Choque de agentes del Servicio Secreto "decepciona" a Obama

El accidente afuera de la Casa Blanca se une a los escándalos que han dañado la imagen del Servicio Secreto en los últimos tres años
‘Los errores’ del Servicio Secreto en EU
Kevin Liptak
Autor: Kevin Liptak
WASHINGTON, Estados Unidos (Reuters) -

Uno pensaría que si dos agentes de alto nivel del Servicio Secreto de Estados Unidos —incluyendo al segundo en mando en la seguridad del presidente Barack Obama— fueran acusados de haber tomado y chocado un vehículo con una barrera de la Casa Blanca, probablemente causaría conmoción y sorpresa entre los funcionarios de la administración y los legisladores.

Pero en lugar de eso, las noticias dadas a conocer el miércoles sobre dos agentes estadounidenses solo generaron decepción en Washington, en donde los escándalos que involucran a la agencia ahora parecen ser algo regular.

Obama, que sabe de lo ocurrido, estuvo “decepcionado” al enterarse que dos de sus funcionarios de alto nivel habían impactado un automóvil con una puerta de seguridad tras haber tomado en una fiesta en Georgetown.

Leer: Un ‘drone’ es hallado en terrenos de la Casa Blanca

Uno de los involucrados ha pasado muchas horas a unos centímetros del presidente, protegiéndolo.

La reacción fue una respuesta familiar tras repetidos escándalos del Servicio Secreto, que alguna vez gozó de una buena reputación como el equipo élite y más selectivo, encargado de brindar seguridad en Estados Unidos.

Si bien los agentes que lo integran siguen siendo de los mejores entrenados y con alta inteligencia, con la confianza del presidente y su familia, la imagen del Servicio Secreto ha sido dañada tras tres años de malas conductas.

El escándalo de prostitución en Colombia

En 2012, una docena de agentes enviados a Cartagena, Colombia, fueron acusados de llevar prostitutas a sus cuartos de hotel mientras se llevaba a cabo una reunión de líderes mundiales que incluían al presidente Obama. El escándalo de media noche quizás no se hubiera dado a conocer sino fuera porque las mujeres involucradas se quejaron de que no les pagaron lo acordado

El incidente causó furor. El presidente Obama declaró que estaba “enojado” por los hechos y equipos de noticias fueron enviados para localizar a las prostitutas; finalmente, ocho de los agentes involucrados perdieron sus trabajos. Otros fueron amonestados.

Empleados del Servicio involucrados en el episodio fueron sometidos a pruebas de polígrafo, y muchos que no fueron despedidos fueron reasignados.

El rencor sobre cómo fueron tratadas las investigaciones provocó que varias personas difundieran información sobre varios momentos en los que se han presentado conductas inapropiadas, le dijeron a CNN trabajadores y extrabajadores de la Casa Blanca.

Entre las revelaciones destaca el hecho de que un agente alcoholizado se desmayó en el pasillo de un hotel en Ámsterdam, Holanda, previo a que Obama visitará el país europeo, así como un grupo de agentes que chocaron en Florida Keys durante la vacación familiar de los Obama

Un hombre salta la barda de la Casa Blanca

Romper la barrera de seguridad ha puesto un asterisco en la reputación de la agencia. Uno de los ejemplos incluye el ocurrido en septiembre pasado, cuando un hombre con un cuchillo, y que padece de sus facultades mentales, brincó una barda de la Casa Blanca y procedió a correr alrededor de la parte norte del lugar, hacia la mansión ejecutiva y por las puertas del lado este.

Cuando semanas después el Servicio Secreto pudo bajar a un hombre que trataba de hacer lo mismo, el logro fue atribuido a dos perros que se percataron del hecho, no a los oficiales.

El hecho causó preocupación, varias audiencias en Capitol Hill y eventualmente la renuncia de la entonces directora de la agencia.

Un susto cortesía de un drone

En enero pasado, un drone voló sobre la Casa Blanca y aterrizó dentro del perímetro de seguridad. No fue un escándalo, pero si presentó una nueva amenaza para la agencia, que trata de revalidar su imagen. Los agentes procedieron a realizar varios vuelos de drones por la madrugada, con la esperanza de desarrollar una manera de poder controlar estos aparatos.

El nuevo jefe de la agencia, Joseph Clancy, es un viejo conocido de la agencia que fue jefe de protección de Obama y es de toda la confianza del presidente. El hombre pasó las más recientes acusaciones de agentes bajo su mando al Inspector General del Departamento de Seguridad Interior, que realizará una investigación para determinar las acciones contra los funcionarios, que ahora están asignados a tareas que no requieren operación presencial.

Ahora ve
Así crece la bebé panda gigante que nació en el zoológico de Tokio
No te pierdas
×