Argentina denuncia por contrabando a un exespía que colaboraba con Nisman

El gobierno acusó a Antonio Stiuso de presuntamente introducir millones de pesos en productos al país a través de su oficina
El caso Nisman, a un mes de su muerte en Argentina
(Reuters) -

El gobierno argentino denunció penalmente por contrabando y evasión fiscal al exagente de inteligencia Antonio Jaime Stiuso, destituido en diciembre y quien había colaborado estrechamente con el fallecido fiscal Alberto Nisman, informó el martes la Secretaría de Inteligencia (SI).

Stiuso y otros dos agentes de inteligencia fueron acusados de cometer una "cuantiosa maniobra de contrabando perpetrada por un sector de los funcionarios de la Secretaría de Inteligencia", informó el secretario de Inteligencia, Oscar Parrilli, en una conferencia de prensa en la casa de Gobierno.

"Se trató de 67 importaciones por un total de 94,000 kilos de mercadería entre 2013 y 2014, lo que calificamos como contrabando porque no estaba destinada a la SI", dijo Parrilli, aunque aclaró que aún no se puede "cuantificar el monto".

Precisó que la maniobra se llevó a cabo a través de una veintena de empresas importadoras, "la mayoría de Miami", y que incluía material médico, oftalmológico y de juguetes electrónicos, entre otros.

El funcionario agregó que se encontraron con "una perlita", ya que de acuerdo con el informe de la Dirección de Migraciones, la camioneta negra que utilizó Stiuso para irse de Argentina a Uruguay la semana pasada, tras declarar como testigo en la fiscalía por el caso Nisman, pertenece a la empresa House to House S.A., una de las firmas supuestamente involucradas en el contrabando.

Parrilli, un hombre de confianza de la presidenta Cristina Fernández Kirchner, se hizo cargo de la Secretaría de Inteligencia en diciembre pasado, cuando fue destituida la cúpula y, entre ellos, Stiuso, quien era jefe de Operaciones de la SI luego de estar al servicio de la inteligencia argentina desde 1972.

Stiuso declaró casi en secreto durante el feriado de carnaval ante la fiscal Viviana Fein, que lo citó como testigo en el marco de la causa que investiga la muerte de Alberto Nisman, el 18 de enero pasado en circunstancias aún sin esclarecer.

Lee: Miles marchan en Buenos Aires por muerte de Nisman

Nisman estaba a cargo de la fiscalía especial por el atentado a la mutual judía AMIA en 1994, con 85 víctimas fatales, y apareció muerto de un disparo en la cabeza en su departamento un día antes de presentarse en el Congreso para dar precisiones sobre una denuncia contra la presidenta.

Cuatro días antes de morir, Nisman había acusado a Fernández y a su canciller, Héctor Timerman, de encubrir a exgobernantes iraníes supuestamente involucrados en el atentado antisemita de 1994.

Parrilli dijo que presentó la denuncia penal el lunes ante el juzgado Penal Económico de Rafael Caputo y que fueron suspendidos preventivamente por 60 días otros dos agentes de inteligencia que aún estaban en funciones.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"No es un simple contrabando, sino que está agravado por haber usado prerrogativas que la ley le otorga en beneficio propio", aseguró.

El delito de contrabando agravado prevé una pena de 4 a 10 años de prisión.

Ahora ve
Según la psicología, estos factores pueden predecir un divorcio
No te pierdas
×