'Traté de obtener ayuda oficial': madre de niña de 11 años embarazada

La mujer afirmó en entrevista con CNN en Español haber pedido ayuda a las autoridades desde 2013 para proteger a la niña de su padrastro
Niña embarazada de 10 años en Paraguay  Embarazo/Paraguay
Autor: Sanie López Garelli y Catherine E. Shoichet
(Reuters) -

Mucho antes de que el caso de una niña embarazada en Paraguay que supuestamente fue violada por su padrastro atrajera la atención internacional y se convirtiera en lo último en encender el debate del aborto, la madre de la niña dice que ella acudió a las autoridades para pedir ayuda.

“Yo fui la que reportó todo esto, pidiendo que se hiciera justicia y esperando que algo se hiciera al respecto, pero los fiscales descartaron el caso”, le dijo la madre a CNN en Español en una entrevista exclusiva este jueves. “De otra manera, no habríamos llegado a este punto”.

Fue en noviembre de 2013 cuando reportó por primera vez el abuso, de acuerdo con la madre, que CNN no está identificando en conformidad con las leyes paraguayas protegiendo a las supuestas víctimas de abuso.

Ahora, su hija de 11 años está embarazada. La madre es acusada de negligencia y complicidad. Y su padrastro está tras las rejas, acusado de violación.

En su primera entrevista con una organización mediática internacional, la madre dijo que los cargos contra ella son falsos, y la visión que el público tiene de ella simplemente no es cierta.

“Fui acusada injustamente”, dijo, describiendo con lágrimas en los ojos lo que dijo fueron años de amenazas y abusos que tuvo que aguantar a manos de su esposo.

El ministro de salud de Paraguay, Antonio Barrios, dijo antes a CNN que los vecinos fueron quienes reportaron el abuso, y que la madre había negado acusaciones contra su marido.

“¿A quién debemos creerle? ¿Por qué haría yo algo como eso?”, dijo la madre este jueves. “Fui a exigir justicia, pero las autoridades decidieron no llevar a cabo una investigación”.

Debate por la respuesta de Paraguay

El caso ha encendido el debate internacional, con organizaciones de derechos humanos de alto perfil criticando la respuesta del gobierno.

La madre de la niña, de acuerdo con Amnistía Internacional, había pedido la terminación del embarazo tras descubrirlo en abril.

Las leyes paraguayas prohíben el aborto excepto en casos donde el embarazo pone en riesgo la vida de la madre. El Ministerio de Salud dijo que no había indicaciones de que la salud de la niña estuviera en riesgo.

A principios de junio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos citó un reciente testimonio de expertos de Naciones Unidas diciendo que el gobierno de Paraguay había “fallado en su responsabilidad de proteger a una sobreviviente de abuso sexual de 10 años y proveerla con tratamientos críticos y oportunos, incluyendo un aborto ‘seguro y terapéutico’.

La comisión de derechos humanos dijo que la niña, que tenía 26 semanas de embarazo al momento de este comunicado, enfrentaba una seria situación de salud con una significativa posibilidad de complicaciones. Criticaba al gobierno paraguayo por no publicar suficiente información acerca del caso y cuestionó si la niña y su familia habían recibido suficiente información acerca de la situación y los riesgos médicos.

El gobierno de Paraguay mantiene que ha hecho todo lo posible por proteger la vida de la niña y la vida del feto.

‘Vamos a cuidar el bebé’

Desde el momento en el que salió de la cárcel en una liberación provisional esta semana, la madre dijo que sabía dónde necesitaba estar: al lado de su hija.

“Fui a hablar con mi hija después de casi dos meses”, dijo ella. “Sentí una enorme emoción que no podía ser contenida en mi corazón, como cualquier madre haría”.

Los doctores, de acuerdo con la madre, dicen que su hija—ahora con 7 meses de embarazo—está bien y tiene buena salud.

El padrastro ha negado los cargos en su contra y ha exigido una prueba de ADN.

“Voy a dejarlo todo a la justicia. Dejarlos hacer su trabajo, incluso si no lo hicieron hasta ahora”, le dijo la madre a CNN en Español. “Pedí por esto hace mucho tiempo, hace dos años, y nunca me escucharon. Ahora estoy pidiendo que se haga justicia. Dejo la justicia en sus manos para que esto nunca vuelva a ocurrir”.

No hay más opción ahora, dice la madre, más que esperar por el nacimiento del bebé y apoyar a su hija.

“Vamos a esperar a que nazca el bebé”, dijo. “Y entre toda mi familia vamos a cuidar del bebé, para que ella pueda seguir estudiando… Porque nada de lo que le pasó fue su culpa”.

Rafael Romo contribuyó a este reporte.

Ahora ve
La NASA muestra cómo ha cambiado la Tierra en los últimos 20 años
No te pierdas
×