Varios debates, pocos lugares: aspirantes republicanos buscan participar

Los candidatos con menores índices de apoyo buscan mejorar su situación; solo estarán presentes los mejor posicionados en las encuestas
partido republicano  partido republicano
Autor: Theodore Schleifer | Otra fuente: CNN

Para los candidatos republicanos a la presidencia de Estados Unidos que sueñan con figurar en el primer debate presidencial, Donald Trump es el camino y el obstáculo para que eso se vuelva realidad.

El auge de Trump (quien según una encuesta de esta semana fue la primera opción de una cuarta parte de los electores republicanos) está poniendo en aprietos a los aspirantes republicanos rezagados: seis candidatos están en peligro de quedar fuera de escena o con la esperanza de colarse. Además, la popularidad de Trump podría estar restando a los candidatos que están en el límite, la atención que tanto necesitan para asegurar su lugar.

Como desean aplicar las lecciones aprendidas de la interminable serie de debates de 2012, las autoridades del Partido Republicano decidieron controlar el proceso al limitar la cantidad total de foros previos a las elecciones de 2016.

Habrá nueve debates oficiales televisados. Las televisoras que los transmitirán, Fox y CNN, decidieron restringir más quién participaría en los debates con la esperanza de manejar la gran cantidad de candidatos. Fox señaló que solo invitaría a los debates a los 10 mejor posicionados en las encuestas recientes, mientras que CNN dividirá en dos a los aspirantes: un debate con los que estén dentro de los primeros 10 en las encuestas y luego otro debate con el resto de los aspirantes que alcancen cuando menos el 1% en las encuestas nacionales.

A dos semanas de que los republicanos debatan en Cleveland, Ohio, los candidatos de la retaguardia están tratando de escalar frenéticamente para hacerse acreedores a una invitación para poder seguir siendo relevantes para los donadores y los votantes de los primeros estados. Los aspirantes cuestionan la mecánica de los debates, lanzan campañas de televisión poco convencionales y se aferran al objeto brillante que ha dominado la cobertura de los medios a lo largo del mes pasado: Trump.

¿Qué dicen las encuestas?

Como hay aún más opciones con la entrada en la carrera del gobernador de Ohio, John Kasich, solo unos cuantos candidatos republicanos pueden confiar en que serán uno de los diez elegidos para figurar en horario estelar en Fox News el 6 de agosto. Después de que se dieran a conocer el lunes 20 de julio los resultados de la encuesta de ABC y Washington Post, seis aspirantes están a un punto porcentual del empate para conseguir dos lugares en el escenario, según el más reciente análisis que CNN hizo de las encuestas.

Lee: Conoce a los hombres y mujeres que quieren llegar a la Casa Blanca

Como Trump está atrayendo más apoyo que nunca, la distancia entre esos seis se reduce.

Los encuestadores de ABC/Washington Post señalaron que en conjunto, los seis capturaron el 12% del apoyo el lunes, pero en mayo, las encuestas los situaban en el 18%. En la más reciente encuesta de Fox News, entre los seis tenían el 9% del voto. Antes del ascenso de Trump, tenían el 16%.

"Si analizas las encuestas a estas alturas de la historia, verás que no son muy predictivas", dijo Carly Fiorina, una de los seis aspirantes, a Jake Tapper de CNN en la emisión del martes 21 de julio del programa The Lead.

En el caso de Fox, la televisora planea usar el promedio de las cinco encuestas nacionales más recientes para reducir la cantidad de aspirantes, pero la cadena no ha señalado en qué se basa para decidir si una encuesta es lo suficientemente buena.

Incluso los candidatos que están dentro del margen de error, como el senador Ted Cruz, están mirando bien dónde pisan.

El republicano de Texas probablemente llegue al debate, pero su campaña ha estado pidiendo a los medios de comunicación que usen encuestas de mejor calidad para decidir qué candidatos se hacen acreedores a un lugar en el debate. Su campaña envió una carta a sus rivales republicanos para que se unan para pedirle a Fox que solo use encuestas en las que participen mil electores de las primarias vía telefónica, reportó el sitio web Politico.

