Una 'cacería' por un sospechoso británico que decapitó a James Foley

Expertos consideran que el hombre que aparece en la decapitación del periodista es de origen británico, donde hay reclutas extremistas
ISIS difunde decapitación de un periodista de EU
Laura Smith-Spark y Erin McLaughlin
Autor: Laura Smith-Spark y Erin McLaughlin
(Reuters) -

Una cacería humana internacional está en marcha por el combatiente que apareció en un video de la decapitación del periodista James Foley, y su atención se centra en Gran Bretaña.

El militante del Estado Islámico (EI, o ISIS, en inglés) apareció en el video con su rostro cubierto, excepto sus ojos. Pero tiene lo que parece ser un acento claramente británico.

Informes de medios británicos están llenos de especulaciones acerca de su origen. Expertos en lingüística dicen que su acento es del sureste de Inglaterra o Londres, quizás de East End.

Cuando surgió la noticia de la ejecución a sangre fría de Foley, el primer ministro británico David Cameron interrumpió sus vacaciones de verano para encabezar una reunión del comité de emergencia del gobierno, conocido como COBRA, en Londres.

Lee: James Foley, un periodista "valiente y generoso"

En declaraciones a los medios de comunicación, condenó el crimen como "un asesinato sin ninguna justificación", y dijo que si bien el hombre no ha sido identificado, "parece cada vez más probable que se trate de un ciudadano británico".

Un largo proceso

Con un estimado de 400 a 500 reclutas británicos del Estado Islámico en Siria e Iraq (ISIS), puede tomar tiempo identificar al asesino.

Y el secretario de Asuntos Exteriores británico, Philip Hammond, dijo que el gobierno es consciente de la amenaza que plantean estos yihadistas británicos, tanto en casa como en el extranjero.

"Desde hace mucho tiempo hemos dicho que hay un número significativo de ciudadanos británicos, tanto en Siria e Iraq, operando con organizaciones extremistas", dijo. "Muchas de estas personas pueden buscar en algún momento regresar al Reino Unido y serían entonces una amenaza directa a nuestra seguridad nacional".

"Éste es un veneno, un cáncer, lo que está pasando en Iraq y Siria, y corre el riesgo de propagación a otras partes de la comunidad internacional y nos afecta a todos directamente", dijo el secretario.

Reclutas fáciles

Los analistas que estudian al Estado Islámico dicen que no se sorprenden por el papel desempeñado por un británico en el asesinato de Foley.

"Los combatientes británicos que han estado yendo al Estado Islámico, que hemos estado vigilando desde hace muchos años, son realmente quienes desean estar a la vanguardia de este conflicto", dijo Shiraz Maher, un investigador en el Kings College de Londres. "No están en el asiento trasero del conductor en ningún sentido", explicó Maher a CNN.

El poder del internet significa también que la radicalización y el reclutamiento de combatientes también es alarmante.

De acuerdo con un desertor de las filas de ISIS, el grupo yihadista maneja una serie de grupos de chat de internet para iniciar el proceso de adoctrinamiento y las hace de filtro de potenciales reclutas de fuera de Siria.

El objetivo de europeos

El desertor, quien accedió a una entrevista con CNN a principios de este verano, pero ocultó su identidad, dijo que los reclutas europeos fueron localizados y separados en una clase diferente por los reclutadores.

"Hubo un trato especial para los europeos", dijo. "Un chico británico dijo que se llamaba Ibrahim, luego me dijo que era de Manchester. Uno preguntó si mi emir (jefe de su unidad) planeaba las cosas desde su propio país, o iba a Siria. Le dijeron que si Dios no le da su martirio en Siria, entonces él podía hacer la guerra en su propio país".

LEER: ISIS gana la simpatía de los jóvenes iraquíes

Maajid Nawaz, cofundador y presidente de Quilliam, una institución contra el extremismo con sede en Londres, dijo a CNN que los yihadistas británicos habían dejado clara su intención de continuar su yihad cuando regresen a casa, según sitios de redes sociales.

Algunos han publicado fotos de ellos mismos posando con bombas de fabricación casera.

Nawaz dijo que los cerca de 500 combatientes británicos en la región equivalen a aproximadamente uno de cada 800 británicos musulmanes sunitas en edad de combatir.

“No surgen de la nada”

"Eso es una enorme proporción de la población musulmana de este país que han sucumbido a este nivel de violencia", dijo Nawaz.

"Esos combatientes no surgen de la nada, no solo surgen de la nada. Tiene que haber algún tipo de atmósfera residual que es frecuente dentro de nuestras comunidades aquí que incuba alguna manera ese tipo de mentalidad. Así que sin duda es muy preocupante para nosotros".

"Hay alrededor de 3,000 (combatientes) de toda Europa y, por supuesto, podemos viajar por toda Europa sin visado, lo que significa que cualquier país puede sucumbir a este tipo de ataques tan pronto como regresen a casa", opinó Nawaz.

Otros combatientes

Otros británicos han ayudado a llevar a cabo ataques en Siria.

A principios de este año, se cree que el padre de tres hijos, Abdul Waheed Majid, fue el primer suicida británico identificado en Siria, luego de que hizo detonar un camión bomba en el marco de un asalto a ISIS a una prisión de Aleppo.

El hombre de 41 años, de Crawley, al sur de Londres, le dijo a su familia que estaba en Siria como un trabajador humanitario, no como un luchador de ISIS.

Su tío, Mohammad Jamil, dijo: "Era un buen hombre de familia. Tenía la cabeza en el lugar correcto, ya sabes. Nunca pensamos que estaba vinculado a nadie más que a su familia y que hacía buenas obras".

LEER: ¿Quién detendrá a ISIS?

El lavado de cerebro

Los analistas consideran que buena parte de los combatientes mienten acerca del pasado y presente de sus identidades.

"Al mostrar un británico decapitando a un inocente civil estadounidense han demostrado que han deconstruido los límites de cualquier vida anterior de este ciudadano británico", dijo Charlie Cooper, investigador de la Fundación Quilliam.

"Él ha dejado su país y se ha ido a luchar por el Estado Islámico, y, al hacerlo, ha rechazado por completo su vida anterior. Ha rechazado todos los ideales que utilizó para vivir y ahora él está feliz de decapitar a alguien que es desarmado delante de una cámara para promover el mensaje y amenazar al resto del mundo, así como Estados Unidos.

"Para llevar a alguien a ese nivel, el lavado de cerebro es inmensamente poderoso", consideró Cooper.

La Policía Metropolitana de Londres confirmó el miércoles que su Comando Antiterrorista estaba investigando el video. La agencia británica de inteligencia MI5 también dice que está implicado en la cacería, al igual que las autoridades estadounidenses.

Nick Paton Walsh, Isa Soares y Jo Shelley contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Litterati es la app que, con fotos, quiere limpiar el mundo
No te pierdas
×