8 momentos del primer debate presidencial de los republicanos

Donald Trump era una de las figuras que generaba más expectativas, pero no tuvo tanto brillo en una noche en la que no hubo un claro ganador
Donald Trump lidera encuesta entre republicanos
Autor: Jeremy Diamond
(Reuters) -

Los 10 candidatos líderes en la nominación presidencial republicana solo tenían unos pocos minutos cada uno para captar la atención de los votantes en el primer debate presidencial primario de ese partido.

Donald Trump puede haber acaparado los titulares en la noche, pero el encuentro no dejó un vencedor claro. La noche ofreció unos pocos rompimientos, y ninguno de los candidatos parecía haber hundido su campaña al final de la noche.

Entre los momentos estelares, aquí están los mejores ocho de la noche:

1. Donald Trump no se mueve

Al igual que el muro que está comprometido a construir a lo largo de la frontera Estados Unidos-México, Donald Trump estuvo inamovible.

Trump demostró una vez más que no va a dar marcha atrás en su retórica grandilocuente. El líder de los candidatos republicanos inició el debate negándose —de nuevo— a descartar una candidatura independiente y prometer su apoyo al candidato republicano ganador.

En cambio, Trump dijo: "puedo hacer totalmente la promesa si soy el candidato".

Los moderadores no se andaban con rodeos con Trump: lo cuestionaron por llamar a algunos inmigrantes indocumentados "violadores" y lanzar insultos hacia las mujeres como en los casos en los que les ha dicho "cerdos gordos" y "tontas".

"Solo Rosie O'Donnell", interrumpió Trump, antes de decir que "francamente no tengo tiempo para ser políticamente correcto".

Pero su presentación no dio a los votantes mucha información específica sobre las políticas de Trump, y se negó a hacerlo cuando fue presionado sobre la inmigración por el moderador Chris Wallace. En cambio se limitó a decir: “nuestros líderes son estúpidos".

Lee: Hablan de inmigración ilegal por mi: Trump

2. Rand Paul: perro de ataque

Rand Paul estaba ansioso por acaparar los titulares, interviniendo incluso cuando no tenía que dar respuesta a otro candidato o con ataques a Trump y al gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie.

El primer salto lo dio al inicio del debate en contra de la negativa de Trump de descartar una candidatura independiente, y dijo que los multimillonarios "compran y venden a los políticos de todas las tendencias", y lo acusó de "alimentar la apuesta de los Clinton".

No hay duda de que Paul estaba tratando de sobresalir, y tal vez incluso robar la cámara a Trump con la base del partido que él mismo ha descrito como un "tipo diferente de los republicanos".

3. Christie vs. Paul

Mientras que Trump no pudo hacer retroceder a los ataques de Paul, el gobernador de Nueva Jersey, Chris Christie, aprovechó cuando le llegó su oportunidad para atacar a ese senador por Kentucky sobre la seguridad nacional.

Meses después de que Paul intentó bloquear la reautorización de los programas de la Agencia de Seguridad Nacional —lo que provocó ataques de Christie—, ambos mostraron el jueves que van a seguir lidiando con el tema.

En el debate entre el par, Christie dijo que Paul solo "sopla aire caliente" desde la comodidad de un subcomité del Senado. Paul contraatacó en Christie sobre su abrazo con Obama justo antes de las elecciones de 2012. Pero Christie tenía la última palabra.

"Senador Paul, sabes, los abrazos que recuerdo son los abrazos que di a las familias que perdieron a sus seres queridos el 11 de septiembre", dijo Christie.

El debate fue una señal de que Christie seguirá enfrentando a Paul en la campaña electoral en posturas como seguridad nacional y política exterior que han sido poco ortodoxas en el senador liberal y que continúan en conflicto con el molde del Partido Republicano.

4. Kasich, John Kasich

Para un hombre que apenas se mostró en el escenario, el objetivo principal de John Kasich era conseguir que su nombre y su estado natal le ayuden a superar su meta.

Al presentarse fuera de su ambiente local, Kasich manejó hábilmente las preguntas sobre los ataques demócratas y pasó a la ofensiva contra Trump. Y lo hizo con la autenticidad y con audacia al destacar sus cualidades de halcón del presupuesto y su currículo en política exterior.

Kasich insistió en que Trump está "golpeando un nervio en este país".

"Las personas se sienten frustrados, están hartas", dijo Kasich.

5. Jeb Bush: oxidado, pero trabajando en ello

Bush comenzó su semana con un tropiezo en New Hampshire, donde se metió a un debate tras meter la pata sobre el cuidado de la salud de la mujer y el primer golpe del debate del jueves le generó enredo en sus respuestas una vez más.

Bush —quien ha estado fuera de la mirada política durante casi una década— intentaba alinear sus primeras preguntas en el debate.

Pero conforme avanzaba la noche, iba mejorando y empezó a acelerar su paso después de que se le preguntó sobre su promesa de devolver el crecimiento económico del 4% para el país, y sobre el trabajo no lucrativo que hizo con Michael Bloomberg en la organización contra el aborto Planned Parenthood.

Sin embargo, Bush ciertamente no se probó a sí mismo como el favorito que muchos republicanos ven en él, como otros candidatos como Kasich y Rubio que demostraron su condición de primer nivel también.

6. ¿Dónde estaba Walker?

Walker, quien se ha colocado sistemáticamente en segundo o tercer lugar en las encuestas recientes, no llegó lejos en el debate.

Se quedó en su mensaje y dio respuestas concisas a las preguntas que se le hicieron, pero eran monótonas y no daban algún quiebre.

7. Ataques a Trump

Aparte de Paul, el resto de los candidatos evitaron en gran medida atacar a Trump, y varios le pidieron donaciones para campañas en los primeros momentos alegres de la noche.

En lugar de ello, fue el objetivo de candidatos que debatieron previamente la tarde del jueves en un encuentro en el que Trump estaba ausente.

Desde el exgobernador Rick Perry y Carly Fiorina, la exCEO de Hewlett-Packard, varios de los llamados candidatos en el “debate de la hora feliz” se lanzaron contra Trump por sus posiciones políticas y su asociación con los Clinton.

8. El momento Fiorina

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Mientras el debate en horario estelar no reveló los ganadores, Fiorina llegó lejos en el debate previo y se ubicó como clara vencedora, y su nombre fue muy comentado en redes sociales y generó expectación entre los analistas políticos.

Robó el centro de atención de los otros seis candidatos de nivel inferior, con golpes a todo el mundo, desde Trump hasta Bush, y por supuesto contra Hillary Clinton.

Ahora ve
Toto Riina, un sanguinario padrino de la Cosa Nostra, muere a los 87 años
No te pierdas
×