De arrogante a resignado, el culpable del atentado en el maratón de Boston

El culpable de instalar bombas en el maratón estadounidense ha comenzado a resignarse a recibir la pena de muerte o cadena perpetua
Dzokhar Tsarnaev, culpable por atentado en Boston
Autor: Deborah Feyerick | Otra fuente: 1

Nota del editor: Deborah Feyerick de CNN cubrió el atentado del maratón de Boston en 2013 y ha estado en la corte reportando el caso contra Dzhokhar Tsarnaev. 

(CNN)— Día tras día, Dzhokhar Tsarnaev se presenta en el salón de la corte ansioso; pareciera, de estar en cualquier lugar menos en la pequeña celda en donde ha pasado la mayor parte de los últimos dos años. El hombre habla con sus abogados que lo tratan amablemente mientras tratan de convencerlo que la “cadena perpetua” es la mejor opción.

Vi a Tsarnaev por primera vez en julio de 2013. Era más alto de lo que esperaba y aún estaba sanando de las heridas de bala que recibió durante un tiroteo con la policía que llevó a su captura. En ese entonces, se mostraba desafiante, hablando con un acento ruso que según sus amigos no había mostrado antes.

Pero desde que comenzó su juicio en enero pasado, su arrogancia se ha rendido a una resignación. En su mayoría, Tsarnaev parece estar desconectado, mostrando poca emoción, recargado en su asiento, mostrando aburrimiento o quizás impaciencia.

Él sabe que hay dos posibilidades. Será sentenciado a la pena de muerte o a pasar el resto de su vida confinado a un encierro solitario en una prisión de máxima seguridad. Tsarnaev está listo para aceptar su castigo, o al menos eso es lo que sus abogados dicen.

En abril pasado, el joven de 21 años fue encontrado culpable de usar un arma de destrucción masiva, conspiración y de las acciones que causaron la muerte de cuatro personas y cambiaron irreparablemente la vida de otras 260 personas lesionadas por las bombas que él y su hermano detonaron en el maratón de Boston en 2013.

En la corte, la gente ha llorado mientras escuchan a los sobrevivientes testificar sobre un momento que era importante para ellos hasta que una explosión lanzó a los espectadores en el aire y los dejó ensangrentados en la banqueta.

Es la historia de las últimas horas juntos de los hermanos que tiene a los jueces en el filo de sus asientos mientras observaron los videos de las cámaras de vigilancia en las que se ve a Dzhokar, entonces de 19 años, y a Tamerlan de 26, tratando de escapar de la policía luego de que sus fotos se hicieran públicas.

El escape de los hermanos comenzó con otro asesinato. Los videos de vigilancia mostraron a dos figuras entre sombras que cruzan las instalaciones del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT, por sus siglas en inglés), sorprendiendo a un oficial de seguridad que estaba en su vehículo.

Los fiscales no batallaron para convencer a los jueces de la culpabilidad de Tsarnaev. Sin embargo, en el proceso, han sido los abogados del hombre los que han tratado de enfocar la atención del jurado mucho menos en lo que hizo su cliente y más en quién era antes del atentado.

Han tratado de convencer al jurado de esto, mostrando dos imágenes diferentes de los hermanos.

Tamerlan fue mostrado como manipulador, controlador y peligrosamente agresivo, un boxeador frustrado que no tenía empleo y que había viajado a Dagestán para unirse a los yihadistas. Dzhokhar, del otro lado, fue mostrado como un estudiante talentoso y un atleta que buscaba aprender y caerle bien a sus maestros. Un joven que al final no pudo separarse del camino destructivo de su familia.

Muchos de sus maestros han testificado a favor de él, asegurando que lo recuerdan como un adolescente que, según ellos, tenía un futuro promisorio. Los amigos de la preparatoria, que alguna vez adoraron el sentido del humor y la bondad de Tsarnaev, se dijeron traicionados.

Ha sido hasta el final de su juicio que Tsarnaev ha mostrado un poco de emoción. El joven le sonrió a sus maestros y dejó escapar una lágrima luego de que sus tías y primos testificaron y lo describieron como una persona cuya bondad hacía que las personas sacaran lo mejor de si.

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×