14 años de intervención militar de Estados Unidos en Afganistán

Hasta 100,000 tropas estadounidenses han participado en las acciones bélicas de EU; el presidente Obama prometió retirarse del conflicto
Liberado, soldado estadounidense en Afganistán
(Reuters) -

Las principales etapas de la intervención militar de Estados Unidos en Afganistán, tras el anuncio del presidente Barack Obama de que mantendrá miles de soldados en suelo afgano más allá de 2016.

2001, la "guerra contra el terrorismo"

Menos de un mes después de los atentados del 11 de septiembre, el presidente George W. Bush lanzó una vasta ofensiva en Afganistán tras la negativa del régimen talibán a entregar al jefe de al Qaeda, Osama bin Laden. Apenas unas semanas les bastaron a las fuerzas occidentales para derrocar a los talibanes.

Además de la operación aérea, los estadounidenses respaldaron el avance de los afganos de la Alianza del Norte con equipos paramilitares de la CIA y fuerzas especiales.

Unos 1,000 soldados estadounidenses se desplegaron en el terreno en noviembre. Alrededor de 10,000 al año siguiente.

2002-2007, la guerra olvidada

Iraq se convirtió en la mayor preocupación de Estados Unidos, que se desentendió de Afganistán. Los talibanes y otros grupos islamistas reaparecieron en el sur y el este afganos, desde donde pudieron llegar con facilidad a sus santuarios en zonas tribales de Pakistán.

Unos 20,000 soldados estadounidenses operaron en este lapso en territorio de Afganistán.

2008, el despertar

Al extenderse la insurrección talibán, el gobierno de Bush enfrentó crecientes críticas por el deterioro de la situación en Afganistán.

El comando estadounidense en el lugar reclamó el envió de nuevos contingentes para poder implementar una estrategia contrainsurgente real. George W. Bush aceptó enviar unos 17,000 efectivos.

2009, la "guerra justa" de Obama

En los primeros meses de la presidencia de Barack Obama —quien durante su campaña prometió poner fin a las guerras en Iraq y en Afganistán—, el número de soldados estadounidenses en suelo afgano se duplicó, alcanzando unos 68,000. En diciembre, Obama, que calificó la intervención de "guerra justa", llevó los efectivos a 100,000 (los soldados aliados sumaban 50,000).

El objetivo de Washington consistió en "quebrar el impulso" de la insurgencia talibán y reforzar las instituciones afganas, fundamentalmente las fuerzas armadas.

Esta estrategia se acompañó de la fijación de una fecha de comienzo del retiro de las tropas: julio de 2011.

2011, una puerta de salida hacia 2014

El 2 de mayo Osama bin Laden murió en una operación de las fuerzas especiales de Estados Unidos en Pakistán.

El 22 de junio, Barack Obama anunció el inicio del retiro, con la partida antes del verano boreal de 2012 de 33,000 soldados (un primer contingente abandonó Afganistán en julio de 2011).

El pasaje total de la responsabilidad de la seguridad a las fuerzas afganas debía completarse a fines de 2014.

2012, acuerdo de asociación estratégica

A comienzos de mayo, Barack Obama y su par afgano Hamid Karzai firmaron un acuerdo de cooperación estratégica de largo plazo que prevía que los 130,000 efectivos de la coalición internacional, dos tercios de los cuales eran estadounidenses, debían transferir la responsabilidad global de la seguridad a Kabul antes de que terminara el año 2014. 

2014, tratado bilateral de seguridad (BSA)

A fines de mayo, Barack Obama afirmó que la presencia militar estadounidense sería reducida a "la mitad" al concluir 2015, hasta que un año más tarde se completara el retiro de todos los efectivos, con la salvedad de un contingente residual de 200 militares para la seguridad de la embajada.

El 20 de septiembre, Afganistán firmó un acuerdo bilateral de seguridad (BSA) con Estados Unidos y uno similar con la OTAN: 12,500 soldados extranjeros, 9,800 de ellos estadounidenses, permanecerían en el país tras el fin de la misión de combate de la Alianza Atlántica.

A partir de comienzos de 2015, las tropas estadounidenses debían hacerse cargo de dos misiones: la realización de "operaciones antiterroristas contra los restos de al Qaeda" y el entrenamiento de las fuerzas afganas.

2015, tras el fin oficial de las operaciones de combate

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

En marzo, Obama anunció un enlentecimiento del ritmo de retiro de los soldados estadounidenses, "para no tener que volver" luego.

El 15 de octubre, el presidente decidió mantener varios miles de soldados en Afganistán después de 2016, al concluir que las fuerzas afganas no son aún "suficientemente fuertes" como para asegurar la estabilidad del país.

Ahora ve
Los campos eólicos en La Ventosa, Oaxaca, dividen opiniones
No te pierdas
×