EU espió avión presidencial de Rousseff y a sus ministros clave: Wikileaks

La lista, con unos 29 contactos interceptados, aporta nuevos detalles sobre el escándalo de espionaje que estalló en 2013
La presidenta brasileña y el presidente estadounidense desta  La presidenta brasileña y el presidente estadounidense destacaron el intercambio económico entre ambas naciones americanas
(Reuters) -

Además de interceptar las conversaciones de la presidenta de Brasil, Dilma Rousseff, los servicios secretos estadounidenses espiaron a varios de sus ministros y embajadores durante su primer mandato, según documentos obtenidos por WikiLeaks y divulgados este sábado por el periódico O Globo.

Ministros de Economía, de Relaciones Exteriores, el presidente del Banco Central, el jefe del gabinete de Rousseff, así como los embajadores en Alemania, Francia, Estados Unidos y Ginebra: todos fueron espiados por la Agencia Nacional de Seguridad (NSA, por sus siglas en inglés) estadounidense, según los nuevos documentos presentados por WikiLeaks.

"Incluso en sus viajes oficiales, la presidenta Rousseff no está a salvo de ser interceptada, ya que la lista incluye el servicio de telefonía satelital Inmarsat de su jet presidencial", revela el comunicado.

'El asunto está superado': gobierno de Brasil

"La presidenta considera el episodio superado", afirmó en una nota la secretaría de prensa de la Presidencia brasileña luego de conocer la nueva información. 

En reiteradas ocasiones, Rousseff "escuchó del presidente Barack Obama el compromiso de que no habría más escuchas involucrando al gobierno y a empresas brasileñas, ya que Estados Unidos respeta a los 'países amigos'", agregó el documento. 

En 'la línea' del espionaje

La lista, con unos 29 contactos interceptados, aporta nuevos detalles sobre el escándalo de espionaje que estalló en 2013 y que puso la relación bilateral en un delicado compás de espera.

Lee: 'Watergate', herida en la política de EU que no se debe repetir

En ese entonces, al saber que sus conversaciones personales estaban siendo vigiladas, Rousseff pospuso indefinidamente una visita oficial a Estados Unidos, que demoró dos años en volver a la agenda.

Tras arduas negociaciones, y urgida por atraer inversiones en medio de un estancamiento de la economía brasileña, la mandataria volvió a Washington la semana pasada y, junto a su homólogo estadounidense, Barack Obama, dio por superado el escándalo de espionaje.

"Yo creo en el presidente Obama. Él me dijo que cuando necesite alguna información sobre Brasil me llamará por teléfono. Tengo la seguridad de que las condiciones son diferentes ahora", dijo Rousseff tras la reunión con su par estadounidense.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Si la presidenta Rousseff quiere atraer nuevas inversiones estadounidenses a Brasil (...) ¿cómo puede asegurar a las empresas brasileñas que sus contrapartes norteamericanas no obtendrán ventajas a partir de esta vigilancia, hasta no asegurarse de que el espionaje haya acabado?", afirmó el fundador de Wikileaks, Julian Assange, citado en el comunicado difundido este sábado.

Las nuevas revelaciones sobre Brasil se suman a otras divulgadas esta semana por WikiLeaks, que amplían las sospechas de espionaje estadounidense a los gobiernos de Francia y Alemania.

Ahora ve
A 100 metros de altura, Jeff Bezos inaugura la nueva granja eólica de Amazon
No te pierdas
×