En la mayoría de las encuestas nacionales que se han hecho hasta ahora han pedido la opinión de menos participantes.

"Si se van a usar encuestas nacionales para excluir a algunos candidatos (lo cual es cuestionable en sí), entonces al menos deberían ser encuestas que tengan algún indicio de credibilidad", dijo Cruz en una entrevista el viernes 17 de julio.

La carta aún no ha llegado al Comité Nacional Republicano, que sanciona los debates pero no los dirige. El CNR ha apoyado la decisión de los medios sobre limitar lo que podría haber sido una serie de debates larga y difícil de manejar.

Aunque no hay signos de que los encuestadores estén encargando encuestas que cumplan con los estándares de Cruz, su solicitud deja ver lo seriamente que los aspirantes republicanos están tomando la lucha por una invitación que habrían dado por sentada en cualquier otro ciclo electoral.

La carrera hacia los debates

Las campañas que están en el fondo de la clasificación están redoblando esfuerzos para alcanzar su momento de fama (y legitimidad política) en televisión nacional. Kasich y el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, emprendieron campañas televisadas para generar expectativas y mover los indicadores. El senador de Carolina del Sur, Lindsey Graham, se ha quejado de los debates como parte de su estrategia de campaña.

"¿Qué pasaría si les pidiera que eligieran su comida favorita, pero solo les diera cuatro opciones?", escribió Christian Ferry, director de la campaña de Graham, en un correo electrónico que envió en jueves 16 de julio para pedir a sus simpatizantes que presentaran una petición ante Fox y el CNR. "No es una elección real, ¿o sí?".

Ellos tienen una especie de plan B: Graham es uno de los muchos republicanos (como Fiorina y Rick Perry, exgobernador de Texas) que participará en un foro estilo debate que correrá a cargo del diario New Hampshire Union-Leader, tres días antes del evento en Cleveland.

Tal vez ningún candidato haya invertido tanta energía en llegar al debate como Perry, quien busca la redención luego de fracasar en su postulación en 2012. Seis meses antes de que se emitan votos en Iowa o New Hampshire, el supercomité de acción política (PAC) de Perry gastó un millón de dólares en anuncios en televisión por cable y radio nacional, una apuesta cuyo objetivo es mejorar su posición en unos cuantos puntos porcentuales y meterlo en la contienda.

"Decidimos que necesitábamos gastar algo de dinero para respaldar sus esfuerzos al tiempo que un público nacional cada vez más amplio se vuelve a acostumbrar a Rick Perry", dijo Austin Barbour, quien dirige el PAC Opportunity and Freedom, que aporta 17 millones de dólares. "Obviamente el debate es algo muy importante".

Así que el grupo se vio obligado a gastar sus recursos en publicidad en estados como Dakota del Norte y Virginia Occidental, en donde es muy improbable que logren influir en la puja por la candidatura republicana.

Perry y Graham también han sido los aspirantes más agresivos a la hora de aprovechar la noticia del mes: el auge en las encuestas del extravagante Trump.

Lee: La nueva aventura de Donald Trump: recorrerá la frontera entre México y EU

El lunes 20 de julio, Graham dijo que Trump es un "imbécil", maniobra que agitó lo suficientemente a Trump como para que diera a conocer al público el número del celular personal de Graham, lo cual sumió al senador en la abundante atención de los medios.

Perry se cuidó brevemente de criticar los comentarios controvertidos del empresario respecto a los inmigrantes. Pero pronto dio rienda suelta a comentarios espontáneos que acaparan titulares.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Lo que el Sr. Trump ofrece no es conservadurismo, es Trumpismo, una combinación tóxica de demagogia y tonterías", dijo Perry en un comunicado que emitió la semana pasada. "El Sr. Trump no ha hecho nada para demostrar que es el presidente que Estados Unidos necesita".

A la sombra de Trump, no se sabe si alguna de estas tácticas ha funcionado. Ni Perry ni Graham se han acercado mucho a un lugar seguro, pero a 14 días de que Fox tome una decisión, podría haber muchas encuestas antes de que se elija a los aspirantes.

Ahora ve
La justicia internacional condena a cadena perpetua al exgeneral Ratko Mladic
No te pierdas
×