Estados Unidos se prepara para la guerra de las galaxias

El país ha creado un nuevo comando espacial masivo para evitar que China o Rusia ganen terreno en esta carrera armamentista.
Viejos conocidos  Los adversarios de Estados Unidos en el espacio no le son desconocidos, se trata de Rusia y de China.  (Foto: iStock by Getty Images)
JIM SCIUTTO
WASHINGTON (CNN) -

Desde que el hombre exploró el espacio por primera vez ha sido un ambiente pacífico. Pero ahora los rivales están desplegando armas más allá de la atmósfera de la Tierra, llevando a la milicia estadounidense a prepararse para la escalofriante posibilidad de una guerra en el espacio.

"A la vez que los humanos salgan, habrá conflicto. El conflicto en el lejano oeste cuando nos movimos por el oeste … doble conflicto en Europa por sus horribles guerras mundiales”, dijo el general John Hyten, jefe del Comando Estratégico de Estados Unidos a CNN. “Así que cada vez que los humanos se mueven físicamente hay conflicto, y en ese caso, tendremos que estar preparados para ello”.

Hoy día, el país depende del espacio mucho más que cualquier otra nación. Sin satélites, las televisiones no funcionarían, las redes móviles quedarían en silencio y el Internet se alentaría y finalmente se detendría.

Lee: Los 4 ejes de Donald Trump para destruir a los hackers

Al depender de las fechas de los satélites GPS, todo, desde los mercados de valores a las transacciones bancarias, semáforos y conmutadores de ferrocarriles se congelarían. Los pilotos aéreos perderían contacto con tierra, inseguros de su posición y sin información sobre el clima para evadir las tormentas.

Los líderes mundiales no podrían comunicarse de un continente a otro. En la milicia estadounidense, los pilotos perderían el contacto con los drones armados del Medio Oriente. Las bombas inteligentes dejarían de serlo. EU perdería la advertencia sobre los ataques nucleares en partes de la Tierra.

“Hay incentivos para quitárnoslo” dijo Peter Singer quien asesora al Departamento de Defensa sobre amenazas espaciales y autor de Ghost Fleet: A Novel of the Next World War, que estudia un escenario de guerra espacial. “Y eso significa que, si hubiese un conflicto en el planeta Tierra, iniciaría casi inherentemente con algún tipo de conflicto en el espacio”.

Los principales adversarios de Estados Unidos en el espacio son familiares: Rusia y China extienden sobre la atmósfera la competencia y conflicto que de entrada ya burbujea aquí en la Tierra -de Siria a Ucrania, al mar de China hasta el ciberespacio-.

China y Rusia apuntan a Estados Unidos en el espacio con una vertiginosa variedad de armas que parecen salidas de la ciencia ficción. Rusia ha desplegado lo que podrían ser múltiples satélites kamikaze como el "Kosmos 2499" diseñado para acercarse a los satélites estadounidenses para destruirlos o desactivarlos. China ha lanzado el "Shiyan", equipado con un brazo de agarre que podría sacar de órbita a los satélites estadounidenses.

"Estaríamos absolutamente en shock si la milicia estadounidense no estuviera en pie de guerra con base en lo que vemos”, dijo Paul Graziani, CEO del monitor civil de satélites AGI.

Lee: Corea del Norte notifica que pondrá un satélite en órbita

Estas no son armas experimentales del futuro, sino armas de hoy, ya en operación desde la órbita terrestre cercana, justo 100 millas hacia arriba y en la casa de la Estación Espacial Internacional.

Hyten advirtió que sus adversarios pronto podrán amenazar a los satélites estadounidenses en todas las órbitas.

"Contamos con buena capacidad de vigilancia e inteligencia, así que podemos ver las amenazas que se construyen”, dijo Hyten. “Así que estamos desarrollando capacidades para defendernos. Es así de simple”.

