Un periódico alemán filtra las últimas palabras del piloto del Germanwings

La policía alemana encontró los medicamentos en el apartamento donde estaba la nota médica que incapacitaba a Lubitz para volar
Andreas Lebitz
Andreas Lebitz  Andreas Lebitz
Steve Almasy, Joshua Berlinger y Laura Smith-Spark
Autor: Steve Almasy, Joshua Berlinger y Laura Smith-Spark
(Reuters) -

Los registros de una de las 'cajas negras' recuperadas del vuelo 9525 de Germanwings corroboran la teoría de los investigadores sobre que el copiloto cerró la cabina con llave antes de estrellar el avión.

"¡Por el amor de Dios, abre la puerta!", gritó el capitán Patrick Sondenheimer mientras golpeaba la compuerta de la cabina de pilotaje.

Trece minutos después, el avión se estrelló en los Alpes franceses.

El audio de la grabación no se ha hecho público, pero el periódico alemán Bild publicó lo que dice ser un resumen de la transcripción de los sonidos. CNN no pudo confirmar la información de manera independiente.

Antes del despegue, Sondenheimer le dijo al copiloto Andreas Lubitz que no había podido ir al baño en Barcelona, España, de acuerdo con Bild. Lubitz contestó que podía ir en cualquier momento.

Se cree que Lubitz cerró la puerta de la cabina del piloto del vuelo 9525 antes de poner el avión en modo de descenso hacia las montañas, indicaron las autoridades francesas.

Leer: El copiloto actuó "deliberadamente" para estrellar el avión

El vuelo despegó con 20 minutos de retraso. Luego de llegar a la altitud adecuada de vuelo, Sondenheimer pidió a Lubitz preparar la estabilización.

Una vez terminado el proceso, Lubitz dijo al capitán que "podía ir (al baño) en cualquier momento".

Se escuchó el sonido de un asiento recorriéndose y al piloto diciendo a su compañero que "te puedes hacer cargo".

A las 10:29 horas locales, el radar de tráfico aéreo detectó que el avión comenzaba a descender y tres minutos después, los controladores intentaron contactar con el avión, sin recibir respuesta. Poco después, la alarma se apagó, anunciando el "rango de hundimiento", reportó Bild.

Lo siguiente que se escuchó fue el golpeteo de la puerta. Sondenheimer le rogó a Lubitz que lo dejara entrar. Los pasajeros comenzaron a gritar, de acuerdo con la transcripción del medio alemán. 

Leer: El piloto se quedó afuera de la cabina del vuelo de Germanwings

Luego de tres minutos, un sonido metálico se escuchó a 7,000 metros de altura. Otro minuto y medio después, la alarma indicó que habían descendido otros 2,000 metros y necesitaban retomar altitud.

"¡Abre la maldita puerta!", gritó el piloto.

A las 10:38 horas, el avión se encontraba a 4,000 metros. La respiración de Lubitz todavía se escuchaba en la grabadora, de acuerdo con lo informado por Bild.

Dos minutos después, los investigadores creen escuchar que el ala derecha del avión se impacta con el pico de la montaña.

Los gritos se escucharon una última ocasión.

Richard Quest, conductor de Quest Means Business de CNN, consideró "increíble" que el audio de la 'caja negra' se haya filtrado de esta manera.

Las grabaciones de las cabinas son una parte sensible y muy privadas durante la investigación de un accidente aéreo. Nunca son reveladas oficialmente, de acuerdo con Quest.

Las comunicaciones entre los controladores del tránsito aéreo y la cabina de pilotos deben permanecer en privado, pero eso es menos común en Europa como lo es en Estados Unidos.

Una versión editada y redactada de la transcripción se publica como parte de la investigación final de un incidente.

Ansiedad, trabajador quemado y depresión

Un grupo de investigadores alemanes encontró antidepresivos en el departamento de Andreas Lubitz, copiloto del avión accidentado de Germanwings, indicaron algunos medios.

Lubitz recibió inyecciones para un medicamento psicosomático, de acuerdo con el diario Le Parisien. Además, tenía una prescripción médica que influye en los neurotransmisores, pero no hay certeza cuándo ocurrió eso, agregó el medio francés.

El diario alemán Die Welt citó a un investigador no identificado que dijo que Lubitz sufría de una “enfermedad psicosomática” severa y que la policía alemana encontró medicina para el problema. Lubitz sufría de "síndrome de burnout (o trabajador quemado) severo" y depresión, según una fuente citada por el diario alemán.

El periódico estadounidense The New York Times también reportó que se encontraron antidepresivos durante la búsqueda en el apartamento. CNN no ha podido confirmar estos reportes de manera independiente.

Las autoridades francesas dijeron que Lubitz posiblemente estrelló el vuelo 9525 de Germanwings contra los Alpes de forma deliberada el martes, mientras viajaba desde Barcelona, España, hasta Dusseldorf, Alemania, con 150 personas a bordo.

