La 'mancha' fría del Atlántico, un fenómeno que desconcierta a la ciencia

Los científicos han notado una pronunciada tendencia al enfriamiento en las aguas superficiales del Atlántico Norte desde hace dos años
'El Niño' llega con más fuerza que nunca
Autor: Dave Hennen
(Reuters) -

Resalta a simple vista. Es una mancha de color azul y púrpura en el mapa, uno de los únicos lugares del mundo que está anormalmente frío en un año que probablemente romperá el récord del año más caluroso en todo el mundo.

Se la está llamando La mancha del Atlántico. Es una vasta zona del Atlántico Norte que registra una tendencia muy pronunciada a enfriarse. La superficie del océano está mucho más fría de lo normal y de hecho ha roto récords en algunas zonas.

Los científicos empezaron a notar su desarrollo a lo largo de los pasados dos años; este enfriamiento del Atlántico es totalmente opuesto al calentamiento en el Pacífico.

Gran parte del calentamiento se atribuye al Niño, el proceso natural en el que las aguas cálidas cubren el Pacífico Central y se extienden a América del Sur; sin embargo, los científicos no pueden explicar totalmente por qué se la ha llamado La mancha del Pacífico.

Este calentamiento pronunciado de grandes zonas de toda la cuenca del Pacífico ha provocado una temporada de huracanes y tifones superiores al promedio en todo el Pacífico, y podría haber sido factor en la sequía en California, en las afectaciones a la industria salmonera, e incluso en que se detecten tiburones en aguas más al norte de lo usual.

La mancha fría del Atlántico está cerca de Groenlandia. Tal vez no esperarías ver un enfriamiento tan pronunciado tan al norte. Después de todo, sabemos que la mayor parte del cambio climático ha afectado más a los polos que a las regiones ecuatoriales. Groenlandia tiene una enorme capa de hielo.

Lee: Crónica de la muerte de un glaciar

De hecho, si combinas los casquetes de hielo de la Antártida y los de Groenlandia, encontrarás el 99% del agua dulce de la Tierra. Los científicos creen que el derretimiento del hielo de Groenlandia es lo que está causando la anomalía.

En un estudio reciente, unos prominentes climatólogos muestran que Groenlandia está perdiendo un volumen enorme de hielo, lo que perturba la circulación normal del océano Atlántico, conocida como Circulación Meridional de Retorno del Atlántico (AMOC, por sus siglas en inglés).

Tal vez conozcas la Corriente del Golfo, una parte de esta circulación que lleva aguas superficiales y cálidas del trópico hacia el norte por la costa este de Estados Unidos y que más adelante se dirige hacia los polos.

La otra corriente principal de la AMOC es el flujo de retorno de agua fría de las profundidades que se dirige hacia el sur, desde el polo hacia el trópico. Esta corriente tiene un efecto radical en el clima mundial. El calor y el frío que la corriente transporta se transfiere a la atmósfera y rige nuestros patrones climáticos.

Normalmente, el agua salada fría del Atlántico Norte se hunde porque es más densa y la reemplaza el agua cálida que llega del sur. Es un proceso parecido al que rige los sistemas de alta y baja presión y la corriente de chorro que rige nuestro clima. En este caso, según el estudio, las grandes cantidades de agua dulce que se mezclan con el océano en Groenlandia pueden evitar que el agua fría salada y densa se hunda, lo que altera la circulación de la AMOC.

Aunque no lo creas, esto fue lo que pasó en la popular cinta El día después de mañana. En la película, el clima mundial cambia en cuestión de días y causa tornados en Los Ángeles, granizos letales en Tokio y una ventisca de proporciones gigantescas en la ciudad de Nueva York.

Afortunadamente, el escenario que se pinta en El día después de mañana es una ficción hollywoodense y no se basa en hechos científicos comprobados. Una vez dicho eso, hay razones para preocuparse por los cambios que se han observado tanto en el Atlántico como en el Pacífico.

Aunque no hay consenso en la comunidad científica sobre la relación de la mancha del Atlántico o del Pacífico con el cambio climático, hay pruebas de que es así. Los efectos, aunque no serán como en la película, podrían ser bastante malos. La pérdida de la circulación oceánica normal podría causar cambios radicales en los patrones climáticos y la pérdida continua de los casquetes de hielo en Groenlandia podría provocar que el nivel del mar siga aumentando y amenazando a las ciudades costeras de todo el mundo.

Lee: El verano derrite el 97% del hielo de Groenlandia

Ahora ve
Los jóvenes están durmiendo menos y estas son las razones
No te pierdas
×