Germanwings: investigadores hallan celulares, pero niegan que haya videos

El vocero de la Gendarmería francesa dijo que los reportes sobre la existencia de un video son “completamente erróneos" y "sin bases"
¿Un piloto con tendencias suicidas?
Autor: Laura Smith-Spark, Margot Haddad y Pamela Brown
(Reuters) -

El fiscal francés que conduce una investigación sobre la caída del vuelo 9525 de Germanwings insistió este miércoles que no conocía que exista algún video del interior del avión.

El fiscal Brice Robin dijo a CNN que "hasta el momento no se han utilizado videos en la investigación del accidente". Y añadió: "una persona que tenga un video de este tipo debe entregarlo de inmediato a los investigadores".

Los comentarios de Robin siguen a las afirmaciones de dos publicaciones, el diario Bild alemán y la revista francesa Paris Match, que informaron que un video de un celular muestra los últimos segundos en el vuelo 9525 de Germanwings, el cual se estrelló en los Alpes franceses.

Las 150 personas a bordo murieron.

Paris Match y Bild informaron que el video fue recuperado de un teléfono en el lugar de la caída. Las dos publicaciones describen el supuesto video, pero no lo publicaron en sus sitios web. Indicaron que vieron el video, que fue encontrado por una fuente cercana a la investigación.

"Uno puede oír gritos de 'Dios mío' en varios idiomas", informó Paris Match. "Golpeteo metálico también se puede escuchar más de tres veces, tal vez del piloto que trataba de abrir la puerta de la cabina con un objeto pesado. Por el final, después de una sacudida fuerte, más fuerte que las demás, los gritos se intensifican. Entonces nada".

"Es una escena muy perturbadora", dijo Julian Reichelt, editor en jefe de Bild en internet.

Un funcionario de la agencia de investigación de accidentes de Francia, BEA, dijo que la oficina no tiene conocimiento de algún video.

El teniente coronel Jean-Marc Menichini, un vocero de la Gendarmería francesa a cargo de las comunicaciones en el lugar del accidente del Germanwings, dijo a CNN que los informes eran "completamente equivocados" y "sin bases".

Teléfonos celulares han sido recogidos en el lugar, dijo, pero "no habían sido revisados todavía".

Lee: Patrick Sondenheimer, el capitán del vuelo 9525

El editor dice que es real

Menichini dijo que creía que los teléfonos celulares tendrían que ser enviado al Instituto de Investigación Criminal en Rosny-sous-Bois, cerca de París, con el fin de ser analizados por técnicos especializados que trabajan con los investigadores.

Pero ninguno de los teléfonos celulares que han sido encontrados hasta el momento ha sido enviado al instituto, dijo Menichini.

Cuestionado sobre si el personal involucrado en la búsqueda podría haber filtrado una memoria de un celular a los medios de comunicación, Menichini respondió con un rotundo "no".

Reichelt dijo que había visto el video como lo describieron en los reportes, e indicó que tanto Bild como Paris Match están "muy seguros" de que el video es real.

Señaló que los investigadores solo revelaron que había teléfonos celulares recuperados del lugar del accidente después de que Bild y Paris Match publicaron sus informes.

"Eso es algo que no sabíamos antes... En general, podemos decir que muchas cosas de la investigación no fueron reveladas por la investigación desde el principio", dijo.

La depresión de Lubitz

La aerolínea alemana Lufthansa confirmó el martes que el copiloto Andreas Lubitz había luchado durante años con la depresión antes de que tomara el control del vuelo 9525 de Germanwings, que presuntamente estrelló deliberadamente la semana pasada en los Alpes franceses.

Lubitz reportó a su escuela de formación de Lufthansa en 2009 que tenía un "episodio previo de depresión severa", dijo la aerolínea el martes.

La correspondencia por correo electrónico entre Lubitz y la escuela encontrada en una investigación interna, dijo Lufthansa, incluía documentos médicos que él envió en relación con la reanudación de su entrenamiento de vuelo.

El anuncio indica que Lufthansa, la compañía matriz de Germanwings, sabía de la lucha de Lubitz con la depresión, y aún así le permitió continuar su entrenamiento y, en última instancia, lo puso en la cabina del pilotos.

