La pelea por 2016 en Estados Unidos ya comenzó

Hillary Clinton, Jeb Bush, Rand Paul, Chris Christie, Marco Rubio y Ted Cruz, entre otros, están listos para competir por el puesto de Obama
Voto 2014 en EU: la marihuana
(Reuters) -

Atención Hillary Clinton, Jeb Bush, Rand Paul, Chris Christie, Marco Rubio, Ted Cruz y todos los demás que están "considerando seriamente" una carrera a la presidencia.

Ya pueden dejar de fingir ahora.

Las elecciones intermedias, que tradicionalmente presentan un inicio no oficial para la siguiente carrera presidencial, finalmente acabaron. Pero la verdad es que la campaña de 2016 ha iniciado desde hace dos años.

Iniciaron en el momento en que el presidente Barack Obama venció a Mitt Romney hace dos noviembres, cuando una multitud de republicanos se culpó por la derrota y buscaba un futuro para el partido. Y los demócratas comenzaron a ver en Hillary Clinton, la supuesta abanderada del partido que estaba a meses de dimitir como secretaria de Estado, una nueva rotación en el mundo de la política.

En un sentido amplio, los contornos básicos de la carrera han cambiado poco desde aquella fecha. La eleccion en 2016 continúa con una mirada entre Clinton y cualquiera de los republicanos que pueda emerger de un enorme paquete de diversas ideologías.

Lee: Republicanos arrebatan el Senado de EU a demócratas

Pero la dinámica interna de las carreras de republicanos y demócratas se ha transformado dramáticamente.

Para Clinton, un plazo de dos años en un circuito lucrativo de conferencias y una gira nacional por un libro, renovó las preguntas sobre sus instintos políticos y ofreció nueva munición a los republicanos deseosos de levantar nuevos cuestionamientos acerca de una figura política-histórica cuya reputación se encuentra bastante bien en la conciencia pública. Solo un puñado de demócratas parecen dispuestos a desafiarla para la nominación presidencial y ninguno de ellos cuenta con el tipo de poder que mostró Obama cuando la venció en 2008.

Los republicanos, por su parte, todavía están pensando cómo comunicarse con un electorado cambiante que, incluso después de que los favoreciera en las elecciones intermedias, sigue declinándose por los demócratas en años presidenciales. El partido se prepara para una elección libre-para-todo, que no se ha visto desde 1964 cuando el conservador Barry Goldwater surgió como el candidato de la convención republicana en San Francisco. A diferencia de los últimos ciclos, no hay favorito de facto, e incluso Romney ha visto su nombre flotar sobre los republicanos ansiosos en un campo presidencial que es tan impredecible hoy como lo era hace dos años.

Campo abierto de par en par

"El campo republicano está abierto pero es un poco más competitivo que la última vez", dijo el exgobernador de Minnesota Tim Pawlenty, un candidato del Partido Republicano en 2012. "Si bien el campo republicano era grande la última vez, una gran cantidad de los candidatos no tenía todas las herramientas en la caja para armar una campaña exitosa. Eso esta en contraste con este ciclo, donde los nombres que se mencionan hoy tiene una reputación existente y puede lograr una cantidad increíble de dinero, con credenciales y posiciones de política pública más serias".

Aunque los nombres de los republicanos que se lanzaron tienen más prestigio y hojas de vida más gruesas que en 2012, el partido también ha sufrido escándalos y tropiezos en los dos últimos años que han empañado algunas de sus esperanzas más brillantes.

El tempranero chico de oro, Chris Christie, fue manchado por el escándalo del Bridgegate en Nueva Jersey y compromisos políticos, como el Dream Act de Nueva Jersey, que anotó puntos con el público en general, pero dolió a los activistas de la derecha. Su reputación se hundió y le abrió la puerta a Bush para llenar el espacio como la opción preferida del stablishment republicano, especialmente su clase de donantes poderosos.

Aún así, como presidente de la Asociación de Gobernadores Republicanos, Christie recuperó algo de cuota política esta semana después de ayudar a los gobernadores republicanos en sus impresionantes victorias en estados como Maryland e Illinois.

Otra joven estrella, Rubio, un cubano-americano, senador de Florida vio desvanecer su brillo después de que presentó un proyecto de ley de inmigración que aterrizó con un ruido sordo en la derecha. 

