Reformas sociales, a examen en Uruguay en elección izquierda vs. derecha

La nación sudamericana votará el domingo por un nuevo presidente y poder legislativo para el período 2015-2020
¿Qué sigue para José Mujica en Uruguay?
| Otra fuente: CNN México

El próximo domingo más de dos millones de electores en Uruguay tendrán la obligación de elegir a su nuevo presidente para el período 2015-2020 que sucederá a José Mujica.

Sus opciones se reducen prácticamente a dos modelos: el actual de izquierda que ha mostrado crecimiento económico y el conservador que apela a los jóvenes para profundizar los avances ya logrados y buscar una mayor proyección al país sudamericano.

La competencia para suceder a Mujica se divide en tres candidatos: el expresidente Tabaré Vázquez como representante del oficialista Frente Amplio —coalición de partidos de izquierda que ha mantenido el poder desde hace 10 años—, Luis Lacalle Pou del Partido Nacional (derecha) y el también conservador Pedro Bordaberry, del Partido Colorado.

De acuerdo a la última encuesta de la empresa Factum —publicada el miércoles— el Frente Amplio tiene una intención de voto del 44%, mientras que el Partido Nacional cuenta con el 32% y el Partido Colorado un 15%.

Tabaré “por más” en un segundo período

Uruguay, con 3.2 millones de habitantes según su último censo, se ha consolidado en los últimos años como un referente en Sudamérica por sus logros sociales y económicos, a pesar de encontrarse entre las dos potencias Argentina y Brasil, que le han permitido ser el segundo país de la región con menos pobres y el que tiene menos indigentes, según un estudio de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal).

“Nuestros logros fueron aumentar el salario un 43%, bajar la tasa de desempleo a 6% y sacar de la pobreza a 900,000 personas”, dice la  propuesta de campaña de Tabaré Vázquez.

Según datos del Frente Amplio el país creció 5.6% por año de 2005 a 2013, el doble de que la década de 1990-2000.

También destaca en la región y ante el mundo por sus políticas sociales, como la legalización de la marihuana o la despenalización del aborto, reformas que han causado un amplio debate entre el actual gobierno y sus opositores.

Lee: Uruguay retrasa la distribución legal de marihuana

Vázquez —hombre de confianza del actual mandatario y quien fue el primer presidente uruguayo de izquierda ( 2005 a 2010)—, bajo los lemas “Uruguay por más” y “Uruguay no se detiene”, asegura que con el tercer gobierno nacional de izquierda su país se mantendrá a la “vanguardia” en la región respecto a las políticas sociales que ha impulsado como el matrimonio igualitario entre personas del mismo sexo y la despenalización del aborto.

Sin embargo, Luis Lacalle Pou ha declarado que en caso de ser elegido presidente de Uruguay enviará un proyecto de ley al Parlamento para derogar los artículos de la ley que permite la producción y venta de marihuana.

"Voy a mantener los artículos que autorizan el autocultivo y los clubes de fumadores y derogar el resto, principalmente la comercialización por parte del Estado", dijo Lacalle Pou a Reuters.

 “Jóvenes con experiencia” por la derecha

Luis Lacalle Pou lleva la política en los genes, ya que es hijo del expresidente Luis Alberto Lacalle. Su “fuerza” en esta candidatura es mostrarse como un político de “jóvenes con experiencia”.

A diferencia de Vázquez, Pou tiene cuenta en Facebook y Twitter lo cual le permite un mayor acercamiento con este sector de la población.  

Durante su cierre de campaña se comprometió a “trabajar para mejorar la educación, la seguridad y la forma de relacionarse con países vecinos”. También destacó el papel preponderante que tendrá el “shock de infraestructura” carretero durante su administración.

A pesar de ello reconoce que la disputa no será fácil y se encuentran en desventaja frente al candidato de izquierda. “Esto no termina el próximo domingo (26 de octubre), termina el 30 de noviembre cuando el Partido Nacional gane en la segunda vuelta”, dijo en su cierre.

El pasado pesa a Bordaberry

Las aspiraciones de Pedro Bordaberry son escasas para llegar a la presidencia de acuerdo a los sondeos. Sin embargo, su figura puede ser clave para sacar del gobierno al Frente Amplio del actual mandatario José Mújica.

De acuerdo a diversas estimaciones de diarios locales, Bordaberry quedará eliminado en la votación del próximo domingo, sin embargo sus electores podrán decantarse por Lacalle Pou para unir fuerzas y en la segunda vuelta superar a la coalición de izquierda.

El candidato del Partido Colorado es abogado y profesor y compite por la presidencia por segunda ocasión luego de un fallido intento en 2009 donde perdió frente a Mújica. Su padre fue Juan María Bordaberry, presidente constitucional de Uruguay entre 1972 y 1976 y calificado como el primer dictador de la nación sudamericana, lo cual le ha generado algunas críticas.

Entre sus promesas, una de las que más ha llamado la atención es ofrecer aguinaldo a los jubilados, algo que según él, hace la diferencia con los otros dos candidatos. Sus propuestas también incluyen mejoras en la “educación, seguridad, desarrollo, integración y solidaridad”, de acuerdo a su página oficial.

En caso de que ningún candidato logre una mayoría absoluta, 50% más uno, los dos con mayor número de sufragios irá a una segunda vuelta, o balotaje, el 30 de noviembre en donde el candidato ganador será el que obtenga más votos sin importar el porcentaje, según la Corte Electoral de Uruguay.

Además de la elección presidencial, Uruguay pondrá en juego la renovación total de su sistema legislativo (31 senadores y 99 diputados) y votará un plebiscito para reducir la imputabilidad de 18 a 16 años, es decir, la edad en que un joven puede ser procesado por un delito penal.

Ahora ve
Por error, HBO transmite episodio seis de la nueva temporada de Game of Thrones
No te pierdas
×