Lufthansa, cuyo CEO, Carsten Spohr, previamente dijo que Lubitz estaba al 100% de sus condiciones de volar, se refirió a su declaración el martes como "apresurada" y dijo que estaba compartiendo la información y documentos —incluyendo de la capacitación y los registros médicos— con los fiscales.

Spohr viajó al lugar del accidente este miércoles, donde los equipos de recuperación han estado trabajando desde la semana pasada para recuperar los restos humanos y restos del avión esparcidos por una ladera escarpada.

Observó el centro de crisis creado en Seyne-les-Alpes, depositó una ofrenda floral en el pueblo de Le Vernet, más cercano al lugar del accidente, donde las familias han dejado flores en un sencillo monumento de piedra.

Expresó su “profundo pesar” a las familias de las víctimas con las que se encontró. “No hay una sola hora en la que no pensemos acerca de este terrible accidente, las víctimas y los familiares y amigos de esas víctimas”, dijo, además de agradecer los esfuerzos de los investigadores.

Menichini dijo a CNN el martes que no hay restos humanos visibles que hayan quedado en el lugar, pero la recuperación seguirá buscando.

El presidente de Francia, Francois Hollande, dijo el martes que tendría que ser posible identificar a todas las víctimas mediante el análisis de ADN hacia el final de la semana, antes de lo que las autoridades habían sugerido previamente.

Mientras tanto, la recuperación de las pertenencias personales de las víctimas se iniciará el miércoles, dijo Menichini.

Entre los objetos podría haber más celulares que pertenecen a los 144 pasajeros y seis tripulantes a bordo.

Miedo a perder la licencia, un posible motivo

Los detalles sobre la correspondencia de Lubitz con la escuela de vuelo durante su entrenamiento estaban entre varios acontecimientos conocidos mientras los investigadores profundizan en las causas del accidente y posibles motivos de Lubitz para derribar el avión.

Un vocero de Lufthansa dijo a CNN el martes que Lubitz tenía un certificado médico válido, había pasado todos sus exámenes y “obtenido todas las licencias necesarias".

Previamente, un vocero de la oficina del fiscal en Dusseldorf, Christoph Kumpa, dijo que los registros médicos revelan que Lubitz sufrió de tendencias suicidas en algún momento antes de iniciar su carrera en la aviación, además de que se sometió a psicoterapia antes de obtener su licencia de piloto.

Kumpa enfatizó que no hay evidencia que sugiera que Lubitz era suicida o que actuaba de forma agresiva antes del accidente.

Los investigadores están estudiando si Lubitz temía que su condición médica le hubiera hecho perder su licencia de piloto, dijo un funcionario gubernamental europeo sobre la investigación.

Mientras que volar era "una gran parte de su vida", dijo la fuente, es sólo una de las teorías que se considera.

Otra fuente, un funcionario de la policía con información sobre la investigación, también dijo a CNN que las autoridades creen que el principal motivo de Lubitz para derribar el avión era que temía que no se le permitiría volar a causa de sus problemas médicos.

La novia de Lubitz dijo a los investigadores que había visto a un oculista y un neuropsicólogo, y ambos consideraron que no era apto para trabajar recientemente y concluyeron que tenía problemas psicológicos, dijo el funcionario europeo.

Sin embargo, no todo en la mente de una persona es saber acerca de sus luchas anteriores de salud mental, pues puede haber mucho más en la historia, dijo Brian Russell, un psicólogo forense.

"La psicología puede explicar por qué alguien volcaría su rabia hacia sí mismo sobre el hecho de que tal vez no iba a poder seguir haciendo su trabajo, y que estuviera molesto por eso y por ello ser suicida", dijo.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Pero no hay ninguna enfermedad mental que explique por qué alguien siente derecho a tomar también la rabia y volcarla hacia otras 149 personas que no tenían nada que ver con los problemas de la persona."

Frederik Pleitgen, Pamela Boykoff, Antonia Mortensen, Sandrine Amiel y Anna-Maja Rappard contribuyeron con este reporte.

Ahora ve
Así se apagó la torre Eiffel por las víctimas de Barcelona
No te pierdas
×