Corea del Norte agrava las tensiones tras intercambiar disparos con el Sur

El gobierno norcoreano impuso un plazo a Corea del Sur para apagar unos altavoces que transmiten propaganda a través de la frontera
Activistas corea  Activistas corea
Autor: Jethro Mullen y Kathy Novak | Otra fuente: CNN

Corea del Norte está intensificando las tensiones en la región luego de que al parecer hiciera disparos de artillería hacia unos altavoces surcoreanos por los que se transmiten críticas al régimen de Kim Jong Un en la frontera.

Kim, el comandante supremo de las fuerzas armadas norcoreanas, ordenó a las unidades del frente, situadas a lo largo de la frontera fortificada, que se pusieran en pie de guerra el viernes por la noche, según reportes de los medios estatales.

Su régimen tiene armas nucleares y es famoso por su susceptibilidad y su tendencia a las provocaciones; advirtió a Corea del Sur que se enfrentará a las acciones militares si no apaga los altavoces por los que se transmite propaganda para la noche del sábado.

Hasta ahora, el gobierno surcoreano (aliado clave de Estados Unidos) no ha dado señas de ceder y su ministro de Defensa juró que habría represalias intensas si Corea del Norte seguía con sus provocaciones.

Un alto oficial norcoreano advirtió que las hostilidades podrían ser inminentes.

"La situación del país se acerca poco a poco al borde de la guerra", dijo Ji Jae Ryong, embajador de Corea del Norte en China, a los periodistas el viernes pasado. Culpó a Corea del Sur de la situación.

Corea del Sur respondió agudamente a los disparos de artillería que afirma que Corea del Norte hizo el jueves sobre la zona desmilitarizada que divide a ambos países. El Sur hizo varias docenas de disparos, según el Ministerio de Defensa.

Ninguno de los bandos reportó bajas.

No es la primera vez que ambas partes intercambian "golpes"en años recientes. Fue notorio su intercambio de artillería durante la disputa por su frontera marítima en 2010 y los disparos con ametralladoras sobre su territorio en octubre de 2014.

Sin embargo, el enfrentamiento del jueves pasado fue inusual por la clase de armas que se usaron alrededor de la zona desmilitarizada, dice Alison Evans, analista sénior de IHS Country Risk.

"Los ataques transfronterizos habían involucrado principalmente armas pequeñas, o como ocurrió en octubre de 2014, ametralladoras antiaéreas pesadas", dijo. "En contraste, ha habido intercambios frecuentes de artillería y cohetes a través de la Línea Límite del Norte (LLN), la frontera marítima de facto".

La crisis se intensifica

Las autoridades surcoreanas dijeron que tuvieron que evacuuar a algunos de los habitantes de la zona a la que Corea del Norte atacó, aunque muchos ya regresaron a casa.

La crisis en la península de Corea se ha estado intensificando desde que dos soldados surcoreanos resultaron gravemente heridos el pasado 4 de agosto por la detonación de unas minas terrestres en la zona desmilitarizada.

Corea del Sur ha acusado a la del Norte de sembrar deliberadamente las minas en una ruta de patrullaje en la parte sur de la zona; se llegó a la misma conclusión en una investigación del Comando de Naciones Unidas en Corea, organización dirigida por Estados Unidos que supervisa la tregua en la frontera.

Mientras que Corea del Norte niega haber sembrado las minas y exige que los surcoreanos ofrezcan disculpas.

La respuesta del gobierno surcoreano fue reiniciar las transmisiones de propaganda transfronteriza la semana pasada después de más de una década, lo que seguramente hará enfurecer al régimen en Pyongyang.

Como era de esperarse, Corea del Norte anunció hace unos días que las transmisiones eran una declaración de guerra y amenazaron con destruir los altavoces.

Un funcionario estadounidense dijo a CNN que se creía que Corea del Norte tenía en la mira de su artillería a un puesto de altavoces.

Los norcoreanos también han estado transmitiendo propaganda en la frontera, según el Sur.

