La muerte del león 'Cecil' solo es una parte de los problemas de Zimbabue

Los ciudadanos se preguntan por qué el mundo está más interesado en un león que en las crisis políticas y económicas que asolan al país
Así era el gran león 'Cecil' antes de ser cazado
Autor: Abby Reimer, especial para CNN
(Reuters) -

La muerte del león Cecil a manos de un dentista estadounidense en Zimbabue provocó una reacción rápida y apasionada. La petición de extradición de Walter Palmer a Zimbabue ha reunido más de 220,000 firmas. El conductor de televisión estadounidense, Jimmy Kimmel, pronunció un conmovedor monólogo en el que condenó esta matanza. La gente intentó acabar con el consultorio dental de Palmer con protestas y reseñas negativas en el sitio web Yelp.

Sin embargo, algunas personas en Zimbabue y Estados Unidos criticaron la indignación masiva por la muerte de Cecil y cuestionaron que la pérdida de vidas humanas no suscite la misma reacción.

Cuando se dio a conocer la noticia de la muerte de Cecil, muchas personas de Zimbabue nunca habían oído hablar del león, dijo Fungai Machirori, periodista y comentarista social de Zimbabue.

Lee: Se indignan por un león muerto, pero no por niños abortados: Rubio

"La gente decía: '¿luciré como un tonto si reconozco que no sé nada de Cecil?'", dijo.

"Conforme pasaba el tiempo, el discurso internacional que lo pintaba como si todo el país estuviera de luto… ahí fue cuando empecé a desconectarme".

'Cecil' no era famoso en su país

McDonald Lewanika, director de Crisis Zimbabwe Coalition, una red de grupos de activistas en Zimbabue, dijo que aunque Cecil era un fenómeno turístico, la gran mayoría de los zimbabuenses no sabía que el león existía.

Charity Hodzi, activista por los derechos humanos y abogada, dijo que nunca había oído hablar de Cecil. Dijo que ir a un parque de caza es "un lujo que la mayoría de los lugareños no puede darse".

Machirori dijo que como parte de la historia natural y el hábitat de Zimbabue, la muerte de un león y el concepto de "matar por un trofeo" siguen siendo un tema importante. Sacaron a Cecil de su hábitat en el Parque Nacional de Hwange y le dispararon con una ballesta, por lo que su muerte fue particularmente cruel.

Sin embargo, la indignación arrasadora por Cecil dejó fuera otras inquietudes en Zimbabue que, de acuerdo con Machirori, también merecen atención.

"Si vamos a hablar de Cecil de forma equilibrada, necesitamos hablar del entorno en el que Cecil y los zimbabuenses habitan", dijo Machirori. "Honestamente, entre la mayoría de las personas cultas e informadas del contexto en Zimbabue, Cecil no era un tema muy importante hasta que se lo vio con una especie de perspectiva internacional".

Una nación sumida en la pobreza

Hasta 2012, el 72.3% de los zimbabuenses vivía bajo el umbral de pobreza, según el Almanaque Mundial de la CIA. Hasta 2014, el producto interno bruto per cápita era de 2,000 dólares (unos 31,000 pesos), 25 veces menos de lo que Palmer pagó para matar a Cecil el león. La hiperinflación y las presuntas violaciones a los derechos humanos por parte del gobierno del presidente Robert Mugabe han azotado al país desde hace años.

Lewanika dijo que aunque fue esperanzador ver que el mundo se preocupó por Cecil, fue "inquietante" que pareciera que a la gente le preocupa más un león que "otros asuntos urgentes como la economía fallida, el régimen represor que ha estado secuestrando a sus opositores, la represión a la prensa y la detención de los activistas".

Zimbabue está al borde de una "crisis inminente" en sentido político y económico, dijo Lewanika. Agregó que la atención internacional a asuntos humanos en el país podría ser útil.

Lee: Zimbabue exigirá a los blancos ceder la mayoría de sus empresas a negros

Hodzi también dijo que Cecil no era prioridad cuando el hambre, la inanición, la alta tasa de mortalidad materna y la sequía exigen la atención de los zimbabuenses.

En una publicación titulada Beyond Cecil: Issues the media needs to cover about Zimbabwe (más allá de Cecil, los temas sobre Zimbabue que los medios tienen que cubrir), Machirori destacó otras cuestiones importantes en su país, tales como las noticias sobre Itai Dzamara, un activista político y periodista al que secuestraron hace más de cuatro meses; la represión a los vendedores callejeros informales por parte de la Policía y el creciente sector de la tecnología en el país.

"Es una gran ironía que en una época en la que el movimiento #BlackLivesMatter sigue ganando impulso y resalta las escalas diferentes que se usan para valorar la vida humana, el mundo ponga atención en Zimbabue por su fauna, sin pensar ni preocuparse por su gente", escribió en su publicación.

Ahora ve
La investigación a Rafa Márquez podría afectar a cientos de niños mexicanos
No te pierdas
×