La decapitación de un periodista de EU evoca horrores del pasado

El video en el que se ve la decapitación de James Foley llama la atención sobre los muchos periodistas que han muerto en Medio Oriente
ISIS difunde decapitación de un periodista de EU
Jethro Mullen
Autor: Jethro Mullen
(Reuters) -

Al decapitar al periodista estadounidense, James Foley, los militantes de ISIS evocaron recuerdos sombríos y volvieron a poner bajo los reflectores los riesgos que corren los reporteros en los conflictos de la actualidad.

Al menos 69 periodistas más han muerto en la guerra de Siria y más de 80 han sido secuestrados, según el Comité para Proteger a los Periodistas (CPJ, por sus siglas en inglés). El grupo estima que "aproximadamente 20 periodistas, tanto locales como internacionales, están desaparecidos en Siria", señala en su sitio web. "Se cree que el Estado Islámico tiene a muchos de ellos".

La muerte de Foley evoca el asesinato de Daniel Pearl, corresponsal del diario estadounidense The Wall Street Journal al que secuestraron en Pakistán en 2002.

Decapitaron a ambos periodistas. Luego, los grupos extremistas publicaron en internet los videos de su muerte.

En el caso de Pearl, fue al Qaeda. En el caso de Foley fue ISIS, un grupo derivado de al Qaeda, al que este desconoció a principios de 2014.

Resabios del asesinato de Pearl

El asesinato de Pearl en 2002 (unos cuantos meses después de los atentados del 11 de septiembre) provocó conmoción y repulsión en todo el mundo a causa de su brutalidad y la profesión de la víctima.

"Lo que eso demuestra es que este negocio de reportar sobre la guerra ha cambiado fundamentalmente", escribió el veterano corresponsal de guerra Scott Anderson, en la New York Times Magazine luego de la muerte de Pearl.

"Los poderes que se encuentran en una zona de conflicto ya no consideran a los medios de comunicación como un observador neutral, sino como un componente estratégico, algo que se puede manipular o desviar o simplemente deshacerse de él", escribió Anderson.

Sin embargo, el asesinato de Pearl —y la atención mundial que recibió— también "catalizó el resurgimiento" de las decapitaciones de los cautivos por parte de los militantes islámicos, escribió el historiador Timothy Furnish, en un artículo para la revista Middle East Quarterly en 2005.

Durante la Guerra de Iraq, los militantes decapitaron a tres estadounidenses (al empresario Nicholas Berg, a Eugene Armstrong y Jack Hensley, empleados de una constructora), a varios extranjeros y a incontables iraquíes.

En Arabia Saudita, los terroristas de al Qaeda decapitaron en 2004 a Paul Johnson, empresario estadounidense.

Ahora, la atención se centra en ISIS, que ha cobrado notoriedad por sus tácticas salvajes en Siria e Iraq, incluido el empalamiento de las cabezas de sus víctimas.

El grupo extremista, que se hace llamar Estado Islámico, ha tomado el control de grandes porciones de Siria e Iraq, ha masacrado implacablemente a los civiles y perseguido a las minorías.

Ha ejecutado y decapitado a personas en su esfuerzo por establecer un califato islámico que se extienda desde Siria hasta Iraq. En muchos casos, el grupo grabó videos de las ejecuciones y los publicó en internet.

La amenaza de ISIS en el norte de Iraq se agravó lo suficiente como para que Estados Unidos interviniera con ataques aéreos para ayudar a las fuerzas kurdas e iraquíes.

Al parecer esa decisión provocó que ISIS tomara represalias con el brutal asesinato de Foley, quien desapareció en el noroeste de Siria en noviembre de 2012.

Lee: James Foley, un periodista "valiente y generoso"

"Nuestro más sentido pésame para la familia del periodista James Foley. Conocemos el horror por el que están pasando", dijo la madre de Pearl, Ruth, según una publicación de la Fundación Daniel Pearl en Twitter.

Mensaje para Obama

ISIS amenazó con matar a otro periodista estadounidense que figura en el video en el que se muestra la muerte de Foley. La vida de otro estadounidense —que se cree que es Steven Sotloff, a quien secuestraron el año pasado en la frontera entre Siria e Iraq— depende de lo que el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, haga ahora, según insinúa el militante en el video.

Sin embargo, el analista de seguridad de CNN, Bob Baer, dijo que no esperaría que el video provocara que la administración de Obama cambiara el curso.

"No creo que la Casa Blanca retroceda en esto aunque probablemente haya más ejecuciones como ISIS prometió", dijo Baer, exagente de la CIA. "Creo que todo esto se vio venir cuando empezamos a atacar blancos en Iraq".

Entre los periodistas desaparecidos está Austin Tice, un periodista independiente estadounidense que estaba colaborando con el diario The Washington Post. Tice desapareció en Siria en agosto de 2012. No se ha sabido nada de él desde el secuestro.

Han liberado a algunos de los periodistas que estaban cautivos en Siria.

'Utilidad para conmocionar'

Sin embargo, el que ISIS haya decidido decapitar a Foley y publicarlo en internet es un acontecimiento ominoso.

"El objetivo del terrorismo es infundir miedo en el corazón de los oponentes para obtener concesiones políticas", escribió Furnish en su artículo de 2005 sobre las decapitaciones por parte de los militantes islámicos. "Conforme se disipa su utilidad para conmocionar y el mundo se hace inmune a una táctica en particular, los terroristas desarrollan tácticas nuevas para maximizar la conmoción y la reacción de la prensa, que es lo que los fortalece".

Los analistas han indicado que los terroristas han usado las decapitaciones porque horrorizan al público.

Sus actos han suscitado debates sobre el significado de las decapitaciones en la historia y la teología islámicas.

En un artículo que se publicó en el sitio Slate en 2009 se señaló que dos de las referencias aparentes a la decapitación en el Corán "se entienden tradicionalmente como inspiración a la ferocidad y no como un llamado literal a hacer decapitaciones".

En el artículo se señala que la decapitación también tiene raíces occidentales.

Se usaba como pena capital en Francia, Gran Bretaña y otros países europeos. También se permitía en Utah, Estados Unidos, en el siglo XIX. Pero ya no existe como castigo en Occidente.

En Medio Oriente, la decapitación sigue siendo una opción de ejecución en los códigos penales de Arabia Saudita, Yemen, Irán y Qatar; sin embargo, solo se practica en Arabia Saudita.

No obstante, el salvaje asesinato de Foley a manos de ISIS no fue resultado de un juicio legal.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"James era un civil inocente que hacía valientemente su trabajo como periodista", dijo la senadora Kelly Ayotte, representante republicana del estado de Nueva Hampshire, en donde Foley creció. "Este acto bárbaro y despreciable impacta a la consciencia y subraya la auténtica naturaleza malvada de los terroristas con los que nos enfrentamos".

Con información de Chelsea Carter.

Ahora ve
Los ricos en Estados Unidos se vuelven más ricos, salvo Donald Trump
No te pierdas
×