El papa celebra primera misa en Cuba con críticas al servicio ideológico

La primera misa del pontífice en La Habana destacó por insistir en el servicio lejos de intereses ideológicos y por la paz Colombia-FARC
Hay que construir puentes entre EU y Cuba: papa
| Otra fuente: CNNMéxico

En su primera misa masiva en Cuba, el papa Francisco pidió éxito para las negociaciones de paz entre Colombia y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC), además de advertir contra la ambición personal y el individualismo en una época de transición económica y política.

Desde la Plaza de la Revolución en La Habana, sede de las negociaciones de paz para Colombia, el pontífice dijo que no puede haber "otro fracaso" en el camino de la paz y la reconciliación en ese país, que vive un conflicto armado interno desde hace medio siglo.

"Por favor, no tenemos derecho a permitirnos otro fracaso más en este camino de paz y reconciliación", dijo el papa argentino al dirigir su pensamiento "a la querida tierra de Colombia", en la lectura del Angelus.

"En este momento me siento en el deber de dirigir mi pensamiento a la querida tierra de Colombia, consciente de la importancia crucial del momento presente, en el que, con esfuerzo renovado y movidos por la esperanza, sus hijos están buscando construir una sociedad en paz", dijo Francisco en alusión a las negociaciones entre el gobierno de ese país y la guerrilla comunista de las FARC.

Las negociaciones de paz de La Habana, iniciadas en noviembre de 2012, buscan poner fin a un conflicto armado que ha dejado en medio siglo 220,000 muertos y seis millones de desplazados, según cifras oficiales.

El gobierno colombiano y las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) han desarrollado negociaciones de paz anteriormente, la última vez a fines de los años 1990 y comienzos de los 2000, pero terminaron en fracaso y se reanudaron las hostilidades.

Leer: Francisco llega a Cuba y lo recibe el presidente Raúl Castro

El papa llama a los cubanos a servir "sin ideología"

El pontífice argentino invitó a defender a los miembros más frágiles de la sociedad y dijo ante miles de cubanos que lo importante es servir "a las personas" y no a "ideas".

Francisco, el tercer papa que celebra una misa en este lugar tras sus predecesores Juan Pablo II y Benedicto XVI, también lanzó un mensaje que fue más allá de propósitos solo pastorales y apeló a poner por delante de cualquier ideología la protección de los más necesitados.

"El servicio nunca es ideológico, ya que no se sirve a ideas, sino que se sirve a las personas", continuó el papa argentino delante de Castro y próximo al gran icono que se exhibe este lugar: la gran imagen del líder revolucionario Ernesto Che Guevara sobre la fachada del edificio del Ministerio del Interior.

Leer: El papa critica a los "dictadores" y "tiranos"

La referencia destacó precisamente por ser este el lugar en el que se concentran símbolos que en Cuba son los pilares ideológicos básicos del régimen cubano, al pie del monumento al líder independentista José Martí, y que La Habana utiliza frecuentemente como escaparate de su apoyo entre las masas.

"La importancia de un pueblo, de una nación, la importancia de una persona siempre se basa en cómo sirve la fragilidad de sus hermanos", continuó Jorge Bergoglio, que dedicó su alocución a recordar a los cristianos que "todos estamos invitados (...) a hacernos cargo los unos de los otros por amor".

El papa defendió el concepto del "servicio" a los demás pero alertó contra la tentación de querer beneficiar "a los 'míos' en nombre de lo 'nuestro'", porque, dijo, eso puede generar una "dinámica de exclusión"

Recomendamos: Tres claves de la visita pontificia en Cuba

La espera en la histórica plaza

Los cubanos que esperaban al papa Francisco en la Plaza de la Revolución no recordaban haber visto nunca una imagen de Jesucristo allí. Y éste tenía una imponente estatura, con las palabras "Venid a mí".

Mucho antes del amanecer, las multitudes en el país comunista comenzaron a llegar para ver al papa, quien subió al escenario y tomó su lugar frente a la imagen este domingo por la mañana. Antes de la celebración de la misa, pasó por la multitud en el papamóvil.

Tres horas antes de su llegada, la plaza ya estaba llena de muchas miles de personas. El gobierno cubano esperaba 100,000 o más personas. La Cruz Roja estableció estaciones para cuidar de las necesidades médicas que pudieran surgir de agotamiento.

Multitudes aplaudieron y ondearon banderas cuando el papa se acercó. El cardenal Sean O'Malley, arzobispo de Boston, y el cardenal Theodore McCarrick, arzobispo emérito de Washington, estaban sentados cerca de Francisco, junto con el cardenal Peter Turkson de Ghana. Turkson era un asesor clave de la encíclica del papa sobre el medio ambiente. La presidenta argentina, Cristina Fernández de Kirchner, y el presidente cubano, Raúl Castro, también asistieron a la misa.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

El gobierno ha dado a la multitud un gusto raro, la apertura de señales Wi-Fi. Ha animado a los cubanos a enviar mensajes de bienvenida al papa.

Daniel Burke, Chris Cuomo y Ben Brumfield, de CNN, contribuyeron con este reporte. Con información de AFP y EFE.

Ahora ve
Los ricos en Estados Unidos se vuelven más ricos, salvo Donald Trump
No te pierdas
×