Fiscal que investigaba un ataque antijudío en Argentina es hallado muerto

Alberto Nisman fue encontrado sin vida en su departamento de Buenos Aires, horas antes de una comparecencia ante el Congreso
Muere fiscal que acusaba a la presidenta argentina
| Otra fuente: CNN Español

El fiscal argentino Alberto Nisman, que investigaba el atentado contra la mutual judía AMIA de 1994 que dejó 85 muertos, fue hallado muerto en la madrugada de este lunes en su departamento en el barrio de Puerto Madero, en Buenos Aires, confirmaron las autoridades.

Nisman fue hallado sin vida apenas horas antes de la declaración que pensaba realizar ante el Congreso por su denuncia de un plan del gobierno de Cristina Kirchner para dejar libres a los iraníes acusados por el atentado.

Desde la tarde del lunes se llevan a cabo marchas y cacerolazos en varias partes céntricas de Buenos Aires —incluyendo frente a la quinta presidencial de Olivos— y otras ciudades del país convocadas en redes sociales con la consigna #YosoyNisman, con base en el concepto de #JeSuisCharlie de las multitudinarias movilizaciones en París tras el ataque a la revista Charlie Hebdo.

La muerte

Según la agencia oficial Télam, la autopsia al cadáver de Alberto Nisman determinó que el fiscal murió de un balazo que ingresó por el parietal derecho de su cabeza, dos centímetros arriba de la oreja.

La fiscal nombrada para investigar el caso, Viviana Fein, había dicho que junto al cuerpo, encontrado en el baño de su vivienda en la Torre Le Parc en el barrio de Puerto Madero, había un arma calibre 22.

Fein dijo que no había testigos y que en el departamento “estaba todo ordenado", de acuerdo a Télam.

La autopsia del cuerpo ya se realizó, según confirmó a CNN el Centro de Información Judicial y los resultados serían difundidos en las próximas horas por la fiscal Fein.

En la tarde del lunes, Fein dijo en un comunicado que recibió un anticipo de la autopsia en el que el decano de la morgue indica que en la muerte no participó "una tercera persona", informó Télam.

Además, el informe preliminar señala que el arma utilizada no pertenecía a Nisman sino a uno de sus colaboradores, a quien se la habría pedido el domingo.

Alberto Nisman tenía previsto comparecer este lunes en el Congreso para dar detalles sobre la denuncia que presentó el miércoles contra la presidenta Cristina Fernández de Kirchner, el canciller Héctor Timerman y varios miembros del gobierno por supuestamente armar un plan para exonerar a los ciudadanos iraníes procesados por el atentado contra la AMIA, el mayor acto terrorista de la historia del país.

Nisman acusó a la mandataria y sus funcionarios y dirigentes cercanos de idear un plan para "fabricar la inocencia" de los iraníes acusados con el fin de obtener acuerdos comerciales que incluyeran el intercambio de granos y carne por petróleo barato.

El gobierno de Argentina había refutado duramente la denuncia de Nisman y, en un comunicado la cancillería dijo que el señalamiento “muestra el grado de confusión y parálisis en el que se encuentra la causa AMIA”.

No obstante, la presidenta Cristina Fernández de Kirchner ordenó este lunes al titular de la Secretaría de Inteligencia, Oscar Parrilli, que brinde colaboración a la jueza Servini de Cubría desclasificando información relacionada a la investigación del atentado a la AMIA, dando así cumplimiento al pedido solicitado por el fiscal especial de la Causa, Alberto Nisman, antes de su muerte.

Reacciones

La diputada Patricia Bullrich, presidenta de la Comisión de Legislación Penal, quien había organizado la reunión, se acercó al edificio en plena madrugada y afirmó haber hablado con el fiscal por última vez el sábado.

"Me dijo que estaba muy amenazado y que sabía que esto era un tema muy pesado. Ahora, la verdad que estoy muy consternada", dijo Bullrich.

El secretario de Seguridad argentino,Sergio Berni, confirmó que la presidenta estaba al tanto de la situación y se conocieron las primeras reacciones del gobierno a través del jefe de gabinete, Jorge Capitanich, quien se refirió al hecho como un suceso doloroso.

“Esta investigación judicial se halla a cargo del juez Manuel Arturo de Campos y tiene por supuesto todo el apoyo de las fuerzas de seguridad para garantizar un total esclarecimiento de este hecho doloroso", afirmó en conferencia de prensa citado por la agencia Télam.

Por su parte, Aníbal Fernández, secretario general de la presidenta Fernández , dijo que quedó “estupefacto" y agregó que se trata de una situación “inimaginable”.

Para Andrés Oppenheimer, colaborador de CNN y columnista de The Miami Herald, es una muerte "muy sospechosa", puesto que un hombre que va a suicidarse no actúa así.

Las reacciones a la muerte del fiscal Nisman sacudieron también las redes sociales y la etiqueta #MuertedeNisman se volvió tendencia mundial en Twitter.

Horacio Rodríguez Larreta, jefe de gobierno de Buenos Aires dijo estar “sin palabras” y pidió aclarar el hecho.

El futuro de la investigación

Aníbal Fernández dijo que la investigación sobre la AMIA que realizaba Nisman continuará.

“El, como fiscal, tenía la obligación legal de poner toda la carne al asador, la acusación y la prueba. No es posible que haya algo que no estuviera en el expediente, todo debía estar en el expediente. El fiscal es el responsable de guardar toda la documentación, ergo la documentación está toda, y yo ruego que se haga la investigación y se haga pública, y se va a poner en claro que nadie hizo más de lo que hizo el gobierno de Néstor y Cristina (Kirchner) para esclarecer los hechos del atentado”, dijo Fernández, citado por Télam.

En un comunicado conjunto, la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA) y la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) dijeron que la muerte de Nisman “representa un golpe de alto impacto para la causa. Las entidades firmantes redoblamos nuestro reclamo y compromiso para que el atentado sea esclarecido en su totalidad y para que los responsables sean sometidos ante la Justicia".

El juez Ariel Lijo ordenó medidas para asegurar las pruebas vinculadas con las escuchas telefónicas en las que se habría basado Nisman para la denuncia, informó el Centro de Información Judicial, entre ellas la confiscación de todos los discos compactos, donde están grabadas las intervenciones telefónicas y toda la documentación.

En el atentado, perpetrado el 18 de julio de 1994, murieron 85 personas y destruyó el edificio de siete plantas de la Asociación Mutual Israelita de Argentina, ubicado en el barrio de Once de Buenos Aires.

La AMIA es un centro de la comunidad judía dedicado a “promover el bienestar y el desarrollo individual, familiar e institucional de la vida judía en la Argentina”, según su página oficial.

El atentado de la AMIA fue el segundo contra intereses judíos en Argentina. En 1992 explotó una bomba frente a la embajada de Israel en Buenos Aires que mató a 29 personas e hirió a 242 más.

La comunidad judía atribuye a Irán y a Hezbollah la planificación y ejecución de ambos atentados.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con información de Iván Pérez Sarmenti

 

Ahora ve
Independentistas protestan con retiros de los bancos que salieron de Cataluña
No te pierdas
×