También está Paul, quien surgió en el Senado como una de las figuras públicas que más invita a la reflexión en la memoria reciente, con llamados a expandirse en el alcance del partido hacia las personas más jóvenes y las minorías. Y Cruz, una mente legal educado en Harvard, capturó los corazones de los conservadores sociales y los activistas del Tea Party.

Esos son solo algunos de los rostros republicanos que compiten por puntos en la fase nacional de 15 meses hasta antes del caucus de Iowa.

"Vamos a tener un campo muy grande y no habrá un verdadero favorito", dijo Haley Barbour, el exgobernador de Mississippi y veterano estratega republicano.

Los excandidatos a la presidencia Rick Perry, Rick Santorum y Mike Huckabee están mirando las ofertas de repetir, y otros gobernadores republicanos ambiciosos como John Kasich, Mike Pence y Scott Walker están también consideran la idea.

Lee: Las lecciones de los comicios intermedios de EU

Hillary Clinton

Tal como está ahora, a finales de 2014, todos competirán contra Clinton, la aparente heredera demócrata, una vez más.

A pesar de su condición de indiscutible favorita por la tempranera nominación demócrata, la reaparición de Clinton en la escena política no ha sido fácil. Defendió su gira de conferencias que la llevó a las firmas de capital y de grupos de interés que se han opuesto a la agenda de Obama en Washington diciendo que ella y su esposo, el expresidente Bill Clinton, necesitaban el dinero porque estaban en la quiebra al salir de la Casa Blanca.

Aunque también ha mostrado posiciónes polítcas controvertidas.

En junio, dijo que el gobierno debería deportar a los niños de América Central que cruzaron ilegalmente la frontera en busca de la condición de refugiado, una posición que la puso en conflicto con los hispanos para una política de inmigración más humana.

El regreso de Clinton para la campaña de este otoño ha sido mucho más suave.

A diferencia de 2008, cuando se alejó de decisiones históricas de su género, ha llegado sin miedo a abrazar temas de mujer en sus discursos de campaña, hablando del derecho al aborto, el acceso a la anticoncepción y la licencia por enfermedad pagada.

Sus esfuerzos no fueron muy significativos, sin embargo, Hillary y Bill Clinton hicieron campaña en 25 estados por más de 30 candidatos en 75 actos de campaña. 

Las elecciones intermedias señalaron un duro rechazo del statu quo y de la administración de Obama, levantando una serie de preguntas para Clinton, tanto acerca de su justificación para su carrera presidencial, como de la forma en que llevará su relación con el impopular mandatario durante la campaña.

Pero la cuestión más importante no gira alrededor de si Clinton va a funcionar, sino cuándo.

Algunos demócratas han instado a Clinton a señalar sus intenciones de forma rápida, tal vez mediante la formación de un comité exploratorio que le permita comenzar la contratación de personal y de un aparato nacional de campaña. 

Otros dicen que Clinton puede permitirse el lujo de esperar mucho más —tal vez hasta la primavera— para evitar ser arrastrada por el lodo de la campaña.

Otros demócratas

Aunque la mayoría de las estrellas en ascenso del Partido Demócrata se ven lejanas a Clinton cuando se trata de la carrera de 2016, otros dicen que podrían tomar otra decisión.

El gobernador de Maryland, Martin O'Malley, quien ha compilado un registro progresivo en cuestiones sociales y económicas en su estado natal, pero es poco conocido a nivel nacional, es el más fuerte de ellos.

Otros candidatos potenciales como el senador Bernie Sanders de Vermont o el exsenador de Virginia Jim Webb entrarían en la carrera como candidatos, con la esperanza de aprovechar la ansiedad latente sobre las inclinaciones políticas moderadas de Clinton y sus vínculos con Wall Street.

Los votantes demócratas han estado diciendo a los reporteros durante meses que una pelea en la nominación no muy radical sería saludable para el partido y el proceso primario. 

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Las posibilidades de Clinton de perder la nominación de nuevo son en este punto pocas, a pesar de que sus números en las encuestas han caído con el público en general desde que dejó el Departamento de Estado.

Pero las encuestas también muestran que su reputación es la más robusta entre los demócratas de lo que era hace seis años y su ventaja sobre sus potenciales enemigos es aún más grande.

Ahora ve
Científicos europeos descubren un exoplaneta que podría albergar vida
No te pierdas
×