Bombardeos en Mariupol, Ucrania, dejan al menos 30 muertos

Los cohetes provenían de zonas controladas por separatistas prorrusos, según la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa
Ucrania
Personas encienden velas por atentato del 24 de enero  Ucrania
(Reuters) -

Al menos 30 civiles murieron este sábado tras bombardeos dirigidos a la zona de Mariupol, puerto estratégico y última ciudad importante del este de Ucrania controlada por Kiev, durante una ofensiva lanzada por separatistas prorrusos.

Según balances preliminares del portavoz de la alcaldía de la ciudad Oleg Kalinine, los bombardeos dejaron también más de 90 heridos.

Los disparos de artillería provenían de las zonas bajo control de los separatistas prorrusos, informó la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE).

Los supervisores de la OSCE comprobaron que "los cohetes Grad fueron disparados desde el noreste (...) y los cohetes Uragan desde el este, ambos controladas por la 'República Popular de Donetsk'", indicó un comunicado.

La conquista de esta ciudad industrial de medio millón de habitantes ubicada al borde del mar de Azov le permitiría a Rusia y a los rebeldes crear un puente terrestre hacia Crimea, península ucraniana anexionada por Moscú en marzo.

"La ofensiva sobre Mariupol ha comenzado hoy", declaró este sábado el dirigente de la república autoproclamada de Donetsk, Alexandre Zajarchenko.

Lee:Ataque a una parada de autobús en Ucrania provoca al menos 7 muertes

Otros responsables separatistas negaron, por su parte, su responsabilidad en lo ocurrido y denunciaron una "provocación" de las fuerzas de Kiev.

Este sangriento ataque se produce pocos días después de que el ejército ucraniano abandonara el aeropuerto de Donetsk, que controlaba desde hace meses, lo que supone un giro psicológico en este conflicto que ya ha dejado más de 5,000 muertos en nueve meses.

El presidente ucraniano, Petro Poroshenko, afirmó en un comunicado que su país luchará "hasta la victoria total" contra los separatistas prorrusos.

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, "condenó firmemente" este sábado los bombardeos y denunció las declaraciones belicistas de los separatistas prorrusos.

Según su portavoz, Ban "destacó que los cohetes parecen haber sido lanzados de forma ciega sobre zonas civiles, lo que constituiría una violación de las leyes humanitarias internacionales".

"La paz, la integridad territorial y la estabilidad de Ucrania, vinculada de forma indefectible a las de la región en su conjunto, deben ser restablecidas con urgencia", precisó Ban en el comunicado.

La Unión Europea estudia la posibilidad de convocar una reunión extraordinaria de sus ministros de relaciones exteriores la semana que viene, para sancionar la ofensiva lanzada por los rebeldes prorrusos. 

En Kiev, el primer ministro, Arseni Yatseniuk, llamó a la comunidad internacional a "detener al agresor ruso que amenaza Ucrania, Europa y la seguridad mundial".

Mientras que la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa (OSCE) condenó el bombardeo "temerario, ciego y vergonzoso".

"Necesitamos un alto el fuego inmediato", añadió el jefe de la misión de observación de la OSCE en Ucrania, Ertugrul Apakan, en un comunicado.

Lee:Fuerzas y armamento rusos entraron a Ucrania, informa el primer ministro

El secretario de Estado de Estados Unidos, John Kerry, pidió a Rusia que ponga fin "inmediatamente" a su apoyo a los separatistas prorrusos en el este de Ucrania. 

"De lo contrario, la presión internacional y de Estados Unidos sobre Rusia y sus intermediarios aumentará", dijo.

El balance de víctimas de los bombardeos sobre Mariupol alcanzó los 30 muertos, según el ayuntamiento, que no descartó nuevas bajas. 

Hasta ahora la ciudad había quedado relativamente al margen de los combates en el este ucraniano, que se libraban en sus alrededores.

Los bombardeos destrozaron tres casas del barrio y la onda expansiva rompió los cristales de tres edificios de nueve pisos, comprobó un periodista de AFP.

El asfalto estaba cubierto de cristales y escombros y, cinco horas después del ataque, los bomberos seguían apagando los incendios.

Militares y policías patrullaban las calles casi vacías.

Ahora ve
Tras ataque en Las Ramblas, Mariano Rajoy pide unión contra el terrorismo
No te pierdas
×