¿Revelaciones de WikiLeaks sobre Clinton serán ventiladas en el tercer debate?

Los correos, que han revelado la presunta relación de la demócrata con Wall Street, podrían ser debatidos este miércoles en el tercer encuentro entre la demócrata y el republicano.
Los mensajes no contienen -hasta ahora- revelaciones explosivas, pero volvieron a dejar a Clinton a la defensiva
Bajo la mira  Los mensajes no contienen -hasta ahora- revelaciones explosivas, pero volvieron a dejar a Clinton a la defensiva  (Foto: Reuters)
WASHINGTON (Reuters) -

Desde el 7 de octubre, el sitio web WikiLeaks ha divulgado miles de correos electrónicos conseguidos de una cuenta de Gmail que supuestamente pertenece al jefe de la campaña de Hillary Clinton, John Podesta.

El equipo de Clinton se encontró así en la difícil situación de no confirmar ni negar la autenticidad de los correos pero al mismo tiempo acusar a Rusia de estar detrás del ataque para influenciar la elección del próximo 8 de noviembre en favor de Donald Trump.

Lee: Ecuador restringió internet a Assange por elecciones en EU

Los mensajes de Podesta no contienen -hasta ahora- revelaciones explosivas, pero volvieron a dejar a Clinton a la defensiva, y es altamente probable que la cuestión sea ventilada en el debate de este miércoles entre la demócrata y Trump en Las Vegas.

Conferencias en Wall Street

Las revelaciones más delicadas provienen de las transcripciones de las conferencias particulares que Clinton ofreció a bancos de inversión y otras instituciones financieras entre 2013 y 2015, por miles de dólares.

Clinton se niega de forma terminante a divulgar las transcripciones, una decisión que durante la disputa interna con Bernie Sanders hizo que la acusaran de ser una candidata demasiado próxima a Wall Street.

Los textos divulgados por WikiLeaks incluyen fragmentos de varias conferencias y la transcripción completa de tres ponencias en Goldman Sachs, que muestran como la candidata presidencial se encontraba cómoda entre los banqueros.

En esas conversaciones, Clinton mostró pragmatismo y propuso un entendimiento, una posición mucho menos rígida que la que defiende en los debates sobre Wall Street.

En otra conferencia, ante un grupo de especulación inmobiliaria en abril de 2013, Clinton dijo que la "política es como hacer salchichas", y que era "necesario tener una posición pública y una privada".

Ahora lee: Trump acusa a Slim de actuar en su contra y favorecer a Clinton

Libre comercio

En octubre del año pasado, Clinton se opuso a la Alianza Trans-Pacífico (TPP), un gigantesco acuerdo de libre comercio negociado por el presidente Barack Obama con 11 países.

Pero los mensajes internos revelan el dilema de una candidata que anteriormente defendió el controvertido acuerdo.

Dan Schwerin, quien escribe los discursos de Clinton, mencionó que "es en realidad un equilibrio muy difícil de conseguir, porque no queremos generar burlas al oponernos con demasiada vehemencia a un acuerdo que ella una vez defendió, ni exagerar lo malo que es ese acuerdo, ya que tiene sus méritos".

Lee: Donald Trump y Carlos Slim: 3 desencuentros

De acuerdo con la transcripción de una conferencia ante el Banco Itaú, Clinton dijo en 2013 que su "sueño era un mercado común hemisférico, con comercio abierto y fronteras abiertas", una visión que generó sorpresa en el ala más proteccionista del Partido Demócrata.

En la campaña, prácticamente todos los candidatos cuestionan que la apertura de esos acuerdos terminan por motivar la salida de puestos de trabajo hacia otros países.

Chelsea

Los mensajes también revelan choques entre la hija de Hillary, Chelsea, y Doug Band, un experimentado auxiliar de su padre y expresidente Bill Clinton, por las operaciones en una rama de la Fundación Clinton.

Chelsea envió varios correos a Podesta alegando una conducta inapropiada de Band -miembro del directorio de la Iniciativa Global Clinton- por los lazos entre esa organización y Teneo, la consultora de Band.

En un mensaje de noviembre de 2013, Band calificó a Chelsea de "niñita engreída que no tiene nada que hacer más allá de crear problemas".

Recomendamos: 16 interrogantes para entender el ataque de Trump a la Fundación Clinton

Lobistas

En abril de 2015 el equipo de Clinton tuvo que tomar una decisión sobre si debían aceptar donaciones de campaña de cabilderos que representan a países extranjeros.

En las discusiones, se tornó claro que se podían meter en problemas al aceptar dinero de lobistas que representaban a Irak, Azerbaiyán, Egipto, Libia y los Emiratos Árabes Unidos.

Después de muchas discusiones, marchas y contramarchas, uno de los responsables de la campaña, Robby Mook, expresó que en su opinión deberían aceptar las donaciones y "administrar los ataques".

A su vez, la jefa de comunicaciones de la campaña, Jennifer Palmieri, se limitó a escribir: "¡Tomen el dinero!"

Recomendamos: ¿Qué tanto influye Carlos Slim en el New York Times?

Ahora ve
Las calles de Los Ángeles se pintan de blanco y te decimos la razón
No te pierdas
×