¿La situación podría agravarse?

Corea del Norte ha hecho declaraciones igualmente alarmantes en periodos previos de profundas tensiones en la región. En 2013 anunció que había entrado en un "estado de guerra" con Corea del Sur. Esa situación no desembocó en hostilidades militares, aunque Corea del Norte cerró temporalmente la zona industrial conjunta de ambos países, misma que se encuentra en su territorio.

Durante ese lapso, Corea del Norte profirió una oleada de amenazas grandilocuentes contra Estados Unidos, Corea del Sur y Japón. Pero al mismo tiempo, aceptaba felizmente a los turistas y recibió a atletas de todo el mundo para el maratón de Pyongyang.

Las autoridades surcoreanas declararon el viernes que habían limitado la cantidad de ciudadanos que entran en la zona industrial conjunta, pero que el complejo seguía operando. Actualmente hay 83 surcoreanos en Pyongyang, quienes participan en un evento de futbol juvenil (entre ellos jugadores y entrenadores), según el Ministerio de Unificación de Corea del Sur.

Jamie Metzl, experto en Asia del Consejo Atlántico en Nueva York, dijo que pensaba que era improbable que la crisis actual empeorara.

"Corea del Norte tiene más que ganar de un conflicto fingido que de un conflicto que expondría rápidamente su debilidad fundamental", mencionó el experto, con lo que insinuó que los líderes en Pyongyang podrían estar tratando de "causar problemas porque se sienten ignorados por la comunidad internacional y sienten que pueden ganar algo si negocian para poner fin a una minicrisis".

Sin embargo, otros analistas dijeron que la situación podría seguir deteriorándose.

Los disparos del jueves "suscitan dudas sobre el estilo de Kim Jong Un para crear tensiones, provocaciones, intensificaciones… y si sabe cómo controlarlas", dijo Michael Green, especialista en Asia del Centro de Estudios Estratégicos e Internacionales de Estados Unidos.

EU pide a Pyongyang que ponga fin a las amenazas

Han Min-koo, ministro de Defensa de Corea del Sur, advirtió sobre la posibilidad de que Corea del Norte entrara en provocaciones luego de que se cumpliera el plazo que el gobierno norcoreano impuso para apagar los altavoces.

La presidenta del Corea del Sur, Park Geun-hye, visitó a los soldados en una base al sur de Seúl y los oficiales militares la pusieron al tanto de los acontecimientos más recientes, según la presidencia.

Estados Unidos, que tiene aproximadamente 28,000 soldados en Corea del Sur, señaló que está vigilando de cerca la situación.

"Como hemos dicho antes, esta clase de actos de provocación solo agravan las tensiones", dijo el portavoz del Departamento de Estado de Estados Unidos, John Kirby, respecto de los disparos norcoreanos. "Llamamos al gobierno norcoreano a abstenerse de tomar medidas y de hacer declaraciones que amenacen la paz y la seguridad de la región".

Mencionó que los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Sur están coordinándose estrechamente y que Estados Unidos "sigue decidido en su compromiso con la defensa y la seguridad de la península y nuestra alianza con Corea del Sur".

Corea del Norte también dejó ver su indignación recientemente por los ejercicios militares conjuntos que se estuvieron llevando a cabo esta semana, en los que participaron miles de soldados estadounidenses y surcoreanos.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El gobierno norcoreano señaló que considera que esos ensayos son el preludio a una invasión. Los gobiernos de Estados Unidos y Corea del Sur han ignorado repetidamente las solicitudes de Corea del Norte de suspender los ejercicios militares conjuntos hechas a lo largo de los años recientes.

Kathy Novak reportó desde Paju, Corea del Sur, y Jethro Muller reportó y escribió desde Hong Kong. Con información de K.J. Kwon, Barbara Starr, Brian Todd y Don Melvin de CNN, y del periodista Jung-eun Kim.

Ahora ve
Las preocupaciones que llevan a los hondureños a las urnas este domingo
No te pierdas
×