Una chica de Glasgow se vuelve "radical de alcoba" y novia de ISIS

Los padres de Aqsa Mahmood no pierden la esperanza de que su hija regrese de Siria, a donde viajó para "volverse mártir"
Aqsa Mahmood isis siria  Aqsa Mahmood isis siria
Atika Shubert y Bharati Naik
Autor: Atika Shubert y Bharati Naik | Otra fuente: CNN
GLASGOW, Escocia (Reuters) -

En noviembre de 2013, Aqsa Mahmood, de 19 años, dio a su padre un largo abrazo de despedida. Él lo recuerda porque lucía particularmente bella, cuenta. Se lo hizo notar a su esposa y dijo que había algo distinto en su hija.

La noche anterior, Aqsa les pidió a sus hermanas que durmieran juntas en una cama grande. Aqsa se despedía de su abuela que yace en cama cuando Khalida, su madre, supo que algo andaba mal.

De pie en la habitación vacía de su hija, Khalida dijo a CNN: "había algo en la forma en la que pronunció Khuda Hafiz (las bendiciones de Dios) al partir ese día, lo que hizo que todos nos preguntáramos qué ocurría. Mi esposo incluso preguntó si todo andaba bien y yo dije que ella estaba bien".

Cuatro días más tarde, Aqsa llamó a sus padres mientras cruzaba a Siria desde la frontera con Turquía. Sus padres quedaron desolados y confundidos.

Su padre cuenta que cuando le habló de que regresara a casa, ella dijo que vería a su familia en el Día del Juicio y que le gustaría ser una mártir.

Ha sido prolífica defensora de ISIS y de las creencias del califato islámico en las redes sociales; ha llamado a emprender ataques en países de Occidente. Publica fotos de rifles AK-47 y las ejecuciones de ISIS le provocan gran júbilo. En una publicación reciente en internet hizo un llamado a seguir el ejemplo de "los hermanos de Woolwich, Texas y Boston".

El abogado de su familia, Aamer Anwar, habló sobre la desolación de los familiares.

"No hay nada que ellos (los padres de Aqsa) pudieran haber hecho de otra forma. Era una radical de alcoba. Si esto pudo ocurrirle a Aqsa, quien tenía todas las oportunidades en la vida, la mejor educación que el dinero puede comprar, una familia moderada, liberal… si pudo ocurrirle a ella, a alguien tan inteligente, entonces puede ocurrirle a cualquier familia", dijo Anwar.

Se dice que Aqsa recibió la influencia de los sermones en internet y de su relación en las redes sociales con personas que le ayudaron a hacer la travesía de Glasgow a Siria.

El sueño hecho realidad en Escocia

La familia Mahmood había hecho realidad el sueño de muchos inmigrantes de muchas formas. Muzaffar se mudó de Pakistán a Glasgow en la década de 1970. Fue el primer jugador pakistaní de cricket de la selección escocesa. Él y Khalida compraron una casa en un vecindario acomodado y tuvieron cuatro hijos, quienes asistieron a la prestigiosa escuela privada Craigholme, que estaba cerca de su casa.

"Era la mejor hija que podrías tener. Simplemente no sabemos qué le pasó. Amaba la escuela. Era muy amistosa. Nunca le grité en toda mi vida, en toda mi vida", lamenta Muzaffar.

Sus padres insisten en que no había indicios de que la adolescente de Glasgow abrigara creencias extremistas.

Ella escuchaba a Coldplay y leía los libros de Harry Potter. En su escritorio hay una lámpara de la que cuelgan pulseras tejidas y brazaletes; a un lado hay una copia del libro Los juegos del hambre.

Pero cuando estalló la guerra civil en Siria, Aqsa se preocupaba cada vez más por la violencia. Cada vez se hizo más religiosa, oraba y leía el Corán. Cuando se fue a la universidad, abandonó la música y los libros de ficción de su niñez. Sin embargo, sus padres no sospecharon que algo extremo ocurría.

"No salía mucho. Solo con sus hermanas, salía a ver películas y a comer. Todo salíamos juntos", cuenta Muzaffar.

