Un hombre es acusado de planear un atentado contra el Capitolio en EU

Aunque Christopher Lee Cornell estaba desempleado, autoridades dicen que compró armas y planeó detonar bombas en la sede del Congreso de EU
Una mujer yihadista que vive en Francia
Autor: Ben Brumfield, Pamela Brown y Dana Ford
(Reuters) -

Durante meses, Christopher Lee Cornell había estado en el radar del FBI. Las autoridades dijeron que el hombre de 20 años puso mensajes en redes sociales en los que hablaba de la yihad violenta.

Este miércoles, agentes lo detuvieron en Cincinnati, Ohio, antes de que pudiera poner su supuesto plan en acción.

Las autoridades dicen que Cornell, quien presuntamente usaba el nombre en Twitter de Raheel Mahrus Ubaydah, tramó un plan simple. Era similar al ataque de París a las oficinas de Charlie Hebdo, pero un agente del FBI dijo que era en un lugar clave: el Capitolio de Estados Unidos.

El plan era colocar bombas de tubo para poner a legisladores y empleados en pánico y luego atacarlos con un rifle de asalto, mientras corría con un cómplice, según escribió el agente especial T. A. Staderman.

Cornell estaba listo para hacerlo, dijo el agente.

Había hecho los preparativos con un compañero. Había investigado cómo fabricar bombas y para el miércoles, Cornell había comprado dos fusiles M-15 con 600 cartuchos de munición.

Pero el hombre que Cornell creía que era su cómplice, en realidad era un informante del FBI, un hombre en problemas con la ley que trabajó con la agencia para mejorar su situación legal.

Cuando se enteraron de que Cornell tenía las armas, las autoridades hicieron su movimiento antes de que entrara en acción. Un funcionario de seguridad dijo a CNN que nunca hubo ningún peligro para los legisladores.

Lee: La historia de los atacantes de 'Charlie Hebdo'

Golpes en la puerta

Cerca de la hora del almuerzo, más de una docena de agentes y policías locales se situaron en casa de sus padres, donde había vivido.

"Escuchamos golpes en la puerta", dijo John Cornell, el padre de Lee Cornell. No abrió, pues ellos le habían hecho golpes en la entrada.

No tenía idea de por qué estaban allí, y los oficiales no le dirían. "Sólo nos dijeron que tenían una orden de registro", explicó.

Se llevaron a toda la familia para ser interrogada. "¿Dónde está mi hijo? ¿De qué está siendo acusado", fue lo que John Cornell quería saber.

"Ellos no nos decían nada", relató a CNN.

El informante, el plan

En el otoño, el informante dijo al FBI acerca de alguien que había estado en contacto con él a través de Twitter, según una denuncia penal.

A finales de agosto, Cornell supuestamente le había escrito un mensaje instantáneo en el que le decía que los dos deberían llevar a cabo un ataque de lobos solitarios como una forma de apoyar a ISIS.

Él no creía que ISIS o al Qaeda les darían una señal oficial al respecto, pero sentía que no lo necesitaba.

"...Nosotros ya tenemos un pulgar hacia arriba de los hermanos allí y de Anwar al Awlaki antes de ser mártir y de muchos otros", escribió Cornell, supuestamente.

Al Awlaki era un clérigo radical nacido en Estados Unidos asociada al brazo de al Qaeda en Yemen. Fue asesinado en un atentado con aviones no tripulados en 2011, pero parece haber continuado influenciando a los aspirantes a terroristas en todo el mundo.

Cornell supuestamente le dijo al informante que había estado en contacto con personas en el extranjero, y que se había alineado con ISIS.

"Creo que debemos cumplir y hacer nuestro propio grupo, en alianza con el Estado Islámico y operar el plan nosotros mismos", supuestamente Cornell dijo en un mensaje.

Cara a cara

Los dos se reunieron dos veces en persona en Cincinnati, según la denuncia. Dos días en octubre y dos en noviembre. Cornell investigó cómo construir bombas caseras y ahorró dinero para comprar armas y municiones.

Su padre tiene dudas sobre algunos aspectos de la compra. Cornell estaba desempleado y trabajó sólo temporalmente por un salario mínimo. Era de alrededor de 500 dólares el dinero necesario para hacer la compra por su cuenta.

"Él tenía 1,287 dólares ahorrados. Estas armas costaron más de 1,700 dólares", dijo John Cornell, quien piensa que alguien más tuvo que aportar la diferencia y culpa al FBI. Piensa que su hijo fue empujado al plan.

Cornell quería hacer su "movimiento" en diciembre, según la denuncia. Él y el informante iban a viajar al Capitolio, explorar el lugar y luego detonar las bombas y abrir fuego.

El viaje de Cornell

En la escuela intermedia y secundaria, Cornell había sido luchador, dijo su padre. Después de su graduación, vivió en su casa y estaba desempleado, aún sin saber lo que quería hacer. "Rara vez salió de la casa", dijo John Cornell.

"Él es un gran chico de mamá, ya sabes. Su mejor amigo es su gatito. No hay manera de que pudiera haber llevado a cabo ningún tipo de complot terrorista", dijo el padre de Cornell. "Ni siquiera conducir. No tenía un coche".

Se había convertido recientemente al Islam, lo que le dio la paz interior, dijo John Cornell.

¿Pero era un seguidor de ISIS? "Claro que no", dijo John Cornell. "No hay manera de que mi hijo estuviera involucrado con ISIS".

Desde la detención de su hijo, tanto él como su esposa dicen que no han oído nada de dónde está su hijo. Aseguran que aman a su hijo más que nunca, y que tienen el corazón roto.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Él podría pasar su vida en la cárcel", dijo John Cornell. "¿Sabes lo devastador que es eso?".

Dave Alsup, Ryan Buckley y Teri Genova contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Para Estados Unidos, el TLCAN necesita cambios de fondo
No te pierdas
×