'Contrate estadounidense', pero Trump no quiere capacitar a los estadounidenses

EU obtuvo 5.7 millones de puestos de trabajo en febrero, lo que está cerca de un máximo histórico, aunque los programas de capacitación laboral han tenido problemas.
El miércoles, el Departamento de Trabajo aprobó 3.2 millones de dólares en subsidios para servicios de capacitación y reempleo para trabajadores en California afectados por despidos.
Capacitación  El miércoles, el Departamento de Trabajo aprobó 3.2 millones de dólares en subsidios para servicios de capacitación y reempleo para trabajadores en California afectados por despidos.  (Foto: AFP)
PATRICK GILLESPIE
NUEVA YORK (CNNMoney) -

El presidente Donald Trump lo dejó claro: quiere que se compren más productos fabricados en EU y se contrate a más trabajadores estadounidenses. Es parte de su estrategia para ayudar a impulsar el crecimiento económico de su país, que ha sido algo lento.

Pero poco se ha dicho acerca de un ingrediente clave para llegar realmente al crecimiento, por no mencionar las vidas de los trabajadores: habilidades laborales y programas de capacitación.

Eso podría deberse a que su gobierno está proponiendo recortar fondos federales para programas de capacitación laboral, aunque no ha explicado en qué cuantía, según la Oficina de Presupuesto y Gestión de la Casa Blanca. Requeriría que los estados y las ciudades carguen con el peso de los programas de capacitación de trabajo de financiación.

Lee: Las políticas de Trump no están matando el alza del mercado, todo lo contrario

Es una visión que está en desacuerdo con la de su predecesor, el presidente Barack Obama, quien rompió récords en el gasto federal en pro de la formación laboral y el aprendizaje.

Esto tampoco va muy bien con la opinión de muchos economistas y empleadores, e incluso Trump llegó a reunirse con uno de esos empleadores el martes.

Cuando Trump fue a Kenosha (Wisconsin) a promocionar su decreto de "Compra Estadounidense", le aseguró una multitud de estudiantes técnicos y empleados de manufactura en la sede central de Snap-On Tools: "Este decreto que estoy a punto de firmar protegerá a los trabajadores y estudiantes como ustedes".

Pero el consejero general de Snap-On Tools, Nicholas Pinchuk, también quiere concentrarse en las habilidades laborales, no en las visas H1-B. Como jefe de esta empresa de fabricación de herramientas, él sabe dónde se encuentra el problema.

"La mejor manera de hacer que Estados Unidos sea exitoso es armar a nuestra gente con las capacidades técnicas que les permiten ganar ese concurso global para la prosperidad", afirmó Pinchuk en un comunicado en el sitio web de la compañía.

Pinchuk no está solo. La principal economista de Estados Unidos, la presidenta de la Reserva Federal, Janet Yellen, enfatizó en ese punto en un discurso a finales de marzo. "Los programas educativos y la capacitación que conducen a un mejor pago y un trabajo más estable son cruciales para las personas sin títulos universitarios, particularmente los trabajadores de bajos ingresos", aseguró Yellen.

Recomendamos: ¿Trump quiere mejorar su relación con Yellen?

En resumen, investigaciones, anécdotas y expertos demuestran que las destrezas laborales y la formación (no el restringir las visas H-1B) son la solución a muchos problemas para los trabajadores estadounidenses. Por ejemplo, los antiguos trabajadores del carbón en Pensilvania están aprendiendo a escribir código de computadora (una habilidad en alta demanda) en un programa de reentrenamiento gratuito llamado Mined Mine, sin fines de lucro.

Estados Unidos obtuvo 5.7 millones de puestos de trabajo en febrero, lo que está cerca de un máximo histórico. Parte de eso es bueno porque los empleadores están contratando, pero en parte también es malo porque significa que algunos empleadores simplemente no pueden encontrar trabajadores calificados para igualar sus oportunidades.

Trump se refirió el martes brevemente sobre sus habilidades laborales, asegurando que la secretaria de Educación, Betsy DeVos, "está trabajando para asegurar que nuestros trabajadores estén entrenados para los trabajos técnicos calificados que, en el futuro, impulsarán a nuestro país".

Lee: EU hará más lento el proceso para obtener la Visa de trabajo H-1B

Trump también pronunció las muy importantes frases "desarrollo de la fuerza de trabajo" y "formación profesional" en el marco de la visita en marzo de la canciller alemana, Angela Merkel.

Pero mientras Trump pretende reducir el gasto público, sus palabras no están respaldadas por fondos importantes para programas de formación laboral y aprendizaje.

Los programas de capacitación laboral federal han tenido problemas. El propio estudio del Departamento de Trabajo en el 2012 encontró defectos en los programas de capacitación laboral para los trabajadores que pierden posiciones debido al libre comercio. Los trabajadores terminaron en trabajos que no querían o no pagaban tanto como sus empleos anteriores.

Lee: La Fed evitará sobrecalentamiento económico de EU

Inicia el día bien informado
Recibe todas las mañanas las noticias más importantes para empezar tu día.

Sin embargo, ése es apenas un tipo de programa de entrenamiento del trabajo, y los liberales y los conservadores por igual tienden a estar de acuerdo en que la mayoría de estos son la llave a los trabajos de clase media, especialmente para aquellos sin un título universitario. La Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca no respondió a la solicitud de comentarios.

El gasto federal aún no ha llegado a su fin. Este miércoles, el Departamento de Trabajo aprobó 3.2 millones de dólares en subsidios para servicios de capacitación y reempleo para trabajadores en California afectados por despidos.

Ahora ve
Ve el ‘duelo’ de acusaciones entre los candidatos al Estado de México
No te pierdas