Para responder, Estados Unidos ha creado un nuevo Comando Espacial masivo, con unos 38,000 empleados, un presupuesto anual de 25,000 millones de dólares y 134 ubicaciones alrededor del globo. Entre ellas se encuentran las unidades como la 50th Space Wing, un equipo de 352 miembros a cargo de monitorear los satélites militares estadounidenses y extranjeros. Por ahora, estos guerreros espaciales son poco más que espectadores, observando este nuevo campo de batalla espacial sin posibilidad de disparar.

Lee: Corea del Norte, con prisa por lanzar cohete al espacio

En el 2015 el subsecretario de Defensa, Robert Work, expresó su gran preocupación sobre que la milicia no estaba “lista para realizar operaciones espaciales en un conflicto que se extiende al espacio”.

Su preocupación se volvió realidad cuando, meses después, las fuerzas espaciales estadounidenses fueron abrumados por un ataque simulado a los satélites militares estadounidenses.

Muchos se dieron por enterado cuando, en abril de este año, Work prometió que los Estados Unidos devolverían el golpe en caso de ser atacados en el espacio, devolver el golpe y noquearlos, añadió.

"Desde el principio, si alguien pretende ir tras nuestra constelación especial, buscaremos las capacidades que impedirían que ellos lo hagan”, dijo Work a CNN.

Work sugirió un equivalente espacial a las cargas que los buques de Guerra estadounidenses soltaron al mar durante la Segunda Guerra Mundial, desencadenando enormes explosiones para combatir a los submarinos de ataque.

Lee: Rusia, principal sospechoso de 'hackeo' a ejército de EU

"Estos satélites fueron construidos hace 15 años y lanzados durante una era en la que espacio era un entorno benigno. No había amenaza”, dijo el teniente general, David Buck, del Comando Conjunto de Componentes Funcional para el Espacio. "¿Puedes imaginar construir una aeronave que reabastece, o un jet, sin capacidades de defensa? Así que nuestros satélites están en riesgo, y nuestra infraestructura terrestre está en riesgo. Estamos trabajando arduamente para asegurarnos de que podemos proteger y defenderlos”.

Hasta ahora, esas armas continúan en la categoría conceptual. Pero los EU están desarrollando silenciosamente las capacidades avanzadas que podrán, algún día, tener misiones ofensivas en el espacio.

Estas nuevas armas incluyen el Sistema de Armas Láser de la marina estadounidense (LAWs por sus siglas en inglés), la primera arma láser operativa en ser desplegada en el Golfo Pérsico a bordo del USS Ponce. El X-37b, un dron espacial no tripulado que se asemeja al transbordador espacial sin ventanas o cabina, ya ha realizado múltiples misiones espaciales.

Lee: Las mujeres ya pueden combatir en el ejército de EU

Sin embargo, con los rápidos avances de Rusia y China, algunos de los comandantes militares de mayor antigüedad están alarmando que esto es una guerra, la siguiente guerra mundial y la primera en extenderse más allá de los confines de la tierra, y que podría perder Estados Unidos.

"Seríamos absurdos al decir que no es una posibilidad”, dijo Singer. “Lo que cualquier (planificador) de defensa nos diría es que no busques el resultado ideal, planea para el peor día para que puedas sobrevivir”.

Ganar una guerra espacial significa repensar cómo hace la guerra Estados Unidos y repensarlo es algo que apenas están comenzando a hacer nuestros líderes militares y políticos.

Así que, ¿Estados Unidos se está moviendo suficientemente rápido para responder a las nuevas amenazas espaciales?

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

“Yo diría que la respuesta es no”, dijo el General William Shelton, ex jefe del Comando Espacial. “¿Podríamos ofrecer una defensa activa de nuestros propios satélites? La respuesta es no”.

Las apuestas no podrían ser más altas. Como responda EU a esta nueva amenaza podría determinar quién gana este conflicto definitorio del siglo 21.

Ahora ve
El fin del acuerdo nuclear con Irán es una posibilidad real, sostiene Trump
No te pierdas
×