Caricaturista sobrevive a ataque en Dinamarca: "soy un blanco conocido"

Lars Vilks está en la lista de blancos de al Qaeda por sus bocetos del profeta Mahoma; cree que era el objetivo del atentado en Copenhague
El caricaturista Lars Vilks, centro de la polémica y de un presunto complot para asesinarlo, en su hogar en Suecia
reuters-vilks-suecia  El caricaturista Lars Vilks, centro de la polémica y de un presunto complot para asesinarlo, en su hogar en Suecia
Autor: Catherine E. Shoichet
(Reuters) -

Lars Vilks sabe de amenazas. El caricaturista sueco está en una lista de blancos de al Qaeda y viaja a todas partes con guardaespaldas.

Ha sobrevivido a otros atentados. Sin embargo, Vilks dijo que el tiroteo contra un foro sobre la libre expresión en una cafetería de Copenhague ha sido el peor.

En el evento del sábado, el embajador de Francia en Dinamarca acababa de hablar sobre el reciente ataque contra la revista Charlie Hebdo en París. Una miembro de una organización feminista había tomado la palabra. Vilks se dio cuenta de que algo andaba mal.

"De repente escuchamos mucho ruido. Se escuchó bang, bang, bang, y rápidamente entendimos que algo estaba pasando", contó el domingo a Fredricka Whitfield de CNN.

Los guardaespaldas de Vilks entraron en acción.

"Me agarraron y me arrojaron dentro de una bodega junto con el director", dijo. "Nos pusieron debajo de una mesa y unos policías con las pistolas desenfundadas nos cuidaron".

Vilks cuenta que afuera de la bodega se desarrollaba una escena más aterradora.

Un hombre fuertemente armado trataba de entrar a la cafetería. La policía trataba de detenerlo, pero no era una pelea justa.

"Estaba muy bien equipado y los policías no. Él tenía la ventaja… Varios policías (quedaron) heridos, pero de todas formas trataron de disparar", cuenta Vilks.

Dentro de la cafetería, los asistentes aterrorizados buscaban refugio.

"Se escondían en rincones, debajo de las mesas y todo", cuenta Vilks. "Solo estaban esperando (a ver) quién abría la puerta allí y quién entraba".

Por suerte, dice Vilks, fue un policía herido quien finalmente entró en la cafetería y no el pistolero, a quien mataron más tarde, según la Policía.

"Soy un blanco bien conocido"

El caricaturista salió ileso, pero el pistolero mató a un hombre de 55 años e hirió a tres agentes antes de escapar, según las autoridades.

No se puede saber con certeza cuáles eran los objetivos del pistolero, dice Vilks. Sin embargo, cree que es probable que él haya sido el blanco. Los bocetos controvertidos que hizo del profeta Mahoma en 2007 provocaron que lo incluyeran en una lista de blancos de al Qaeda y ofrecieran una recompensa de 100,000 dólares (alrededor de un millón 400,000 pesos) por él, lo que ha desatado varias amenazas y atentados en su contra.

Para muchos musulmanes, cualquier imagen de Mahoma es una blasfemia. Los retratos que insultan deliberadamente al profeta son peores.

Lee: ¿Por qué el islam prohíbe las imágenes de Mahoma?

Vilks recibe amenazas de muerte constantemente y revisa con frecuencia si hay explosivos en su auto.

Mientras daba un discurso en un foro sobre la libertad de expresión en 2010, recibió golpes mientras los atacantes gritaban Alahu akbar (Dios es grande en árabe). El incidente acabó en una trifulca.

"Ahora soy un blanco muy conocido y eso aumenta el valor porque estos tipos trabajan con gran consciencia del interés de los medios, así que si quieren matar a alguien, tiene que ser alguien bien conocido… Eso significa que cuando voy a alguna parte, siempre llevo guardaespaldas", dijo. "No puedo solo ir a ninguna parte".

¿El ataque en Dinamarca significa que se retirará de las presentaciones en público?

Vilks dijo a CNN que planea seguir con su activismo. Sin embargo, los organizadores de eventos futuros se tomarán muy en serio la seguridad, dijo.

¿Quién es el responsable?

El islam y otras religiones deberían estar abiertos a las críticas porque su ideología está íntimamente ligada a los asuntos sociales y políticos, dijo.

"Si te sumerges en los negocios políticos, tienes que entrar al juego", dijo. "Mientras eso siga ocurriendo, las críticas al islam continuarán, y con toda razón".

Vilks dijo que su trabajo y las personas que hablan de él son "parte del diálogo político".

"Si hay gente que quiere salir con armas y empezar a asesinar a otras personas, lo que deberías de hacer es poner a esta gente en prisión porque no podemos aceptar que haya gente asesinando y tratando así de detener el diálogo que sostienes", dijo.

Esa clase de diálogos, dijo, son parte esencial de la libre expresión y de la vida en una democracia.

OPINIÓN: El terrorismo no puede matar la libertad de expresión

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El responsable de la violencia "claro que no es el que sigue las reglas y mantiene vivo un diálogo razonable. Es esa gente que trata de impedirlo por medio de la violencia y los asesinatos", dijo.

Con información de Atika Shubert, Susanne Gargiulo y Holly Yan

Ahora ve
Periodista hispana vivió en carne propia la intolerancia de integrante del KKK
No te pierdas
×