Cataluña obtiene una victoria simbólica en una consulta de independencia

Cerca del 80% de los catalanes votó a favor de la creación de su propio Estado en una jornada no reconocida por el gobierno de España
¿Por qué Cataluña busca independencia de España?
(Reuters) -

El nacionalismo catalán buscará a partir de este lunes una salida política para celebrar un referéndum sobre la independencia de la región, después de recoger más de dos millones de votos en una consulta simbólica, donde cerca de 80% de los sufragios votó a favor de la independencia.

Enormemente satisfecho por el desarrollo de la votación, vetado por el gobierno de España, el jefe regional Artur Mas celebró la participación de "claramente más de dos millones de personas" que supone "un paso de gigante en su legítima aspiración de decidir pacíficamente y libremente nuestro futuro".

Según un recuento parcial, con casi el 90% de los votos contados, el 80.7% de los catalanes emitieron su voto al “Sí” que podían elegir a la pregunta “¿Quiere que Cataluña sea un Estado? En caso afirmativo, ¿quiere que este Estado sea independiente?”.

Más del 14% se decantó por la opción del “No”, y otros votaron por ambas opciones en un intento de boicot. Las autoridades aún recontaban este lunes los votos de catalanes en el extranjero, como en Nueva York, la Ciudad de México, Sydney o Buenos Aires.

"Que nadie lo olvide, especialmente el gobierno español, Cataluña una vez más ha demostrado que quiere gobernarse a ella misma", dijo el líder catalán, reforzado en vistas a negociar su propio objetivo: un referéndum oficial y vinculante.

El martes detallará su hoja de ruta que podría pasar por unas elecciones anticipadas en la región.

Pero en el gobierno español extrajeron un mensaje muy diferente, algo habitual en los últimos meses en las comunicaciones entre Barcelona y Madrid. El ministro de Justicia, Rafael Catalá, definió la jornada como "propaganda política carente de cualquier tipo de validez democrática" y "un simulacro inútil y estéril".

Unas "reacciones de mucha miopía política y mucha indiferencia" para Mas, que pidió "al mundo" interceder ante Madrid por su causa buscando una solución pactada como la aplicada por Escocia y Reino Unido en septiembre o en Quebec (Canadá) en 1995.

Con la férrea oposición del gobierno español de Mariano Rajoy, el líder nacionalista tuvo que conformarse con esta votación sin valor jurídico organizada por voluntarios, que finalmente se celebró saltándose la suspensión decretada el martes por el Tribunal Constitucional.

La fiscalía general del Estado está estudiando los acontecimientos para "valorar la existencia de responsabilidades penales y ejercer en los próximos días las acciones legales que correspondan", advirtió Catalá. "El responsable soy yo y mi gobierno", respondió Mas.

Lee: OPINIÓN: Las lecciones que nos dejó Escocia

"Victoria relativa" 

La tensión política no se respiró en la calle donde predominó el ambiente festivo e incluso de emoción. Votantes de todas las edades, con sus familias o amigos, formaron largas filas en los colegios electorales para responder a la pregunta.

Para Fernando Vallespín, politólogo de la Universidad Autónoma de Madrid, es una "victoria relativa" que demuestra "una mayoría social por el derecho a decidir" sobre la secesión aunque "no tan clara respecto a la independencia".

En su opinión, "Rajoy debe abandonar la postura puramente legalista y empezar a gestionar la política" para solucionar su conflicto con esta potente región de 7.5 millones de habitantes y una quinta parte de la riqueza nacional donde el independentismo, según algunos sondeos, alcanza la mitad de la población.

Una jornada histórica

"La gente se ha creído que puede decidir su futuro y ha acudido en masa", afirmaba Xavier Bardolet, de 44 años, abrumado por la gran movilización en la pequeña localidad de Sant Pere de Torelló, 90 kilómetros al norte de Barcelona.

Con banda de música y pancartas que afirmaban "El 9N votamos sí o sí, ni un paso atrás", un ambiente de fiesta se respiraba en este pueblo, el primero que en 2012 aprobó una moción declarándose simbólicamente independiente de España. Dos centenares lo siguieron después.

Desde Sydney a Nueva York, pasando por la Ciudad de México o Sao Paulo, cientos de catalanes residentes en el extranjero también se movilizaron para la ocasión. "Una oportunidad como esta no debemos desaprovecharla", decía uno de ellos, Jordi Cuesta, en París.

Para los independentistas, la jornada bautizada "9-N" fue histórica: "A partir de ahora somos un pueblo soberano y libre", enfatizó rodeada de militantes la líder de la campaña ciudadana por el "Sí-Sí", Carme Forcadell.

Denunciando "una farsa", la mayoría de contrarios a la independencia prefirió no movilizarse.

"Yo he nacido en Barcelona, tengo 53 años, siempre he vivido aquí y nunca he visto este debate en la calle", aseguraba este domingo Carlos Campuzano, dueño de un bar en Barcelona. "Es totalmente artificial", dijo.

Ahora ve
La Academia de la Música Latina nombra “Persona del Año” a Alejandro Sanz
No te pierdas
×