El vecino judío de Hitler cuenta cómo fue su encuentro

Mi niñera me sacó a caminar. Pasé por su puerta frontal cuando salió. Lo vi y él me vio de forma benévola… Si hubiera sabido quién era yo, no estaría aquí, cuenta Edgar Feuchtwanger.
Primera vez  Edgar Feuchtwanger vio a Adolf Hitler en la plaza Prinzregentenplatz de Múnich en 1932.  (Foto: CNN)
Por MICK KREVER

"Lo sabía muy bien, incluso a los 8 años: sabía que era una mala cosa para nosotros".

Edgar Feuchtwanger vio por primera vez a Adolf Hitler en la plaza Prinzregentenplatz de Múnich en 1932, un año antes de que Hitler fuera designado canciller.

"Mi niñera me sacó a caminar", recuerda. "Pasé por su puerta frontal cuando salió. Lo vi y él me vio de forma benévola".
"Hubo gente que, desde luego, de inmediato gritaron en la calle 'Heil Hitler'".

"Si él hubiera sabido quién era yo, no estaría aquí hablando contigo", le dijo Feuchtwanger, ahora con 91 años, a Christiane Amanpour de CNN en una entrevista.

Escribió un libro de memorias de su experiencia, Yo fui el vecino de Hitler, que fue publicado el año pasado en Reino Unido.

Feuchtwanger no solo era judío, su tío, Lion Feuchtwanger, era un reconocido novelista que se convirtió en una suerte de "enemigo personal" de Hitler, como él lo describía. Uno de los libros de Lion, Success, incluía un personaje similar a Hitler llamado Rupert Kutzner.

"Si hubieran sabido que éramos parientes cercanos de Lion, no estaríamos aquí, seguro".

Hitler se mudó al vecindario en 1929 "en medio de su ascenso". Fueron vecinos durante nueve años mientras Alemania se transformaba en una dictadura.

Niño y niñera en la callle.
Vecinos  Niño y niñera en la callle.  (Foto: CNN, Edgar Feuchtwanger/Cortesía)

Desde luego, no había forma de saber lo que se venía en ese entonces, pero era claro algo profundo estaba pasando, dijo Feuchtwanger.

"Todo el mundo hablaba de eso".

Siendo un judío, Feuchtwanger no quiso inscribirse en la Juventudes de Hitler. Pero en la escuela, la ideología nazi era ineludible.
"Tuve una maestra que se volvió 150% nazi inmediatamente".

Hitler, entonces líder de los nacionalsocialistas, sale de la sede del partido en Múnich en diciembre de 1931.

"Desde luego, me decían que uno debía hacer lo que la maestra ordenaba". Así que cuando tenía que dibujar propaganda nazi, no podía tener reparos.

¿Sabía lo que hacía cuando era pequeño?, preguntó Amanpour.

"Creo que sí. Sabía que era algo malo para nosotros. Pero, al mismo tiempo, tenía que hacer lo que el maestro me decía. Y la maestra era una mujer carismática que impulsaba todo eso y que estaba loca con eso".

Edgar Feuchtwanger no podía escapar de la propaganda nazi.
Cuaderno de dibujos  Edgar Feuchtwanger no podía escapar de la propaganda nazi.  (Foto: CNN)

Los cambios que estaban surgiendo se materializaron en noviembre de 1938: la Noche de los Cristales Rotos. A lo largo del país, los judíos fueron atacados y sus negocios destruidos.

Y el padre de Feuchtwanger, un reconocido editor, fue llevado a Dachau, el primer campo de concentración nazi. Las autoridades confiscaron gran parte de la extensa colección de libros de la familia: para resguardarlos, les dijeron.

Sorprendentemente, Feuchtwanger padre fue liberado tras seis semanas. "Creo que estaba diseñado no para mantener a la gente ahí, sino para asustarla y que se fuera" de Alemania.

"Después de todo, cosas como Auschwitz no existían aún. Que llegara a ese extremo era algo que uno no anticipaba. Pero era lo suficientemente malo, hay que decirlo".

Y de hecho se fueron de Alemania: a Inglaterra, en donde Edgar se convertiría en un respetado profesor de historia. Vive en Inglaterra hasta hoy en día.

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Lo "sorprendente", dijo, es que —en lo que a él respecta— las autoridades nunca supieron que su familia estaba emparentada con el despreciado Lion Feuchtwanger.

"Si se hubieran dado cuenta, incluso mientras vivíamos allí, hubiéramos sido desahuciados, sin duda".

Ahora ve
Charlie Rose, señalado de acoso sexual
No te pierdas
×