“Incapacitado para trabajar”

Se espera que los investigadores interroguen a los familiares, amigos y compañeros de trabajo de Lubitz para saber qué es lo que pudo haber llevado al aparentemente competente y estable copiloto a provocar el choque aéreo.

Lubitz había sido declarado “incapacitado para trabajar” por un médico, de acuerdo con los investigadores alemanes.

Mientras los esfuerzos continúan, decenas de personas asistieron a la ceremonia en homenaje a las víctimas el sábado en una iglesia del pueblo francés Digne-les-Baines, cerca de donde ocurrió el choque.

Leer: Andreas Lubitz, el joven "divertido" con "un vuelo perfecto"

Familiares de las víctimas y residentes locales se reunieron la tarde del sábado junto a un memorial de piedra colocado cerca del sitio del accidente, en la villa de Le Vernet. Se colocaron flores a la sombra de los Alpes franceses nevados.

La mayor parte de la comunidad local indicó haber visto al padre de Lubitz la tarde del jueves y que parecía “un hombre profundamente consternado”.

“Nos da la impresión de que ese hombre está cargando con todo el peso del desastre en sus hombros”, dijo el alcalde de Prads-Haute-Bleone, Bernard Bartolini, el sábado.

“Puedo decir que es un hombre cuya vida está completamente destrozada”, comentó Bartolini.

Especulación sobre salud mental

Gran parte de la atención se ha centrado en el estado mental de Lubitz, alegando que pudo haber tenido problemas mentales.

Los investigadores encontraron una carta en el bote de basura de su departamento de Dusseldorf que indica que Lubitz no estaba capacitado para hacer su trabajo, dijo el fiscal de la ciudad, Christoph Kumpa, el viernes. La nota había sido “destrozada”, destacó.

Leer: Los investigadores intentan reconstruir 'la vida secreta' del copiloto

El problema de Lubitz no ha sido revelado. El New York Times y The Wall Street Journal, citando fuentes anónimas, reportaron el viernes que Lubitz sufría de una enfermedad mental y ocultó su diagnóstico a su empleador.

Un reporte subsecuente de The New York Times el sábado, citando a dos oficiales con conocimiento de la investigación, mencionaba que Lubitz buscaba tratamiento antes del accidente debido a problemas de visión que pudieron haber puesto su carrera en riesgo.

De acuerdo con los oficiales no identificados, Lubitz también estaba en tratamiento por problemas psicológicos. Otros reportes de los medios indicaron que se trataba de depresión.

Lubitz tenía una novia, una profesora de escuela en Dusseldorf, de acuerdo con los medios alemanes.

Notas médicas destruidas

Lubitz pasó su examen médico anual para la recertificación como piloto en el verano de 2014, indicó una fuente alemana de aviación a CNN.

Un oficial con Lufthansa, dueño de Germanwings, dijo que lo único que se examinó fue la parte física, no psicológica, y que si Lubitz hubiese tenido problemas de visión, hubieran sido descubiertos.

El oficial también comentó que la compañía nunca tuvo indicios de que Lubitz estuviera deprimido y que si fue a ver a un médico por su cuenta, tendría que haberse reportado como incapacitado para volar.

Una clínica de Dusseldorf indicó que Lubitz fue dos veces, la más reciente el 10 de marzo, “concerniente a un diagnóstico”. Pero la Clínica Universitaria dijo que no trató al copiloto por depresión.

Los investigadores alemanes dicen que todavía tienen entrevistas y otro trabajo pendiente antes de revelar lo que decían los registros encontrados en el departamento y en casa de los padres de Lubitz en Montabaur.

Pero el hecho de que los investigadores encontraran “destruidas las notas médicas de incapacidad, que abarcaban el día del accidente, lleva a la conclusión preliminar de que el hombre mantuvo su enfermedad en secreto a su empleador y en su ambiente profesional”, indicaron los fiscales.

Germanwings corroboró esta versión, diciendo que nunca recibió alguna nota de enfermedad de parte de Lubitz.

Ningún escenario descartado

Jean Pierre Michel, jefe de investigación en el área francesa, dijo el sábado que todavía no es posible enfocarse en los reportes de enfermedad mental de Lubitz.

Michel informó que los investigadores no han descartado ningún escenario todavía.

Se cree que Lubitz cerró la cabina del piloto del vuelo 9525 desde el interior, antes de iniciar el descenso del avión contra las montañas, indicaron las autoridades francesas.

Leer: 5 casos de pilotos que han chocado intencionalmente

A pesar de que los equipos de búsqueda recuperaron la caja negra, la grabadora de datos permanece desaparecida. El aparato podría revelar detalles cruciales sobre lo que ocurrió durante los momentos finales del vuelo.

El ministerio de Defensa francés indicó en un comunicado que envió un jet de combate y un helicóptero al área del siniestro antes de perder contacto con el avión.

Ahora ve
Wuilly Arteaga, el violinista de las protestas en Venezuela, fue liberado
No te pierdas
×