¿Temor del Partido Republicano por el discurso del papa Francisco?

Los legisladores del Partido Republicano se preparan para recibir al pontífice en el Capitolio, en donde dará un pronunciamiento
Papa-Obama  Papa-Obama
Autor: Manu Raju | Otra fuente: CNN

Los republicanos del Congreso estadounidense esperan que el papa Francisco deje sus posturas liberales en el Vaticano.

Varios republicanos del Congreso quieren que el líder de la Iglesia católica se mida en sus actitudes progresistas en temas como el cambio climático, la inmigración, las armas y el capitalismo cuando hable en una sesión conjunta del Congreso el jueves 24 de septiembre, como parte de un evento que se transmitirá a todo el mundo.

En entrevista con CNN, varios legisladores republicanos argumentaron que el mensaje del papa debería alejarse de las pugnas políticas que consumen a Washington y muchos se mostraron firmemente en desacuerdo con las apasionadas posturas que ha adoptado desde que asumió el papado en 2013.

"Creo que es totalmente incorrecto que el papa opine en todos los temas realmente delicados de la izquierda radical", dijo el republicano de Oklahoma, James Inhofe, uno de los senadores más conservadores. "No soy católico, pero mis amigos católicos de Oklahoma no están complacidos con eso".

"No necesito que el papa me dé sermones sobre el cambio climático", dijo Gosar en entrevista fuera del salón de plenos de la Asamblea. "Cuando quiere adoptar una postura política, yo les digo que queda en absoluta condición de recibir críticas igual que el resto de nosotros", mencionó el asambleísta Paul Gosar, republicano católico de Arizona.

Los comentarios demuestran que la visita del papa está creando cierta incomodidad entre los republicanos de Washington. Aunque los conservadores cristianos han sido una parte influyente de su base desde hace tiempo y hay puntos de acuerdo entre el Partido Republicano y el Vaticano, el papa ha manifestado posturas más progresistas en el tiempo que ha estado a la cabeza de una de las religiones con más seguidores en el mundo.

Cuando vaya al Capitolio esta semana, su discurso tan esperado llegará a los hogares de millones de estadounidenses; miles de turistas han llegado a Washington para ver al pontífice. El presidente de la Asamblea de Representantes, John Boehner, y la líder de la minoría, Nancy Pelosi (ambos son católicos), invitaron a dar el discurso a Francisco, quien será el primer pontífice de la historia que hablará en una sesión del Congreso estadounidense.

La plataforma da al papa Francisco la gran oportunidad de ayudar a impulsar el diálogo nacional. Es más: seis de cada diez estadounidenses ven favorablemente a Francisco, por lo que es mucho más popular que el presidente Barack Obama y los líderes del Congreso, según una encuesta reciente de Gallup.

Aún no se sabe qué tan agresivo será Francisco al defender sus posturas ante un Congreso conservador. Sin embargo, no ha temido tocar temas delicados a lo largo de los años pasados y ha llamado la atención a nivel mundial con sus posturas.

En un ensayo sumamente polémico que el Vaticano publicó a mediados de este año, Francisco respaldó "el consenso científico muy consistente" de que el cambio climático es consecuencia de la actividad humana y dijo que era "urgente" desarrollar políticas para fortalecer el medio ambiente y limitar los combustibles fósiles.

En julio, Francisco centró sus comentarios en el calvario de los niños migrantes; dijo que los gobiernos deben actuar para "protegerlos y ayudarlos", lo que coincide con sus declaraciones repetidas sobre el enfoque compasivo en el tema de la inmigración.

También se ha mostrado más tolerante que los pontífices anteriores con los gays y fue muy sonado su comentario: "¿Quién soy yo para juzgar?", lo que contrasta profundamente con la postura radical de su predecesor, el papa Benedicto XVI, en el tema de la homosexualidad.

Francisco ha atacado a los fabricantes de armas y los ha tildado de hipócritas. En una serie de discursos severos, Francisco criticó al capitalismo mundial y dijo que era "una dictadura sutil".

Esos comentarios estremecen a muchos republicanos.

"Siempre me preocupan quienes llevan mensajes espirituales que rebasan el límite en cuestiones políticas", dijo el senador Dan Coats, republicano presbiteriano de Indiana. "Creo que puede ser terreno peligroso porque da a la gente razones para emitir un juicio sobre, digamos, Billy Graham, el papa o quien sea, con base en sus posturas políticas, no con base en su espiritualidad".

El aspirante republicano a la presidencia, Chris Christie (quien es católico), no se abstuvo de criticar al papa Francisco por su postura sobre un tema político: la defensa del acercamiento entre Estados Unidos y Cuba.

