La violencia en Tamaulipas aumentó por la lucha entre los cárteles: EU

-
Militares en Nuevo Laredo
La ciudad de Nuevo Laredo sigue siendo patrullada y vigilada  Militares en Nuevo Laredo
Mariano Castillo
Autor: Mariano Castillo
REYNOSA (Reuters) -

En México, la ola de violencia provoca decenas de homicidios cada mes, sin embargo, en Reynosa, Tamaulipas, un solo asesinato produjo que la zona se convirtiera en un campo de batalla: la muerte de un líder del narcotráfico masacrado por miembros de otra organización delictiva.

Según las autoridades de Estados Unidos, los cárteles de la droga son los causantes de los excesos en la ciudad fronteriza.

Desde hace algunas semanas, Reynosa y los poblados aledaños son escenario de diversos tiroteos con armas de alto calibre, a plena luz del día.

Es posible que el estado de Nuevo León se esté contagiando de la violencia que inició en Reynosa hace algunos meses. El fin de semana, dos estudiantes del Tec de Monterrey murieron por el fuego cruzado -según las autoridades federales- entre presuntos narcotraficantes y militares.

La violencia en Nuevo León y en Tamaulipas es producto de la rivalidad que existe entre el cártel del Golfo y Los Zetas, relata Will Glaspy, director de la Oficina de la Agencia Antinarcóticos de McAllen, Texas.

“El papel de los Zetas cambió, de ser asesinos a sueldo, formaron su propia organización criminal”, explicó Glaspy, y agregó que los conflictos con el cártel del Golfo se incrementaron en los últimos seis meses.

De acuerdo con el funcionario estadounidense, el problema creció cuando se dio a conocer que uno de los líderes de Los Zetas visitaría Reynosa, en donde fue recibido por un grupo armado que lo mató por órdenes del cártel del Golfo.

El experto no dijo el nombre de la víctima, pero otros, incluyendo a especialistas de la compañía de inteligencia Stratfor, dicen que se trató de Sergio Mendoza Peña, un líder de Los Zetas.

Mendoza Peña, conocido por ser la mano derecha del número dos de los Zetas, Miguel Treviño Morales, murió durante un enfrentamiento con uno de los líderes del cártel del Golfo, Eduardo Costilla Sánchez, según los registros de la agencia Stratfor.

Los Zetas dieron un ultimátum al cártel del Golfo para que entregara a los asesinos, pero según el analista de Stratfor para América Latina, Alex Posey, la fecha límite llegó y no hubo respuesta de la organización delictiva.

Desde entonces, se desencadenó una batalla entre los dos grupos que han tomado las calles del los estados del norte de México.

El miedo a las represalias provocó que los medios de comunicación de la zona no toquen el tema de los enfrentamientos, lo que dificulta la labor de comprobar algunos de los rumores sobre la violencia.

Se ha dicho que en Reynosa, docenas de civiles han fallecido por el fuego cruzado entre criminales y por disparos realizados desde helicópteros. Pero el gobierno de Tamaulipas insiste en que no hay registro de ello y que son sólo rumores.  

Las redes sociales, en particular Twitter, ha sido una de las principales fuentes de información sobre la violencia en la entidad.

“Algunas cosas que se dicen en Twitter pueden ser verdad, pero no puede ser la única fuente de información”, dijo Posey.

Un mensaje publicado por el consulado de Estados Unidos en Monterrey en este mes, hace mención de la batalla que existe entre los Zetas y el cártel del Golfo.

“Hay diversos reportes confirmados de enfrentamientos entre grupos criminales en las ciudades de Nuevo Laredo y Reynosa en Tamaulipas, y de otros más en el estado de Nuevo León”.

También hay evidencia de que se está reclutando a militantes de otras organizaciones de narcotraficantes para fortalecer la batalla, dijo Posey.

Según Will Glaspy, no se puede poner en duda que el Gobierno mexicano busca fortalecer su lucha contra el narcotráfico y acabar con los enfrentamientos entre organizaciones criminales.

“En comparación al mes pasado, las cosas se han calmado”, dijo Glaspy.

Ahora ve
Varios puntos de Estados Unidos están a la expectativa por el eclipse
No te pierdas
×