Disculpa de Obama no es suficiente: MSF pide investigación independiente

La organización benéfica urgió a que se active la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta para investigar lo ocurrido en Kunduz
Uno de los heridos como consecuencia de un ataque a un hospi  Uno de los heridos como consecuencia de un ataque a un hospital de Médicos sin Fronteras en la ciudad afgana de Kunduz
Autor: Greg Botelho, Jethro Mullen y Elizabeth Joseph
(Reuters) -

El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, ofreció disculpas personalmente, pero no fue suficiente, según Médicos sin Fronteras, el grupo de asistencia cuyo hospital en la ciudad afgana de Kunduz fue blanco de un ataque letal estadounidense.

La organización benéfica brinda atención médica en algunos de los lugares más peligrosos del mundo. Ha señalado que la agresión es "un ataque a la Convención de Ginebra" y urgió a que se lleve a cabo una investigación independiente por parte de una comisión internacional que nunca ha actuado.

La Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta ha existido desde 1991. Para que intervenga, se requiere la solicitud de uno de los 76 países signatarios. Su labor consiste en investigar si se ha violado el derecho internacional humanitario.

"Hasta ahora, los gobiernos se habían mostrado demasiado corteses o cautelosos de sentar un precedente", dijo Joanne Liu, presidenta de Médicos Sin Fronteras, el miércoles 7 de octubre. "La herramienta existe y es hora de que se active".

El miércoles por la mañana, Obama llamó y ofreció disculpas directamente a Liu. En un comunicado de la Casa Blanca, relativo a dicha conversación, destacó que las fuerzas armadas estadounidenses llevarán a cabo una investigación del ataque y se comprometió a brindar un apoyo irrestricto a la investigación conjunta de la OTAN y el gobierno afgano.

Sin embargo, no se mencionó a la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta.

"El presidente Obama manifestó su arrepentimiento por el trágico incidente, dio sus condolencias y dedicó sus oraciones a las víctimas, a sus familiares y a sus seres queridos en nombre del pueblo estadounidense", se señaló en el comunicado de la Casa Blanca.

"Al reconocer el gran respeto que siente por la labor importante y salvadora que MSF lleva a cabo en las comunidades vulnerables de Afganistán y todo el mundo, el presidente le aseguró a Liu que espera que la investigación que el Departamento de Defensa está llevando a cabo brinde un recuento transparente, exhaustivo y objetivo de los hechos y las circunstancias del incidente".

La presidenta de Médicos Sin Fronteras aceptó las disculpas de Obama, pero no quiere que todo quede allí. Presionó para que Estados Unidos permita que se haga una investigación internacional.

"Reiteramos nuestra (solicitud) de que el gobierno estadounidense consienta a que se lleve a cabo una investigación independiente a cargo de la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta para establecer lo ocurrido en Kunduz, cómo ocurrió y por qué ocurrió", dijo Liu.

'La mayor pérdida de vidas'

El ataque del sábado pasado cobró la vida de 12 miembros del personal médico y al menos 10 pacientes; tres de ellos eran niños. Fue "la mayor pérdida de vidas para nuestra organización en un ataque aéreo", dijo Liu.

Otras 37 personas resultaron heridas, según la organización benéfica mundial que trabaja en zonas de conflicto para ayudar a las víctimas de la guerra y otras tragedias.

El general John Campbell, comandante de las fuerzas estadounidenses en Afganistán, dijo que se atacó accidentalmente al hospital durante el ataque aéreo estadounidense. El Pentágono está llevando a cabo una investigación, al igual que la OTAN y Afganistán.

"Si se cometieron errores, los reconoceremos", dijo Campbell. "Haremos que los responsables rindan cuentas y tomaremos medidas para asegurar que los errores no se repitan".

Médicos Sin Fronteras señaló que quiere una investigación transparente y completa por parte de una agencia independiente.

