Familia y amigos dan la bienvenida en EU al periodista liberado en Siria

Los captores, integrantes de Al Nusra, lo entregaron a las fuerzas pacificadoras de la ONU el domingo 24 de agosto en Siria
Periodista de EU liberado por ISIS agradece apoyo
Lawrence Crook III, Ray Sanchez y Ashley Fantz
Autor: Lawrence Crook III, Ray Sanchez y Ashley Fantz
(Reuters) -

Tras casi dos años en cautiverio, Peter Theo Curtis finalmente está en casa.

El estadounidense quedó libre el domingo 24 de agosto tras haber estado cautivo en Siria; habló brevemente ante una multitud de reporteros en Cambridge, Massachusetts, el miércoles 27.

"Cuando estaba en prisión no tenía idea de los esfuerzos que se estaban haciendo por mí", dijo; explicó que estaba agradecido con quienes habían tratado de garantizar que los militantes islamistas lo liberaran.

"Algunos completos desconocidos han venido conmigo (y me dicen): 'Oye, estamos felices de que estés en casa'", dijo Curtis, quien vestía pantalones de mezclilla, sandalias y una camiseta.

"De repente recuerdo lo bueno que es el pueblo estadounidense y cuánta amabilidad hay en su corazón", agregó. "Estoy abrumado por la emoción".

El escritor profesional de 45 años agradeció a los periodistas por mostrarse tan interesados en él, pero dijo que tenía que estar con su madre y que no podía dar entrevistas en este momento. "Eso es todo lo que puedo decirles", agregó, aunque prometió que daría entrevistas después y "les ayudaré a hacer su trabajo, amigos".

"Responderé, pero no puedo hacerlo ahora", dijo.

Luego, se alejó de las cámaras.

El fin de una experiencia traumática

Curtis llegó el martes 26 de agosto a Estados Unidos procedente de Tel Aviv, Israel (tras hacer escala en Newark, Nueva Jersey), para reunirse con su madre en Boston, según declaró la familia en un comunicado de prensa.

"Me he sentido tan conmovido —no tengo palabras para describirlo— por la gente que se me ha acercado hoy… Algunos desconocidos en el avión, las sobrecargos y sobre todo mi familia me han dado la bienvenida", dijo Curtis.

Nancy, la madre de Curtis, dijo que "estaba sumamente aliviada" de que hubiera regresado.

Pero a causa de la reciente muerte de James Foley, un periodista estadounidense al que los militantes de ISIS decapitaron, no estaba de ánimo para celebrar.

Se creía que el Frente al Nusra, un grupo rebelde con lazos con al Qaeda, había capturado a Curtis en octubre de 2012. Al Nusra es un grupo rebelde distinto a ISIS.

"No creo que nadie esté de humor para celebrar. Saben que estamos aliviados", dijo Curtis a CNN afuera de su casa en Massachusetts. "Pero después de los acontecimientos de la semana pasada y sabiendo que esos otros muchachos o que mis amigos están en peligro, ya saben, tengo sentimientos encontrados. He llegado a conocer a las otras familias y estos muchachos tienen mucho en común".

Matt Wormser, habitante de Vermont y excompañero de preparatoria de Curtis, dijo que "era un momento agridulce" para los amigos y familiares del rehén liberado.

"Ha sido tremendamente difícil para Nancy", agregó.

La primera persona a la que la señora Curtis contactó luego de confirmar que habían liberado a su hijo fue a la madre de Foley, Diane, según declaró en el programa noticioso ABC World News Tonight.

"Aprendes a superar el pánico", dijo Nancy Curtis a Anderson Cooper, de CNN. "Aprendes a tomar cada hora según llega".

La entrega de un prisionero

Las Naciones Unidas señalaron que entregaron a Peter Theo Curtis el domingo a los pacificadores de la ONU en los Altos del Golán, zona que está bajo control de Israel; posteriormente se le hizo una revisión médica.

La portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, Marie Harf, dijo que llevaron a Curtis a Tel Aviv para someterlo a unas valoraciones médicas.

Harf señaló que parecía que gozaba de buena salud.

La señora Curtis recibió una breve llamada de su hijo el domingo.

"Dijo: 'Mamá, son tan amables conmigo. Me hospedaron en un hotel maravilloso y estoy tomando una cerveza; hay mujeres allá afuera'", relata. "Como había estado en un sótano durante dos años, no había visto nada: ni vida callejera ni mujeres, obviamente; estaba realmente emocionado, estaba encantado de estar en Tel Aviv y frustrado porque no podía salir porque el lugar estaba aparentemente rodeado por los paparazzi".

Curtis manifestó su gratitud a las muchas personas que aseguraron la liberación de su hijo, entre ellos al FBI; al secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry; a la senadora de Massachusetts, Elizabeth Warren, al presidente y propietario de Atlantic Media, David Bradley; a la embajadora ante la ONU, Samantha Power, y, especialmente, al gobierno de Qatar.

"Esta es una mujer extraordinaria que dijo: 'Vamos a liberar a Theo'; tras haber movido esos contactos, las cosas se movieron rápido", dijo Curtis haciendo referencia a Alia al Thani, representante permanente de Qatar ante la ONU.

Hace poco, Qatar ayudó a negociar el intercambio del sargento Bowe Bergdahl (el único soldado estadounidense al que los militantes de Afganistán tenían cautivo) por cinco talibanes que estaban detenidos en la base militar estadounidense de Guantánamo, Cuba.

Estados Unidos no se involucró en las negociaciones para la liberación de Theo Curtis, pero estaba al tanto de los esfuerzos privados que se hacían para garantizar la liberación, señalaron dos funcionarios estadounidenses.

Harf dijo que las autoridades cataríes "dijeron claramente a la familia que no pagarían un rescate", cosa que el gobierno de Estados Unidos no hace por políticas cuando trata con secuestradores y terroristas.

Escritor y periodista

Curtis es escritor y reportero independiente que escribe con el nombre de Theo Padnos. Ha colaborado con artículos sobre el Medio Oriente para publicaciones como New Republic, The Huffington Post y la London Review of Books.

También ha publicado dos libros: My Life Had Stood a Loaded Gun (Mi vida siempre había sido un arma cargada), en el que narra su experiencia como maestro de Literatura para jóvenes delincuentes en un centro correccional en Vermont, y Undercover Muslim: A Journey into Yemen (Musulmán encubierto: un viaje a Yemen), en el que investiga el extremismo islámico.

Nació en Atlanta y se graduó de la Universidad Middlebury en Vermont. Curtis tiene un doctorado en Literatura Comparada por la Universidad de Massachusetts y habla francés y árabe con fluidez, según el comunicado de su familia. También habla alemán y ruso.

"Vivió en Medio Oriente durante seis años", dijo Nancy Curtis. "Le interesa mucho la cultura; habla árabe con fluidez. Se considera una persona que puede ayudar a interpretar lo que está pasando allá. Es particularmente bueno para identificarse con… jóvenes confundidos que tratan de dar sentido a su vida. Algunos de ellos terminan sumergidos en este mundo de la yihad".

Con información de Marisa Marcellino y Greg Botelho.

Ahora ve
Chile celebra elecciones generales con Sebastián Piñera como favorito
No te pierdas
×