29 inmigrantes mueren de frío en un barco que se dirigía a Italia

La Guardia Costera italiana acudió a un pedido de socorro y envió dos embarcaciones de asistencia que regresaron con más de 100 imigrantes
inmigrantes italia lampedusa  inmigrantes italia lampedusa
(Reuters) -

El Mediterráneo volvió a transformarse en cementerio este lunes, tras la muerte de frío de 29 inmigrantes que intentaban llegar a las costas del sur de Italia, "una tragedia que podía ser evitada", según las autoridades locales.

Los inmigrantes murieron por hipotermia a bordo de la embarcación que fue socorrida la madrugada del domingo por guardacostas italianos o durante el transporte en embarcaciones de asistencia enviadas desde la isla italiana de Lampedusa.

El único centro de salud de la isla confirmó este lunes la muerte de los 29 migrantes.

"Es terrible, eran casi todos jóvenes. Todos estaban mojados, empapados por la lluvia, muertos de frío", había declarado previamente el director del centro médico de Lampedusa, Pietro Bartolo.

Según otro médico de este centro de salud, adonde fueron trasladados los ocupantes de la lancha, algunos de ellos llegaron ya muertos, debido a la ola de frío intenso que azota el mar Mediterráneo.

La Guardia Costera italiana recibió este domingo por la noche un pedido de socorro a través de un móvil satelital por lo que pidió ayuda a dos barcos mercantes que se encontraban cerca de la lancha y envió inmediatamente dos embarcaciones de asistencia que zarparon de Lampedusa.

Las condiciones terribles del mar, con olas altas de más de ocho metros, dificultaron la operación de socorro, según explicó en un comunicado la Guardia Costera, que recalca que pese al mal tiempo no se ha detenido la travesía de inmigrantes provenientes de África.

"No cesa el tráfico de seres humanos desde Libia", aseguraron las autoridades marítimas.

Después del 2014, año récord con la llegada de 170,000 inmigrantes ilegales a Italia, el fenómeno no parece detenerse en el 2015.

Según el Ministerio del Interior, 3,528 inmigrantes desembarcaron en Italia en el mes de enero.

La gran mayoría de ellos arribaron en lanchas neumáticas o en barcos pesqueros que zarpan de Libia, donde el caos reinante deja vía libre a los traficantes.

En solo tres semanas, entre finales de 2014 e inicios de 2015, los guardacostas han rescatado unos 3,000 inmigrantes, la mayoría viajaban en condiciones dramáticas o habían sido abandonados a la deriva cerca a las costas italianas.

La Unión Europea lanzó en octubre pasado la operación Tritón, coordinada por Frontex, la agencia de vigilancia de las fronteras, que tiene como objetivo controlar las fronteras marítimas y socorrer las embarcaciones en dificultad.

Italia por su parte ha reducido gradualmente los fondos para la operación Mare Nostrum, que garantizaba el socorro con naves militares equipadas de miles de personas que atravesaban el Mediterráneo en pésimas condiciones

Esta disminución de fondos ha generado protestas y críticas por parte de las autoridades locales y las organizaciones humanitarias.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Los 366 muertos del 2013 no han servido de lección. Las palabras del papa no han servido de nada. Esa es la realidad", lamentó indignada la alcaldesa de Lampedusa, Giusi Nicolini, quien exige a las autoridades nacionales mayores fondos para frenar el fenómeno.

"Siento decirlo, pero esta tragedia se podía evitar. Podían ser rescatados por naves militares equipadas y no con embarcaciones de asistencia o lanchas neumáticas que no podían protegerlos del mal tiempo y la temperatura gélida", declaró Bartolo.

Ahora ve
Así fue la primera visita oficial de Justin Trudeau a México
No te pierdas
×