Su familia quedó atónita cuando supieron que se dirigía al territorio rebelde en Alepo, en el norte de Siria. Khalida dice que su hija tenía miedo a la oscuridad y ni siquiera sabía qué autobús tomar para ir al centro de la ciudad, mucho menos cómo cruzar la frontera para entrar a Siria.

'No sé cuándo se volvió tan valiente'

"No le gustaba gritar. No sé cuándo se volvió tan valiente. Le daba miedo hablar, le daba miedo volar y este es un paso muy grande… que haya volado a Siria. No puedo creerlo", dice Khalida sollozando mientras explica lo sorprendida que la familia está por la decisión de su hija.

"Sé que es mi hija, pero siento que es mi amiga. Pero cometió un error… pero de otra forma es realmente una chica muy buena. A veces me enojo".

Su familia dice que ella es una hija amorosa que le llevaba té a su madre a la cama, ayudaba a masajear los pies cansados de su mamá y a menudo ayudaba a su abuela discapacitada. Su madre dice que Aqsa nunca se quejaba a pesar de que le pedían que ayudara con las tareas domésticas.

Aqsa les dijo a sus familiares que se casaría poco después de llegar a Siria.

Su padre cuenta que ella envió un mensaje que decía: "ese es el procedimiento aquí. No dejan que una chica se quede sola. Ahora tenemos que encontrar un muharram (momento sagrado). Tenemos que casarnos aquí. No se preocupen. Estaré bien. Mi corazón está bien".

Sin embargo, sus padres seguían preocupados e intentaron disuadirla.

"Solíamos decirle… que esto no es el islam, que algunos de estos grupos no son del islam. Están haciendo cosas erróneas que nosotros no aprobamos. Obviamente ningún musulmán aprueba esto".

A pesar de la presencia activa de Aqsa en las redes sociales, su padre dice que lee poco lo que escribe porque se siente herido.

"No sabemos qué ocurrió y cómo cambió tan rápido. Dios sabe por qué está haciendo esto".

En uno de los intercambios que Muzaffar tuvo con su hija, ella le dijo que ora todos los días para volverse shahid, o sea, mártir.

Oración por el regreso de su hija

La familia espera y ora para que Aqsa regrese a casa.

Una de sus hermanas ha sufrido depresión desde que Aqsa se fue. Su madre dice que Aqsa lleva una vida muy difícil, que a menudo duerme en el piso, que padece frío y que ha sufrido neumonía. Cuenta que en sus esporádicas charlas en internet, le pide a Aqsa que se mantenga a salvo y a menudo le recuerda que debe comer.

"Soy madre, así que quiero que mi hija esté a salvo".

En un mensaje especial que enviaron a Aqsa a través de CNN, sus padres hicieron un llamado personal a su hija.

"Simplemente la queremos de vuelta. La extrañamos demasiado. La amamos. Solo queremos que regrese y queremos abrazarla. Era una hija tan buena", dijo su padre.

Khalida miraba directamente a la cámara y dijo: "Aqsa, mi amada hija, por favor regresa. En este momento te extraño muchísimo. Tus hermanas y hermanos te extrañan muchísimo. Mi querida hija, en nombre de Alá, por favor regresa. Te extraño muchísimo. Te amo. Te amo, hija amada. Por favor regresa".

Ninguno de los padres titubea al denunciar a ISIS (que también se hace llamar Estado Islámico) por las atrocidades que están cometiendo en nombre de la religión.

"Estamos en contra de todo esto que ISIS está llevando a cabo. Esto no es el islam. El islam es paz. Estamos en contra de cualquier matanza, no importa de quién. Eso es lo que nuestro profeta nos enseñó… que la paz sea con él", dice Muzaffar.

Anwar, el abogado, dice que Aqsa no es directamente responsable de crimen alguno y que puede regresar a salvo a casa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

La familia Mahmood dice que están alzando la voz con la esperanza de que sus otros hijos y la comunidad no sufran represalias y condenan públicamente la cruel decisión de su hija mayor.

Ambos padres están preocupados de que a Aqsa se le agote el tiempo para regresar a casa a salvo. Sin embargo, dicen que conservan la esperanza de que ella regrese algún día.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×