la segunda más grande del país, y proporciona agua para el oeste y el sur de Iraq.

A principios de este año, los combatientes de ISIS abrieron las puertas de la presa de Faluya después de apoderarse de ella en un esfuerzo para detener un avance militar iraquí. El agua de la presa inundó una serie de pequeñas aldeas.

Anna Coren reportó desde la provincia de Mosul, Jomana Karadsheh reportó desde Bagdad y Faith Karimi reportó y escribió desde Atlanta. Barbara Starr, Ali Younes, Mohammed Tawfeeq, Alexander Felton, Mariano Castillo y Fredricka Whitfield de CNN contribuyeron a este reporte.
Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Ahora ve
El agradecimiento con el que Agustín Carstens se despidió de Banxico
No te pierdas
×