Con habanos, mojitos y Hemingway, Cuba se alista a reabrir embajada en EU

La sede diplomática de Cuba, en el vecindario de Meridian Hill, volverá a sus funciones luego de 50 años de rompimiento con Estados Unidos
embajada cuba
embajada cuba  embajada cuba
Elise Labott
Autor: Elise Labott | Otra fuente: CNN
WASHINGTON (Reuters) -

Frente a la Sección de Intereses de Cuba en Washington, un mástil permanece sin bandera. El asta fue colocada hace meses, pero hasta que se restauren oficialmente las relaciones diplomáticas entre ambos países en las próximas semanas, el protocolo dicta que no se pueden mostrar las banderas.

Hasta entonces, una placa explica que la Sección de Intereses, la facilidad diplomática con la que cuentan los cubanos, está patrocinada por la embajada de Suiza.

Pero la mañana del lunes, la bandera blanca, roja y azul de Cuba se elevará sobre lo que volverá a ser una embajada, tras 50 años de enfriamiento de relaciones entre Washington y La Habana. La mansión de piedra caliza construida en 1917, que en su momento constituyó el primer edificio diplomático en el vecindario de Meridian Hill, fue clave para convertir esa zona en un área diplomática.

Fidel Castro visitó la embajada en 1959 luego de derrocar al dictador Fulgencio Batista y recibió una bienvenida cálida para homenajearlo, dos años antes de que Estados Unidos y Cuba rompieran relaciones diplomáticas.

Después, Checoslovaquia mantuvo el edificio durante algunos años antes de reabrirlo en 1977 como una Sección de Interés, semejante a la de Washington en La Habana. Ambos puestos eran presididos por un jefe de misión.

A pesar de estar bien preservado, el edificio recientemente fue renovado por artesanos cubanos, algunos de los cuales han restaurado edificios clásicos de La Habana. El proyecto comenzó en 2010, años antes de que Estados Unidos y Cuba iniciaran las pláticas para renovar sus relaciones.

Lee: EU y Cuba, una historia de 'luces y sombras'

La oficina muestra en el piso. Sobre las puertas, los adornos representan las seis provincias originales de Cuba. Arriba, la escalera de mármol es un salón de fiestas, donde las pinturas de artistas nacionales decoran las paredes.

Fuera del salón se encuentra Hemingway, un bar que homenajea al icónico escritor estadounidense que vivió durante dos décadas en Cuba, a quien los cubanos consideran parte de su historia cultural.

Los mojitos, las cubas libres y los puros Cohiba se encuentran en el cuarto trasero junto a las fotografías del escritor en blanco y negro. Los ventiladores giran en el techo, tal y como ocurría en Floridita, su club favorito. Una reproducción en bronce de la firma del escritor cuelga sobre el mostrador.

Para el embajador José Ramón Cabañas, quien ha servido como jefe de misión desde 2012, ver que su ministerio del exterior eleva su bandera en la embajada será un momento importante y significativo.

"En esos pocos segundos, seremos capaz de sentir toda la historia de nuestros lazos bilaterales", dijo Cabañas. "Esos momentos cuando no teníamos comunicación, cuando no había comunicaciones. El primer diplomáticos aquí y todos los que le siguieron. La visita de Fidel Castro. Para nosotros, es una oportundiad de celebrar".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Con la restauración de los lazos diplomáticos y la apertura de las embajadas, Cabañas siente que Cuba y Estados Unidos están listos para dejar atrás décadas de división y tensiones para enfocarse en construir lazos entre dos culturas: poesía, ciencia, beisbol, jazz y, por supuesto, Hemingway.

"Él estará presente al momento en que izemos nuestra bandera y construyamos nuestras relaciones", dijo. "Él ha contribuido a este día".

Ahora ve
Momentos de terror y caos tras ataque terrorista en Barcelona
No te pierdas
×