Pizzería de Nueva York era el centro de un grupo de traficantes de cocaína

La red de distribución incluía operaciones en Costa Rica e Italia, y conexiones con el grupo de la familia genovesa
pizzeria nueva york cocaina  pizzeria nueva york cocaina
Autor: Ray Sanchez
(Reuters) -

La pequeña pizzería rústica de Gregorio y Eleonora Gigliotti era conocida por su pizza margarita y la atención que la pareja daba a sus clientes.

Pero Cucino a Modo Mio, en italiano “Cocino a mi manera” en el barrio de Queens, era el cuartel de una operación internacional de tráfico de cocaína conectada con la mafia, con tentáculos en Costa Rica e Italia, dijeron fiscales federales este jueves.

El restaurante era uno de los varios negocios que la pareja poseía y utilizaba para facilitar la operación de la red de contrabando de drogas, de acuerdo a la oficina del fiscal federal para el distrito del este de Nueva York.

Kilogramos de cocaína estaban escondidos en cajas de cartón de yuca provenientes de Costa Rica, dijeron los fiscales.

Una acusación revelada esta semana presentó cargos contra Gregorio Gigliotti, de 59 años, Eleonora Gigliotti, de 54, su hijo Angelo, de 34, y un pariente de Italia, Franco Fazio, de 56, por conspiración para importar cocaína, conspiración de posesión con intento de distribución, importación de cocaína e intento de posesión de cocaína. Los cuatro están detenidos sin fianza.

En Italia las autoridades arrestaron a 13 personas conectadas con la operación de contrabando que también operaba en Calabria, dijeron las autoridades. Todos enfrentan cargos relacionados con la exportación y distribución de cocaína en Italia.

Lee: La mafia mató a mi hermano, dice el presidente de Italia

Raymond Granger, abogado de Gregorio Gigliotti, y Richar Levitt, quien representa a Eleonora Gigliotti, dijeron que sus clientes planean declararse inocentes. Declinaron hacer más comentarios. No está claro quién representa a Fazio.

Gerald McMahon, abogado de Angelo Gigliotti, dijo que su cliente operaba una compañía de construcción y no estaba involucrado con el restaurante familiar.

“Lo caracterizaría como un caso tan delgado como un pañuelo de papel, un caso Charmin”, dijo acerca de los cargos contra su cliente.

James McGovern, jefe de la división criminal del distrito del este, dijo en una conferencia de prensa en Italia que los acusados son conocidos asociados de la familia genovesa del crimen organizado.

Los fiscales italianos dicen que el grupo criminal también también trabajaba con la mafia local en Calabria, conocida como Ndrangheta.

Los fiscales en Estados Unidos dijeron que la policía interceptó en octubre de 2014 un envío de yuca que contenía cerca de 40 kilogramos de cocaína dirigidos a otro negocio de los Gigliotti.

A través de intervención de teléfonos y vigilancia, los agentes federales descubrieron que Elena Gigliotti había viajado a Costa Rica con cerca de 400,000 dólares en efectivo para los proveedores de cocaína, dice un comunicado. En septiembre de 2014, dijeron las autoridades, Fazio viajó de Italia a Nueva York y después a Costa Rica para entregar otros 170,000 dólares en efectivo.

En diciembre de 2014, agentes interceptaron otro envío de yuca con cerca de 15 kilogramos de cocaína, dijeron los fiscales.

“Usando sus negocios familiares en Nueva York como una fachada para una operación de tráfico de narcóticos, los acusados, presuntamente, buscaban establecer un grupo criminal global de cocaína”, dijo Diego Rodriguez, asistente del director de la oficina del FBI en Nueva York.

Los Gigliottis también fueron acusados de uso y posesión ilegal de armas de fuego después de que múltiples armas fueron incautadas en los restaurantes así como en sus casas, dijeron los fiscales. Las autoridades también incautaron más de 100,000 dólares en efectivo de las dos locaciones.

La familia está acusada de operar el grupo criminal desde julio de 2014 hasta marzo de 2015.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Si son condenados, los Gigliottis enfrentarían una sentencia mandatoria mínima de 15 años en prisión.

Lee: OPINIÓN: ¿Por qué hay que detener la guerra contra las drogas?

Ahora ve
Tesla desvela su prototipo de tráiler eléctrico con conducción autónoma
No te pierdas
×