"Su descripción del ataque cambia constantemente: daño colateral, incidente trágico, ahora intentan responsabilizar al gobierno de Afganistán", señaló el grupo.

"Basta"

Estados Unidos ha cambiado su versión de lo que provocó el ataque aéreo.

Primero, las autoridades estadounidenses señalaron que los reportes iniciales indicaban que se ordenó el ataque aéreo para proteger a las fuerzas estadounidenses. Luego se dijo que las fuerzas afganas pidieron el apoyo aéreo porque estaban bajo fuego.

"Hoy decimos: 'basta'", dijo Liu.

"Hoy luchamos por el respeto a la Convención de Ginebra. Como médicos, luchamos por el bienestar de nuestros pacientes".

No se sabe si la Comisión Internacional Humanitaria de Encuesta podría iniciar las investigaciones. En el sitio web de la comisión se señala que se requiere el consentimiento de las partes involucradas y ni Estados Unidos ni Afganistán reconocen a la Comisión.

Jason Cone, director ejecutivo de Médicos Sin Fronteras en Estados Unidos, pidió a alguno de los 76 países que reconocen a la comisión a presionar en nombre de la organización, aunque ninguno de los 76 se había manifestado hasta el mediodía del miércoles. Dijo que los relatos cambiantes de Estados Unidos respecto a los ataques subrayan la necesidad de que se haga una investigación independiente.

Cone rindió tributo a los médicos que siguieron atendiendo a los heridos mientras veían morir a sus colegas y el hospital ardía.

"En Kunduz, nuestros pacientes se quemaron en su cama; nuestros médicos, enfermeras y otros empleados murieron mientras trabajaban, nuestros colegas tuvieron que operarse entre sí. Uno de nuestros médicos murió en una mesa de operaciones improvisada, un escritorio, mientras sus colegas trataban de salvarle la vida", dijo Cone.

El equilibrio entre el humanitarismo y la necesidad militar

En general, un crimen de guerra puede ocurrir cuando se ataca a la población civil durante un conflicto armado, de acuerdo con Steven Kay, abogado que representó al presidente de Kenia, Uhuru Kenyatta, contra acusaciones de crímenes contra la humanidad en la Corte Penal Internacional.

Existe un ordenamiento legal extenso que regula la acción militar durante un conflicto.

El objetivo, de acuerdo con Anthony Dworkin, experto en derechos humanos del Consejo Europeo de Relaciones Exteriores, es lograr un equilibrio entre lo que las fuerzas armadas pueden hacer justificadamente por necesidad militar (que incluye causar daños colaterales a los civiles) y los principios del humanitarismo.

"Los hospitales gozan de un estatus protegido de acuerdo con el derecho internacional humanitario. Así, un ataque contra un hospital o centro médico, ya sea civil o militar, es un crimen", dijo Kay.

El sábado no fue la primera vez que Médicos Sin Fronteras se queja de la acción militar en el hospital de Kunduz.

En julio, la organización de asistencia condenó lo que calificó de "irrupción violenta de miembros armados de las Fuerzas Especiales Afganas". Se dice que los soldados entraron al hospital (que, según MSF, "tiene una política estricta de prohibición a las armas", igual que en sus demás centros), "agredieron a tres miembros del personal de MSF (y arrestaron) a tres pacientes", a quienes liberaron tras una hora.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

"Desde que inició operaciones en 2011, el Centro de Trauma de Kunduz ha sido un lugar en el que todos los pacientes pueden recibir atención médica y quirúrgica sin costo y con seguridad", dijo en ese entonces Bart Janssens, director de Operaciones de MSF. "Este acontecimiento grave pone en riesgo la vida de miles de personas que dependen del centro para recibir atención de urgencia".

Con información de Mairi Mackay, Don Melvin, Kristina Sgueglia y Jason Hanna.

Ahora ve
Cómo lograr que tu oficina aproveche las nuevas herramientas tecnológicas
No te pierdas
×