Trump confía en este millonario para revertir la regulación bancaria en EU

Gary Cohn, exdirector operativo de Goldman Sachs, ahora es un asesor de confianza del presidente estadounidense, quien espera lo ayude a revertir la ley Dodd Frank.
Gary Cohn  Las acciones de Gary Cohn están subiendo en la Casa Blanca.  (Foto: Getty)
NUEVA YORK, Estados Unidos (CNNMoney) -

El exbanquero de Wall Street se convirtió en el principal asesor económico del presidente Trump en enero pasado y ha emergido como uno de los colaboradores en los que confía más.

Se espera ampliamente que Cohn lidere la presión del gobierno para revertir la ley Dodd-Frank, la legislación expansiva de regulación bancaria que el presidente Barack Obama firmó en 2010. Él es un demócrata registrado, pero también ha donado con frecuencia a candidatos políticos republicanos.

Dentro de una Casa Blanca plagada de luchas internas, Cohn es parte de un ala con mentalidad afín al yerno de Trump, Jared Kushner y en contra de colaboradores que son considerados nacionalistas, como Steve Bannon, el expresidente ejecutivo del derechista Breitbart News y el asesor de políticas, Stephen Miller.

Al menos por ahora, el ala de Cohn parece estar en ascenso.

Lee: ¿Donald Trump quiere mejorar su relación con Janet Yellen?

Trabajó para U.S. Steel después de la universidad

Cohn creció en Ohio en una familia de clase media. Tenía dislexia y la escuela se le dificultaba.

“Salté de escuela en escuela, porque realmente nadie sabía qué hacer con un niño disléxico en la década de 1960”, dijo en un podcast de Goldman Sachs en diciembre pasado.

Pero tenía un don para los negocios. Cohn dijo que ayudó en un almacén para la compañía eléctrica de su familia y desarrolló un conocimiento enciclopédico de todo lo que proveía.

Cohn obtuvo un título de negocios en la American University y tomó un trabajo en U.S. Steel, vendiendo productos para el hogar.

Su labia lo ayudó a conseguir un empleo en Wall Street

Cohn comenzó su carrera en finanzas después de hablar en un taxi con un operador de Wall Street y de persuadirlo para que lo considerara para un trabajo de trading de opciones, recordó en un discurso de graduación de 2009 en la American University.

Cohn sabía poco acerca del puesto. Así que compró un libro sobre opciones y pasó un fin de semana leyéndolo una y otra vez.

Goldman Sachs lo contrató en 1990 y Cohn pasó 26 años subiendo por las filas de la compañía, era conocido por su experiencia en los mercados y considerado el probable heredero del CEO.

Pero Lloyd Blankfein, el presidente ejecutivo, no parece dispuesto a retirarse en el corto plazo.

Recomendamos: Las promesas de campaña de Trump chocan con la realidad

Amasó una fortuna en Goldman Sachs

Desde que se convirtió en presidente y director de operaciones de Goldman Sachs en 2006, Cohn ha acumulado una fortuna.

Ganó más de 130 millones de dólares en sus primeros tres años en el puesto, un periodo que incluyó la Gran Recesión, de acuerdo con las declaraciones de la compañía. De 2009 a 2013, obtuvo unos 60 millones de dólares.

Desde entonces, su riqueza ha subido más. Cohn se fue del banco en enero con una liquidación de 285 millones de dólares, sin incluir los siete millones de dólares en salario que ganó el año pasado.

Y Cohn tiene millones más ligados a otras inversiones. Según las presentaciones publicadas por la Casa Blanca el mes pasado, Cohn enumeró activos por entre 252 millones y alrededor de 600 millones de dólares.

Venta de millones en acciones

Como empleado de la Casa Blanca, Cohn está sujeto a reglas que le prohíben participar en asuntos en los cuales tiene intereses financieros.

Ha hecho planes para vender por lo menos 240 millones de dólares en acciones para evitar conflictos, la mayor parte de ello proviene de sus inversiones en Goldman Sachs, según un documento proporcionado a CNNMoney por la Oficina Ética del Gobierno.

Recomendamos: La calma de Trump hacia México es vista como temporal

El documento también muestra que Cohn poseía casi 16 millones de dólares en acciones del Banco Industrial y Comercial de China (ICBC).

Estos montos están basados en el valor de las acciones de Cohn en el momento en que el documento de ética fue emitido este 8 de marzo. Cohn posee montos menores en bancos y compañías de tecnología como Philip Morris, Bank of America, Microsoft, McDonald's, Facebook y Twitter.

La documentación no dice si Cohn ya ha vendido las inversiones, pero se espera que lo haga si aún no lo ha hecho.

A Cohn se le permite diferir el pago del impuesto sobre ganancias de capital por cualquier venta, siempre y cuando deposite su dinero en una inversión que el gobierno permita, como bonos del Tesoro de Estados Unidos o un fondo de inversión muy diversificado. Es un incentivo para que las personas que abandonen los altos empleos del sector privado se unan al servicio público.

La Casa Blanca ha dicho que Cohn se mantendrá alejado de los asuntos políticos “en los que Goldman Sachs es parte o representa a una parte”. No ha explicado cómo es que puede trabajar en una amplia reforma de regulaciones bancarias que podría afectar a Goldman.

Lee: Miles exigen que Trump publique su declaración fiscal

Wall Street cuenta con que Trump revierta la ley Dodd-Frank, la legislación reguladora masiva impuesta después de la crisis financiera, que aumentó la supervisión de los bancos y prescribió cómo hacen sus negocios.

Pero Trump también ha pedido que se dividan los grandes bancos; algo que Cohn ha apoyado. Dijo recientemente que apoya una versión actualizada de la ley Glass-Steagall, la legislación de la época de la Depresión que obligó a los bancos de inversión y bancos comerciales a separarse. Fue derogada por el presidente Bill Clinton en 1999.

Cohn dijo que una versión actualizada de la ley podría alentar a los bancos a prestar más a pequeñas y medianas empresas. No dio más detalles sobre cómo sería una Glass-Steagall modernizada.

Ahora ve
¿Quieres comprar un celular? Te decimos cómo hacer una compra inteligente
No te pierdas
×