La Cumbre de las Américas se convierte en un 'triángulo de tensiones'

El apretón de manos entre los mandatarios de EU y Cuba se ha visto eclipsado por las relaciones de ambos países con Venezuela
Evo expresa su emoción por Cuba en la Cumbre
Rosa Flores
Autor: Rosa Flores
(Reuters) -

Se suponía que la VII Cumbre de las Américas estaría centrada en el simbólico apretón de manos entre Cuba y Estados Unidos. Pero al insertar a Venezuela en la mezcla, la ciudad de Panamá se ha convertido rápidamente en un "triángulo de tensión".

Los líderes de Estado de 35 países en el hemisferio oeste se han reunido cada tres años para discutir problemas económicos, sociales o políticos desde la creación de la cumbre en 1994. Cuba ha sido históricamente el dolor de cabeza en la maquinaria diplomática, con algunos líderes latinoamericanos amenazando con no asistir a la Cumbre de las Américas si Canadá y Estados Unidos no aceptaban invitar al presidente Raúl Castro.

La marea cambió el 17 de diciembre de 2014, cuando el presidente Barack Obama y Castro anunciaron el fin de más de cinco décadas de rivalidad de la Guerra Fría. Diplomáticos de ambos países empezaron inmediatamente negociaciones para establecer embajadas en La Habana y Washington, y la atención inmediatamente se centró en la Cumbre de las Américas, donde por primera vez desde el cambio radical, Obama y Castro se encontraron cara a cara este viernes.

Además, se prevé que los mandatarios de ambas naciones tengan una reunión informal este sábado en el marco del evento internacional para tratar el tema de las nuevas relaciones.

Lee: Obama y Castro, el saludo esperado en la Cumbre de las Américas

Este tan anticipado apretón de manos entre Obama y Castro robaría todos los titulares si no fuera por el aliado más fuerte de Cuba, Venezuela.

El presidente venezolano Nicolás maduro acusó recientemente a Estados Unidos de intentar derrocar su gobierno, y prohibió la entrada a Venezuela del expresidente George Bush, el exvicepresidente Dick Cheney, y los senadores Bob Menendez y Marco Rubio.

“No pueden entrar a Venezuela porque son terroristas“, dijo Maduro, culpando a los políticos estadounidenses por lo que él llama acciones terroristas en Iraq, Siria y Vietnam.

El Departamento de Estado de EU dijo que los alegatos sobre la implicación de Estados Unidos en un golpe de estado contra Maduro eran “infundados y falsos“.

Más tarde, Obama emitió una orden ejecutiva sancionando a siete funcionarios venezolanos por violación de derechos humanos y diciendo que el país era una "amenaza para la seguridad nacional".

Funcionarios de la Casa Blanca dijeron que toda orden ejecutiva incluye ese lenguaje, pero ha encendido una exaltada respuesta de Maduro, quien reunió millones de firmas demandando la revocación de la orden. También pidió la revocación en anuncios de página completa en The New York Times y en un periódico de Panamá.

Lee: Rousseff habla sobre Venezuela: "Nosotros aquí no encarcelamos"

Maduro no se detuvo allí; ha estado reuniendo a otros líderes latinoamericanos, incluyendo al boliviano Evo Morales, el ecuatoriano Rafael Correa y el nicaragüense Daniel Ortega. Pero quizás el más dañino para Estados Unidos—y creando el “triángulo de tensión de la cumbre— el ministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Bruno Rodríguez, se ha puesto públicamente de lado de Maduro.

"Reiteramos nuestras fuerte condena de las inaceptables e injustificables sanciones unilaterales impuestas contra la nación hermana de Venezuela y la continua interferencia extranjera con el propósito de crear un clima de inestabilidad en esa nación hermana. Ratificamos nuestro más firme apoyo a la revolución bolivariana y al legítimo gobierno del presidente Nicolás Maduro", dijo Rodríguez.

Mientras que el mundo esperaba por el momento fotográfico de Obama y Castro, que se dio este viernes, no queda claro si más diplomáticos latinoamericanos se aliarán con Maduro, y para Estados Unidos, la VII Cumbre de las Americas pondría pasar de “mi casa es su casa" a caminar en la cueva del león.

Ahora ve
Policía Federal sorprende con ‘flashmob’ en un centro comercial de la CDMX
No te pierdas
×