Entre azotes y jaulas, los castigos que se sufren bajo el régimen de ISIS

En la ciudad de Tal Abyad, recién liberada de las manos de ISIS, cuenta lo que es vivir bajo el control del grupo yihadista
Un éxodo de Siria a Turquía para sobrevivir a ISIS
Autor: Arwa Damon y Gul Tuysuz
(Reuters) -

Tomar el nombre de Dios en vano puede llevar a prisión; fumar a azotes públicos y jugar cartas a permanecer encerrado por días, así era la vida para los residentes de Tal Abyad, una ciudad controlada por los extremistas en la frontera de Siria y Turquía.

Una rotonda, rodeada por una valla negra parece no parece ser un peligro, pero al hablar con los residentes ellos la describen como la “rotonda de la muerte”. Ahí es donde las más duras sanciones impuestas por ISIS eran ejecutadas, entre ellas decapitaciones y fusilamientos.

En el camino que lleva a la rotonda se encuentra una jaula blanca, un hombre fue encerrado ahí por tres días por jugar cartas, informó un residente. 

Las fuerzas kurdas liberaron la ciudad fronteriza este mes, pero la sombra de ISIS aún puede notarse en sus calles semivacías. Anticipando un enfrentamiento entre el grupo y los kurdos, la mayoría de los residentes huyó a Turquía.

Los kurdos esperaban que les tomara semanas derrotar al grupo, pero ISIS empacó y dejó la ciudad para regresar a su bastión en Raqqa, a unos 100 kilómetros al sur.

Ahora, ya pueden verse a más personas en las esquina de Tal Abyad y hay una aceptación cautelosa de la nueva fuerza en la ciudad, pero los kurdos tendrán que demostrar su valía a la población. 

Lee: EU considera a ISIS el nuevo líder de los grupos terroristas

Muchos de los residentes no quieren hablar a los periodistas, algunos dicen que tienen familiares en Raqqa, donde ISIS mantiene el control. “Si mi familia estuviera a salvo no creerías las historias que te contaría. Te lo diría todo”, expresó un hombre.

Ahora también pueden verse cajetillas de cigarros, la venta estaba prohibida durante el reinado de dos años de ISIS. 

“Si te atrapaban, por cada cigarrillo, cada uno, te impondrían una multa de 1,000 libras sirias (unos 70 pesos mexicanos)”, nos dijo el vendedor. “Y recibirías azotes”.

La cárcel de la ciudad está desierta, el hedor de las aguas residuales emana de su bloque de confinamiento. No hay nadie alrededor para decir qué ocurrió aquí, solo una hoja de papel que detalla la detención de un hombre en 2014, a quien se acusaba de haber tomado el nombre de Dios, Alá, en vano.

En uno de los edificios de seguridad ISIS todavía está la bandera negra del grupo. Un estante contiene libretas oficiales del grupo, uno de ellos es un formato para tomar la responsabilidad por los crímenes del otro, por ejemplo un padre cuya hija no estaba vestida adecuadamente.

Lee: ¿Qué pueden hacer los enemigos de ISIS para contrarrestar su avance?

La familia de Mahmoud Darwish se refugió en Tal Abyad después de salir de Aleppo con su familia, que buscaba alejarse de las batallas despiadadas entre los rebeldes y el régimen sirio.

Tal Abyad quedó bajo el control ISIS poco más tarde. En lugar de huir a la vecina Turquía, la familia decidió quedarse, obedeciendo a regañadientes las leyes de ISIS.

Ahora dicen que son felices y tienen la esperanza de continuar así. 

Ahora ve
Twitter eliminará la verificación de cuentas que infrinjan sus reglas
No te pierdas
×