La presidenta argentina cree que la muerte de Nisman "no fue un suicidio"

La mandataria de Argentina dijo que el fiscal que la acusaba en realidad fue víctima de un plan contra su gobierno que incluía su muerte
Las dudas del caso del fiscal argentino
(Reuters) -

La presidenta argentina Cristina Fernández dijo estar "convencida" de que la muerte del fiscal Alberto Nisman "no fue un suicidio", en una nueva carta colocada en su blog.

Según la presidenta, a Nisman "le plantaron pistas falsas" en el marco de una "operación contra el gobierno".

Alberto Nisman fue encontrado en su casa con un tiro en la cabeza la noche del domingo al lunes, horas antes de comparecer ante el Congreso para dar detalles sobre la denuncia que había presentado contra la presidenta por supuesto encubrimiento de terroristas.

"Nisman no lo sabía y probablemente no lo supo nunca. La verdadera operación contra el gobierno era la muerte del fiscal después de acusar a la presidenta, a su canciller y al secretario general de La Cámpora de ser encubridores de los iraníes acusados por el atentado terrorista de la AMIA", afirmó Fernández.

En un principio, la propia mandataria había dicho que todo apuntaba a que se trataba de un suicidio, pero ahora parece haber cambiado su opinión. Y este miércoles, la presidenta añadió todavía más interrogantes al caso.

"¿Por qué se iba se a suicidar alguien que siendo fiscal gozaba él y su familia de una excelente calidad de vida?", señala la presidenta, que continúa sin aparecer en público.

La mandataria se pregunta también "por qué se permitió el acceso a la vivienda de Nisman de un médico privado de una obra social antes de dar cuenta al juez, a sus superiores, a los forenses", agregó.

La puerta de servicio de la vivienda donde se encontró muerto al fiscal argentino Alberto Nisman no estaba cerrada con llave y podría haberla abierto "cualquiera", según el cerrajero que facilitó el acceso al lugar ese día, lo que sembró nuevas dudas sobre las circunstancias de la muerte.

Lee: Fiscalía no encuentra pólvora en las manos de Nisman

El misterio de los accesos

"La puerta de servicio estaba abierta. Lo podría haber hecho cualquiera", explicó el cerrajero, identificado como Walter, quien fue llevado al departamento del fiscal por la madre para acceder al lugar ante el desconcierto por su paradero.

El cerrajero apuntó a los medios que no forzó la puerta principal "porque tenía una traba" y decidió entrar por la puerta de servicio.

En la puerta de servicio "estaba la llave puesta del lado de adentro", dijo Walter, quien explicó que "con un alambrecito" levantó un milímetro esa llave y la empujó hasta que cayó al suelo y, acto seguido, usó una copia que le facilitó la madre del fiscal para girar el pestillo y abrir.

En su trabajo, que no requirió más de diez minutos en total, el profesional estuvo acompañado por la madre del fiscal Nisman y por el jefe de bomberos, según su relato.

La Justicia investiga también una huella y una pisada localizadas en el pasillo del piso en que se encuentra el domicilio de Nisman tras descubrir un tercer acceso a su vivienda.

Según fuentes judiciales, el pasadizo comunica el departamento del fiscal con otro en un sector en el que están ubicados los equipos de aire acondicionado.

“Estoy en el aire”: madre

La madre del fiscal, Sara Garfunkel, puso en duda que su hijo se suicidara y no descartó presentarse como querellante en la causa que investiga su fallecimiento, según declaraciones a los medios argentinos.

Ante la pregunta de si cree que su hijo se mató, la mujer de 73 años contestó al diario Clarín: "No. No sé nada todavía, estoy en el aire por ahora". Criticó que "se ha dicho de todo", "cualquier cosa" sobre su hijo.

Garfunkel fue la primera en entrar a la vivienda de su hijo la noche del domingo, tras recibir la llamada de la secretaria de Nisman, quien había sido alertada por los guardaespaldas porque no respondía al timbre ni al teléfono.

La muerte de Nisman ha conmocionado a la sociedad argentina y ocurrió pocos días después de haber denunciado a la presidenta Fernández y a varios dirigentes oficialistas por supuestamente haber orquestado el encubrimiento de los presuntos terroristas iraníes que atentaron contra la mutual judía AMIA en 1994.

Esta hipótesis la avala también la sociedad argentina, quien, según un estudio de la firma Ipsos difundido ayer, en un 70% de los casos cree que fue asesinado y, de ellos, más de la mitad considera que está detrás el gobierno.

Ahora ve
Así fue el escape del alcalde opositor venezolano Antonio Ledezma
No te pierdas
×