"Creo simplemente que el papa se equivoca", dijo el gobernador de Nueva Jersey a Jake Tapper en el programa State of the Union de CNN. "El hecho es que es infalible en cuestiones religiosas, no políticas".

A pesar de todo, el papa también tiene posturas sociales que coinciden con las del Partido Republicano, principalmente la oposición al aborto.

Algunos republicanos esperan que el papa aproveche el escenario esta semana para reiterar las objeciones de la Iglesia al procedimiento, tema que ha paralizado en el Capitolio el avance de una propuesta de ley presupuestal, aunque eso podría desencadenar protestas de los demócratas del Congreso.

"Creo que se manifestará firmemente a favor de quienes queremos restringir la cantidad de dinero del erario que se destina a Planned Parenthood", mencionó John Cornyn, de Texas, el republicano número dos del Senado.

"No creo que el papa se muestre débil en el tema de proteger a los no nacidos", dijo el asambleísta Trent Franks, republicano de Arizona.

Algunos republicanos católicos dijeron que planean aprovechar la visita histórica y alabaron al papa por inyectar energía nueva a la Iglesia y por promover una nueva era de inclusión, aunque disienten profundamente con algunas de sus posturas.

"Confiaría en que hará su mejor esfuerzo por decir lo que piensa", dijo el senador Mike Rounds, exgobernador republicano católico de Dakota del Sur. "Le agradeceremos por lo que ha aportado y al mismo tiempo, aprovecharemos lo que nos parezca útil".

Sin embargo, Rounds disintió notoriamente con las posturas del papa ante el capitalismo.

"Personalmente creo que si piensas en la calidad de vida que se ha dado a millones de personas en todo el mundo y a las libertades que vemos que tiene la gente en todo el mundo, la mayor parte de esto ha ocurrido gracias a las innovaciones que el capitalismo propicia y gracias a que existe Estados Unidos de América", dijo.

El senador Thom Tillis, republicano católico de Carolina del Norte, expresó que el papa está en todo su derecho de expresar sus metas y opiniones.

"El papa es el líder de mi Iglesia", dijo Tillis. "Está haciendo lo que los papas han hecho desde hace cientos de años… eso no me molesta".

Sin embargo, dijo Tillis, la última palabra sobre cómo alcanzar esos objetivos la tienen los legisladores, no la Iglesia.

No obstante, otros republicanos católicos se mostraron reticentes cuando se les preguntó sobre las posturas del papa.

"Haré lo correcto y no haré comentarios sobre esto", dijo Jim Risch, senador por Idaho. "Soy católico conservador y lo he sido toda la vida".

En años recientes, la Asamblea de Representantes ha tenido su buena dosis de discursos tensos de alto perfil. A principios de este año, el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, habló en una sesión conjunta del Congreso para protestar contra las charlas nucleares con Irán, lo que provocó duras críticas de la Casa Blanca y de los demócratas liberales. En 2009, el asambleísta republicano por Carolina del Sur, Joe Wilson, gritó: "¡Mientes!" durante el discurso de Obama sobre los servicios de salud ante el Congreso. Cada año, el presidente da un informe presidencial mayormente partidista ante el pendenciero órgano.

Sin embargo, se espera que el discurso de Francisco sea mucho más prominente que todos los anteriores; Boehner dijo que es "uno de los eventos más importantes en la historia del Capitolio".

A la espera del discurso sumamente publicitado, Boehner y otros líderes del Congreso enviaron una carta inusual la semana pasada a los legisladores, en la que les pedían que ayudaran al transcurso del evento "absteniéndose" de "prolongar" sus saludos al papa y de evitar tener charlas privadas con él con el fin de dejar que siga su itinerario.

El senador republicano de Missouri, Roy Blunt, miembro de la dirigencia del Partido Republicano, dijo que espera que el papa "tienda una red amplia y hable de temas como la libertad de cultos y los temas que afectan a las familias".

Sin embargo, Blunt agregó: "no creo que tengamos mucho control sobre lo que dirá".

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Por otro lado, Inhofe cree que el papa debería moderarse. Respecto al tema de la implementación de políticas para combatir el calentamiento global, Inhofe, quien no cree en el cambio climático y dirige la Comisión de Medio Ambiente y Obras Públicas del Senado, dijo: "no es un tema que crea que el papa debería tocar".

Agregó que "nunca había vivido una época en la que un papa tocara (tantos) temas tan extremos".

Ahora ve
Fuerzas lideradas por EU arrebatan a ISIS el poder de la ciudad siria de Raqqa
No te pierdas
×