El estilo de vida de la próxima generación

En 10 años la vida diaria dependerá más de la tecnología, en consecuencia las personas valorarán más las cosas simples como una taza de café.
Sin Pie de Foto
laptop-joven  Sin Pie de Foto
Marco Hernández
Autor: Marco Hernández | Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

¿Cómo nos vamos a vestir en 2020? ¿Qué autos vamos a conducir? ¿Cómo serán nuestras casas? La respuesta es fácil: viviremos como lo hacen ya, a pocos metros de nosotros, unos cuantos innovadores.

Ésa es, al menos, la respuesta que nos proponen los despachos dedicados a rastrear tendencias sociales y de consumo y, si ellos tienen razón, dentro de una década la vida cotidiana en nuestro país (bueno, la de las clases medias urbanas) estará regida por cuatro grandes ejes:

Mi casa, mi mundo

La tecnología convertirá al hogar en un refugio para consentirse y en el espacio privilegiado para la exploración (virtual) del mundo. Esta tendencia tendrá tres espacios privilegiados: la sala de televisión, que será ya inseparable del acceso a internet (BlueRay, TiVo y AppleTV son apenas los primeros avisos); la cocina, que estará equipada para facilitar una experiencia gourmet cada noche (Nesspreso vive de ese sueño) y el baño, donde a las regaderas que regulanpresión y temperatura con precisión se les sumarán cada vez más cremas, aceites, toallas... ¿Que algunos sólo contaremos con 60 metros cuadrados? Las marcas ya trabajan en eso.

Del cuerpo al planeta

La responsabilidad ambiental y social se convertirá en un factor fundamental para cada vez más decisiones de compra. No se trata de una apuesta por la conciencia; es la constatación de un cambio de escala en el consumo que busca bienestar y equilibrio.

Hace una década comenzamos a beber agua embotellada; hoy encontramos alimentos orgánicos en los supermercados tradicionales. Hace una década comenzamos a visitar spas; hoy las calles de Guadalajara y el Distrito Federal se llenan de bicicletas cada domingo.

Los primeros jeans de Zegna fabricados con algodón orgánico llegaron a las tiendas departamentales de México hace tres temporadas. ¿Qué sigue? Textiles teñidos con pigmentos naturales, muebles vintage, autos híbridos...

Vidas globales, afectos locales

La relación es simple: mientras más tiempo pasemos en oficinas y habitaciones de hotel intercambiables, más apreciaremos el café de la esquina, el parque del barrio, los centros históricos. Mientras más uniformado esté el gusto global, más apreciaremos las apuestas locales.

La próxima década vivirá el rescate de lo artesanal como respuesta al aburrimiento. La industria del lujo empieza a reaccionar: Primero fueron los hoteles boutique; hoy Louis Vuitton encarga ediciones especiales de sus productos a los artistas emergentes de Londres...

El sueño bleisure (business-leisure)

Durante los siguientes 10 años la frontera entre trabajo y diversión será cada vez menos relevante para una minoría de jóvenes que estará dispuesta a sacrificar señales de estatus con tal de vivir a su propio ritmo y de sus pasiones y aficiones. La tecnología y la flexibilización de los modelos laborales jugarán a su favor, pero incluso al llegar a 2020 seguirán siendo proporcionalmente pocos.

La diferencia: para entonces su estilo de vida se habrá convertido ya en la gran aspiración para quienes compartirán su edad pero no sus privilegios. En un mundo corporativo con cada vez menos certezas, ¿quién no añorará una vida sin jefes y juntas? Para imaginar cómo funcionará ese universo basta con ir cualquier día hábil a la colonia Roma de la Ciudad de México; para comprobar que se trata de un sueño bohemio cada vez más atractivo hay que visitar la colonia Condesa los fines de semana.

Todo está a la vista: si te preguntas cómo querrás vivir en 2020 no busques la respuesta en la ciencia ficción, mejor analiza con otros ojos lo que sucede en tu entorno.

Ahora ve
El Model S de Tesla dejó más que sorprendido a este hombre de 97 años
No te pierdas
×