El cártel de los Beltrán Leyva está dividido, considera la Policía Federal

Héctor Beltrán, “El Grande”, y Édgar Valdez Villarreal, “La Barbie”, pelean el liderazgo del grupo tras la muerte de Arturo Beltrán Leyva
co-beltran-leyva  En diciembre de 2009, la Marina realizó un operativo para capturar a Arturo Beltrán Leyva; en el enfrentamiento, éste murió
/
| Otra fuente: CNNMéxico
CIUDAD DE MÉXICO (CNNMéxico) -

El cártel de narcotraficantes de los hermanos Beltrán Leyva vive una ruptura que enfrenta a dos de sus cabecillas por el liderazgo del grupo criminal, estimó el martes la Policía Federal mexicana.

Los dos delincuentes que pelean por el control de la organización, de acuerdo con Ramón Pequeño García, jefe de la División Antidrogas de la Policía Federal, son Héctor Beltrán, El Grande, y Édgar Valdez Villarreal, La Barbie.

La disputa por el poder del cártel se da luego de la muerte de su líder Arturo Beltrán Leyva, El Jefe de Jefes o El Barbas, quien murió en diciembre en un lujoso condominio de Morelos durante un operativo de la Secretaría de Marina para capturarlo.

Este hecho, según Pequeño García, es uno de los duros golpes que ha sufrido la organización criminal de parte de las autoridades. En esta lista de reveses se encuentran también la captura de Alfredo Beltrán Leyva, El Mochomo, en 2008, y de Carlos Beltrán Leyva en enero pasado.

Estos sucesos habrían causado un vacío de poder en el cártel que El Grande y La Barbie buscan llenar. Sin embargo, Pequeño García eludió pronunciarse sobre si algunos crímenes recientes están vinculados con esta presunta fractura. “Estamos viendo cómo se están desarrollando los acontecimientos”, dijo.

Los hermanos Beltrán Leyva fueron primero aliados del cártel de Sinaloa, encabezado por Joaquín El Chapo Guzmán, y después del cártel del Golfo.

Las autoridades lo consideraban el grupo criminal más corruptor, capaz de comprar la voluntad de altos funcionarios, entre ellos Noé Ramírez Mandujano, quien fue uno de los encargados de la lucha antidrogas durante los dos primeros años del gobierno de Felipe Calderón.

La Procuraduría General de la República (PGR) ofrece 30 millones de pesos a quien proporcione información que lleve a la captura de El Grande y de La Barbie.

Las autoridades atribuyen a los Beltrán Leyva, originarios de Sinaloa, parte de la actual ola violencia que vive México a partir de su ruptura con El Chapo Guzmán, en 2008, a quien culparon de la captura de su hermano Alfredo.

Otra presunta ruptura entre grupos de narcotraficantes, el cártel del Golfo y su otrora brazo armado, Los Zetas —formados por ex militares—, ha desatado hechos de violencia en el noreste del país en las últimas tres semanas.

Con información de EFE

 

Ahora ve
El abrazo entre estos hermanitos enternece las redes
No te pierdas
×