NY investiga fraude millonario detrás de una fundación contra la leucemia

La organización destinó solo el 1% de lo recaudado al apoyo a familias con menores enfermos, según las autoridades de Nueva York
El logo de la fundación que defraudó a miles de personas, ar  El logo de la fundación que defraudó a miles de personas, argumentando apoyar a familias de niños con leucemia
Autor: Tal Trachtman Alroy
(Reuters) -

La Fundación Nacional de Niños con Leucemia (NCLF, por sus siglas en inglés) con sede en Nueva York, logró atraer a donadores alrededor del país, prometiéndoles servicios para salvar vidas, como localizar a donantes de médula ósea, investigaciones del cáncer e incluso un programa llamado "Haz que un sueño se haga realidad" para cumplir con los últimos deseos de menores que morirían de cáncer.

La oficina del fiscal general de Nueva York dijo que la organización no hacía nada de esto.

Lee: Un 'batiniño' vence a la leucemia en un documental

Empresas y familias alrededor de la nación estadounidense abrieron sus corazones y billeteras para darle fondos a la organización de Brooklyn, que según la oficina del Fiscal General Eric T. Schneiderman, recaudó de manera fraudulenta 9.7 millones de dólares y destinó solamente 57,000 dólares —menos del 1% de lo recaudado— en ayuda directa a pacientes con leucemia.

Lee: La atención integral de un niño con cáncer

En una demanda de 41 páginas presentada el lunes en la Suprema Corte del condado de Kings, Brooklyn, la oficina de Schneiderman —que está tomando medidas para cerrar la fundación— detalló el esquema de fraude que llevó a cabo la organización a través de su fundador, Zvi Shor.

"NCLF, una corporación sin fines de lucro con sede en Nueva York, ha usado desde 2009, material falso para solicitar y recolectar millones de dólares de individuos y empresas en todo Estados Unidos”, menciona la demanda.

Shor se adjudicó como paga más de 1.3 millones de dólares, además de recibir una compensación y privilegios, indicó Schneiderman en un comunicado.

La organización también transfirió más de 600,000 dólares a una organización dirigida por la hermana de Shor, informó el fiscal general.

En un comunicado mediante vía electrónica, Shor aseguró que las acusaciones tienen poco mérito.

“Nuestra pequeña organización ayudó a muchas familias en los últimos 20 años”, escribió. “Yo comencé NCLF luego de que mi hijo adolescente muriera a consecuencia de leucemia. Personalmente, no cobré un salario por ocho años. Quise ayudar cuántas familias pudiera, personas que sufrieron lo que yo sufrí”.

Shor añadió que “nos sentimos que estamos siendo usados como un ejemplo debido a las leyes sobre recaudación de fondos sobre las que no tenemos control. Nuestros contratos para juntar recursos fueron verificados por el fiscal general que ha sabido de estos documentos por mucho tiempo. Esperamos reivindicarnos en la corte cuando se explique toda la historia”.

La oficina del fiscal general busca obtener una orden de la corte y que un jurado pida que los directivos de la fundación paguen por los daños económicos sufridos.

Según la demanda contra Shor, el hombre admite que la NCLF no tiene, y nunca tuvo, un registro o base de datos de los donantes de médula ósea. También le dijo a los investigadores que las actividades de la fundación relacionadas con este tema “estaban limitadas a alentar a las personas a convertirse en donadores e informar a la gente sobre su banco de sangre más cercano”.

Shor también testificó que la fundación no tiene una lista de bancos de sangre para hacerle saber la información a la gente, o cualquier lista de individuos que ayudaron para que se convirtiera en donadores de médula ósea.

Otros nombrados en la demanda contra Shor y que participaron en el “esquema de defraudación” son Yehuda Gutwein, que inicialmente fue el contador de la fundación pero luego se convirtió en el presidente de la organización cuando Shor renunció tras ser cuestionado sobre una convicción por el delito de fraude bancario en 1999, indican los documentos de la corte. Gutwein no pudo ser encontrado para que hiciera comentarios al respecto.

La demanda también nombra a Shlomo Donn, que fue empleado por Gutwein y según las autoridades, preparó los formatos fiscales que contenían datos falsos.

Donn declinó a hacer comentarios y dirigió a CNN con su abogado Randy Friedberg, que tampoco contestó.

En una entrevista por teléfono, Shlomo Shor, hijo del fundador de la fundación, aseguró que las acusaciones contra la organización “no tienen sentido”.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Nunca hubo algo mal intencionado, estábamos ayudando a la gente”, expresó. “Mi padre hizo todo lo que pudo para ayudar a niños con leucemia. Yo no tomé ni un centavo de la organización, ni un dólar, todo lo que hice fue voluntario y por una buena causa”.

Los números telefónicos de la organización han sido desconectados. La oficina del fiscal general aseguró que logró cancelar el registro de la fundación y su capacidad para recaudar fondos en 2014, pero la fundación no ha sido disuelta legalmente.

Ahora ve
El primer robot de videojuegos del mundo tiene forma de araña
No te pierdas
×