Un niño de cinco años le compra la cena a un hombre sin hogar

El niño dio una lección de compasión cuando pidió a su madre que invitara al hombre a cenar luego de que le explicaran que no tenía hogar
WSFA-Indigente-nino-waffles  Indigente nino waffles restaurante
Katia Hetter
Autor: Katia Hetter
(Reuters) -

Si te encontraras con un hombre sin hogar afuera de un restaurante, ¿qué harías? ¿Qué les dirías a tus hijos si te preguntaran por qué está parado allí afuera?

Ava Faulk, de Alabama, Estados Unidos, supo qué decirle a su hijo de cinco años hace unas semanas.

Faulk y su hijo, Josiah Duncan, estaban cenando en un restaurante Waffle House de Prattville, Alabama, cuando vieron a un hombre en bicicleta afuera del restaurante, sosteniendo una bolsa.

Al notar que el hombre no estaba limpio, Josiah empezó a hacer lo que los niños hacen: un montón de preguntas a su madre.

"Es un indigente", le dijo Faulk a su hijo, según la televisora WSFA, filial de CNN. Pero Josiah no sabía qué significaba. "Bueno, eso significa que no tiene casa", dijo Faulk.

Faulk dijo que al niño le preocupaba más que el hombre lucía hambriento.

Ella envió un correo electrónico a WSFA en el que les cuenta la reacción de su hijo, gracias a lo que figuró en el segmento Making a Difference.

Josiah le dijo a su madre que debería comprarle la cena al hombre, a lo que ella accedió.

"Entró y se sentó; nadie lo atendió en realidad", contó Faulk a WSFA. "Josiah saltó y le preguntó si necesitaba un menú, porque no puedes pedir de comer si no tienes uno".

Aunque al principio el hombre pidió una hamburguesa barata, le dijeron que pidiera lo que quisiera. "¿Puedo pedir tocino?", preguntó. Faulk respondió: "Le dije que pidiera todo el tocino que quisiera".

En ese momento, Josiah hizo llorar a todo el restaurante.

"Quiero dar las gracias con él", dijo.

Junto con otros 11 comensales, Josiah empezó a cantar: "Dios, Padre nuestro; Dios, Padre nuestro, te agradecemos, te agradecemos por nuestras muchas bendiciones, por nuestras muchas bendiciones, amén, amén".

"El hombre lloró. Yo lloré. Todos lloraron", cuenta Faulk.

El hombre siguió su camino poco después, pero Faulk dice que lo que obtuvo con su visita permanecerá.

"Nunca sabes quién es un ángel en la Tierra y cuando tengas la oportunidad nunca debes rechazarla", escribió Faulk en su correo a WSFA. "Ver que mi hijo conmovió a las 11 personas que estábamos en el Waffle House esa noche será para siempre uno de los mayores logros como padre que podré atestiguar".

Si tienen hijos que tienen curiosidad sobre temas como este, pueden contarles una versión de la verdad adecuada para su edad y tomar medidas directas, como hizo Faulk con su hijo.

Otra opción es llevar botanas o bolsas con alimentos no perecederos y artículos de aseo personal en el auto para dárselas a la gente que esté en la calle cuando surja la oportunidad. Un compromiso más profundo sería ofrecerse como voluntario en una cocina comunitaria o en un banco de alimentos para abordar el problema de la indigencia y el hambre en una forma más constante.

¿En qué otras formas podemos enseñar a nuestros hijos a ser compasivos y mostrarles el poder de ayudar a los demás? Opina en CNN Parents en Facebook.

Ahora ve
Imágenes de la recuperación de la ciudad siria de Raqqa, grabadas con una GoPro
No te pierdas
×